miércoles, 7 de diciembre de 2016

EL BURDO INTENTO DE LA ÉLITE POR DESACTIVAR EL ESCÁNDALO "PIZZAGATE"



Anteayer los medios informaban de un inesperado episodio en torno al escándalo de la pizzería "Comet Ping Pong" de Washington, aparente tapadera de una trama de pedofilia que ha visto la luz gracias a la publicación, por parte de Wikileaks, de los eMails del jefe de campaña de Hillary Clinton John Podesta: un tipo armado con un rifle de asalto irrumpió en el local para "investigar" las denuncias aparecidas en diversos medios alternativos, llegando a disparar -sin herir a nadie- y siendo detenido por las fuerzas de seguridad.

Edgar Maddison Welch, actor de crisis para papeles facilones:
entrar en un local, asustar a la gente, disparar al suelo y dejar-
se detener. No optará al Oscar por una interpretación así.
El "chiflado" fue identificado como Edgar Maddison Welch, de 28 años, y residente en Salisbury, Carolina del Norte. Diversos medios han acompañado su reseña de la noticia con etiquetas como las exhibidas en la reseña de EL PAÍS: "oleada de noticias FALSAS en torno al restaurante", "teoría conspiratoria FALSA sobre el local", "El incidente se ha convertido en una muestra de las posibles consecuencias fatales de la diseminación de noticias FALSAS por la web" y machacones mensajes de esta índole, subrayando que quienes propagan estos FALSOS rumores son (somos) medios y redes sociales ligados a la utraderecha.

Las acusaciones de falsedad por parte del medio que anunció en primera plana la autoría del 11-M por parte de ETA o que publicó las fotos de un falso Hugo Chávez entubado no dejan de ser paradójicas. Pero es que además, el suceso huele a una PsyOpp de manual, destinada a desacreditar a los investigadores del "Pizzagate", la clásica jugada del "debunker" que pretende asociar en la mente de los lectores la idea de que creer en el entorno de Hillary Clinton como un nido de pervertidos y satanistas equivale a ser un chalado dispuesto a liarse a tiros a la primera de cambio. En el caso de EL PAÍS, agravado dicho proceder por ser este medio uno de los que en su día se subió al tren de las exclusivas de Wikileaks, cuya veracidad no ha sido nunca puesta en tela de juicio, incluida su última entrega, los correos de Clinton, Podesta y Alefantis (el propietario del local Comet Ping Pong), de las que en cambio parece que ningún redactor está capacitado para sacar consecuencias.

El caso es que los correos publicados abundan en referencias a "pizza" y "hot dogs" sumamente extrañas, y absolutamente extravagantes si aceptamos que se trata solo de dos referencias culinarias, porque el hecho es que en el argot de la "deep web" ambos términos -junto con otros que utilizan los personajillos en cuestión- son parte de un código utilizado por los asiduos a la pornografía infantil. No creo que nadie me tache de malpensado si recuerdo al lector que la "salchicha" -"hot dog"- es constante metáfora de lo que al menos el 95 % de los lectores tiene en mente, aunque no hayan paladeado el exquisito, elegante y sutil film "La fiesta de las salchichas", mientras que en el código del hampa, la "pizza" -visualice el lector los triángulos en que se divide para comerla- hace referencia al sexo de las niñas.

También sería interesante saber cómo interpretan los medios que pretenden desmentir las informaciones sobre el "Pizzagate" el correo de Podesta en que se informa de que Obama se gastó la friolera de 65.000 $ en llevar “pizzas” y “hot dogs” de Chicago a la Casa Blanca para una “fiesta privada”. ¡Tantos miles de dólares en una comida que iba a llegar fría! Ya debían tener hambre los selectos invitados (y desconfianza en las habilidades de los cocineros locales).

Pizza de Chicago, groinf, groinf, la mejor, groinf, groinf. Pago lo que sea por ella ... 

Pero es que la historia del "violento conspiranoico" hace aguas en cuanto su imagen ha sido divulgada, dado que se trata, una vez más, de un actor, evidentemente contratado para desacreditar con su acción la denuncias de los "sites" alternativos. El tal Edgar Maddison Welch dispone de un perfil en IMDB (que será editado o borrado en breve, si no lo ha sido ya) en el que -en el momento de redactar estas líneas- constan algunas de sus interpretaciones previa a la de "loco justiciero" sacado de una película tipo hermanos Coen:


De nuevo, el recurso a actores de crisis que ya vamos conociendo al dedillo. Los "debunkers" de la élite son cada vez menos cuidadosos, y su juego es cada vez más evidente.

Lo más hipócrita del caso son las alegaciones de Alefantis, propietario del local e íntimo de Podesta, al señalar que el incidente “demuestra que promover teorías conspiratorias falsas y temerarias tiene sus consecuencias”. Esperemos que simular delitos -para encubrir otros más grave- también las tenga.

(posesodegerasa)

LA PRINCIPAL RAZÓN POR LA QUE GANÓ TRUMP


¿Soy el único al que le parece que si se mira la foto a cierta distancia se apre-
cia que el presidente electo parece lucir unos cuernos de sátiro?

Una de las razones principales por las que Donald Trump ganó estas elecciones es porque el pueblo estadounidense ya no confía en los medios oficiales. En realidad, los estadounidenses no tienen noticias reales. No sabían sobre el peligro de la guerra con Rusia, los medios de comunicación no mencionaron eso.

Pero los estadounidenses saben que la economía está mal porque están sufriendo y están hambrientos. Saben que la economía no les sirve a ellos, sólo sirve al Uno por ciento. Algunas personas se están volviendo muy ricas, mientras que otras son castigadas con las deudas.

El autor del artículo, junto a una foto de esos votantes a los
que la prensa española tacha de "tarados", "ignorantes" y no
se cuántas cosas más.
No hay trabajo para los jóvenes. Los jóvenes, incluso los graduados universitarios, tienen que vivir con sus padres porque no pueden encontrar ningún empleo. Saben que el sistema económico nacional no actúa para ellos.

La gente no está al corriente de los asuntos exteriores, no sabe nada acerca de por qué estamos en Siria o cualquier cosa acerca de nuestros conflictos con otros países. Se les cuenta mentiras, pero no saben si creer o no las noticias.

Hubo un gran esfuerzo para convencer a los estadounidenses de la existencia de una "amenaza rusa". Los medios afirmaban que Rusia atacó Europa e invadió Ucrania. La gente no podía verlo sin confusión. Tanta, que se desconfíaba de los medios.

Lo que sucedió es que la gente vio que la economía no iba a servirlos. Vieron que la inmigración cambió su país, el carácter de su barrio, sus mentes y la cuestión de la seguridad pública. Y fueron testigos de cómo las autoridades fracasaron en resolver estos problemas. Así que el gobierno ha perdido prestigio. La gente ha perdido la confianza en este gobierno hegemónico y en sus medios de comunicación.

Por lo tanto, cuando el pueblo estadounidense finalmente descubrió que Trump viene solo, diciendo cosas que ellos ya creen, lo apoyaron. Dijeron: "¡Mira!, él no es uno de los oligarcas, no es parte de la gente que ha estado arruinando esta situación para nosotros. No sabemos mucho sobre él, pero sabemos que no es uno de ellos, ¡así que vamos a apoyarlo! ".

Esta es la forma en que los estadounidenses toman las decisiones ahora. No es que tengan realmente buenas fuentes de información, es sólo que pueden ver que la gente a la que se oponen odia a Trump. Así que son para él. Es un viejo dicho: "el enemigo de mi enemigo es mi amigo". Les gusta Trump porque no le gusta al establishment. Por lo tanto, saben que no es uno de ellos, puede ser alguien que ayudará a la gente.

Así es como la gente tomó su decisión. No tienen muy buenas fuentes de información, sólo tienen una gran desafección y pueden ver al candidato de la oligarquía, ante el que expresaron este descontento. Y apoyaron a Trump.

Paul Craig Roberts
(Visto en  http://www.elespiadigital.com/)

FALSA IGUALDAD: LA PERVERSIÓN DE LA "IDEOLOGÍA DE GÉNERO"


martes, 6 de diciembre de 2016

LAS REDES PEDÓFILAS DE LA ÉLITE: JEFFREY EPSTEIN Y SU ISLA DE LOS PLACERES



La isla de Little St. James, en las Islas Vírgenes de los EE.UU., situada frente a las costas de Florida, es una isla privada de lujo, que cuenta con hermosas y lujosas instalaciones y dispone de su propio helipuerto.

La isla es propiedad de Jeffrey Epstein, un rico financiero americano conocido por haber financiado a eminentes científicos alrededor del mundo, algunos de los cuales han llegado a ganar el premio Nobel.

Sí, es él. Y por tanto, ellas son las dos mujeres con el mejor físico del mundo.

Sin embargo, Epstein también es conocido por haber sido encarcelado por conducta sexual delictiva con menores.

Su isla privada parece ser un lugar de reunión para figuras prominentes a escala mundial: millonarios, magnates, políticos y miembros de la realeza, entre los que se pueden contar personajes tan célebres como el ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton o el príncipe Andrew del Reino Unido.

Los prominentes personajes que asisten a la lujosa residencia no se dedican a realizar debates acerca de temas “de vanguardia en la investigación científica y médica”, relacionadas con la fundación Epstein VI Foundation, sino que por lo visto visitan la mansión para experimentar encuentros sexuales con niñas menores de edad, algunas de tan sólo trece años -razón por la que la isla es conocida en ciertos círculos como "Lolita Express"-, y para disfrutar de orgías y fiestas salvajes con prostitutas.

Ya en 2005, la policía investigó durante 11 meses a Jeffrey Epstein después de que la madre de una niña de 14 años de edad, acudiera a la policía con la sospecha de que su hija había recibido 300 dólares por acudir a la isla donde se le ordenó desnudarse, mientras le daba un masaje a Epstein.

A pesar de que la policía descubrió montones de fotos de chicas jóvenes en la isla y recabó declaraciones de varios testigos, Epstein tan solo fue castigado con un simple “tirón de orejas” después de “declararse culpable de un solo cargo de prostitución”.

Epstein tan solo cumplió 13 meses de cárcel del total de 18 meses a los que había sido condenado, figurando sus antecedentes penales en los archivos de Florida, aunque con respecto a su presunto proxenetismo con menores en Little St. James permanece limpio.

Eso sí, en 2008 Epstein recibió un nuevo golpe, cuando, esta vez fue demandado por otra mujer, que presentó denuncia en un tribunal federal alegando que fue contratada por Epstein cuando tenía 16 años, para darle un “masaje”, pero que se vio obligada esencialmente a mantener relaciones sexuales con él por 200 dólares, pagaderos al finalizar el acto. La mujer pidió una indemnización de 50 millones de dólares. Otra demanda similar fue realizada posteriormente por otra mujer.

Varias de estas múltiples demandas fueron desestimadas en los juzgados y otras se resolvieron mediante acuerdos privados con el fin de evitar el juicio, hasta en 17 casos.

Incluso el abogado de Epstein, profesor de la prestigiosa Harvard Law School y famoso comentarista político, Alan Dershowitz, fue acusado de abusar sexualmente de una menor de edad proporcionada por el propio Epstein.



Pues bien, ahora la persona que empieza a verse manchada por las opacas actividades en la isla privada de Epstein es el ex-presidente de EEUU, Bill Clinton, mujeriego empedernido cuya presidencia se vio oscurecida por su relación con la becaria de la Casa Blanca Mónica Levinsky, y cuyo carácter de depredador sexual ha gravitado sobre la fallida candidatura presidencial de su mujer, Hillary, a la que como hemos visto le gusta rodearse de gente de lo más peculiar. Bill Clinton ha sido acusado de abuso sexual por dos mujeres, Juanita Broaddrick y Kathleen Willey, acusaciones que se suman a las de al menos otras ocho mujeres que han acusado a Bill Clinton de acoso. Ha habido acusaciones contra Bill Clinton desde los años 1970s. Broaddrick fue una de las bazas de Donald Trump para atacar a Hillary Clinton. Ella publicó en su twitter “Yo tenía 35 años cuando Bill Clinton me violó y Hillary trató de callarme. Ahora tengo 73 … La memoria nunca se va”

Los registros de vuelos indican que Clinton frecuentaba la “isla paradisíaca de Epstein” durante la época comprendida entre los años 2002 y 2005, mientras Hillary, su esposa, ejercía como senadora por Nueva York. Allí, según diversas informaciones, habría violado a una niña de 13 años, acto del que se dice que existe una grabación bastante explícita que podría haber sido utilizada para chantajear a los Clinton. Un hecho que refuerza esta suposición es el asesinato del esposo de la fiscal que investigaba a Bill Clinton y Jeffrey Epstein en relación con este turbio asunto.

Parece que Epstein era tan sólo el testaferro del magnate judío propietario de la firma Victoria’s Secret, Leslie Wiesner, quien le puso al mando del fondo de inversión J. Epstein & Company y cuya principal actividad era facilitar a mandatarios internacionales el satisfacer sus perversiones en Little Saint James, grabando sus encuentros sexuales para así poder disponer de material sensible que poder utilizar si estos mandatarios se salen de la agenda que les marca el poder sionista.



“Recuerdo que le pregunté a Jeffrey sobre qué tipo de cosas hacía Bill Clinton en la isla y él se rió y me dijo: ‘así me deberá un favor'” declaró una mujer no identificada en la demanda, que fue presentada en la Corte de Palm Beach.

La mujer continuó declarando sobre cómo se sucedían regularmente las orgías en la isla y recordó a dos chicas jóvenes de Nueva York, que siempre estaban pululando alrededor del complejo de cinco grandes casas de la Isla, pero sus historias personales nunca fueron reveladas.

“Al menos una de las mujeres estaba allí contra su voluntad”, informó el periódico británico Daily Mail en 2015.

La mujer fue presuntamente obligada a mantener relaciones sexuales con todo tipo de personajes prominentes, entre ellos, “políticos, empresarios, miembros de la realeza o académicos”

Y es sólo una de las “más de 40 mujeres” que han denunciado a Epstein, hecho que muestra la escala de las actividades oscuras del rico financiero, que no se limitan sólo a la isla de Little St. James sino que se extienden por todo el planeta, pues ofrecía los servicios de muchas de sus esclavas sexuales a magnates y políticos alrededor del mundo.

Cabe destacar que Epstein fue invitado a la boda de la hija de los Clinton, Chelsea Clinton en 2010, siendo uno de los 400 invitados, lo que demuestra su amistad con la familia Clinton.

El príncipe Edward, Virginia Roberts y Ghislaine Maxwell en
una imagen de 2001 que levanta ampollas en Buckingham
Por si esto fuera poco, el príncipe Andrew, hermano del príncipe Carlos, también fue, supuestamente, uno de los visitantes asiduos de la isla y de hecho ha sido acusado de haber mantenido relaciones sexuales forzadas con Virginia Roberts, una joven de 17 años, que le acusó el año pasado de haber abusado de ella en diversas fiestas sexuales, algo que el miembro de la casa real británica ha negado públicamente.

De hecho, Roberts sostiene que era una de las muchas esclavas sexuales menores de edad que participaban en las orgías de Epstein con personajes prominentes y que eran “suministradas” por un miembro de la alta sociedad británica, Ghislaine Maxwell, hija del magnate y político británico Robert Maxwell, amiga personal de Epstein y encargada de la red de tráfico de menores.

Lo cierto es que en la agenda de Epstein se han encontrado los teléfonos privados de personajes de la talla de Henry Kissinger, Al Gore, miembros de la familia Kennedy o el ex-primer ministro británico Tony Blair y se conoce que mantiene amistad con personajes como los actores Chris Tucker y Kevin Spacey, los magnates de la Fórmula Uno Bernie Ecclestone y Flavio Briatore o políticos como el primer ministro israelí Ehud Barak, a los cuales habría ofrecido su jet privado para sus viajes.


En los comentarios de los lugareños, el relato se simplifica: “Era uno tras otro. Una celebridad, un político, una celebridad, un político. Jugábamos a ver quién era quién”: prominentes políticos norteamericanos, poderosos ejecutivos, presidentes extranjeros, un conocido primer ministro y otros líderes mundiales, al parecer.

La amistad de Epstein con el principe Andrew, incómoda para la casa real británica, es tal que ambos han intercambiado visitas mutuamente y se han ido de vacaciones juntos a Tailandia (ya sabe el lector, el paraíso de ... los coleccionistas de mariposas). El príncipe pernoctó en la casa del multimillonario en Nueva York apenas semanas después de que éste saliera de prisión tras revelarse sus actividades sexuales con menores en su residencia de Palm Beach.

La residencia neoyorkina de Jeffrey Epstein

También el que será investido próximo presidente de E.E.U.U., Donald Trump, mantiene una estrecha amistad con Epstein. El propio Trump ha comentado alguna vez el gusto de Epstein por mujeres “más jóvenes”, señalando que resulta “divertido” estar cerca de Epstein.

Como vemos, los más poderosos saben pasarlo muy bien y no tienen ningún problema en violar a menores y traficar con carne joven.

Y eso que solo estamos hablando de lo que ha trascendido a la opinión pública a través de los medios de comunicación masivos …

¿Alguien se imagina que otras actividades pueden realizar y que nunca permitirán que salgan a la luz pública?

(Fuentes: https://elrobotpescador.com/; https://elcojoneroblog.wordpress.com/; http://www.rafapal.com/)

CARTA ABIERTA A LOS AMOS DEL MUNDO


lunes, 5 de diciembre de 2016

DESCUBRE CÓMO NOS ESPÍAN LOS GOBIERNOS



El espionaje se ha practicado desde el nacimiento de la civilización, siempre han existido intereses y secretos que eran codiciados para permanecer o alcanzar el poder. El poseer información es signo inequívoco de poder, de supremacía. Hace bastantes años las técnicas de espionajes podían limitarse a unas pocas, siendo las principales la infiltración, utilizado para introducirse en el bando contrario y conocer todos los planes y actividades y la técnica de la penetración, el lograr entrar en alguna organización con la ayuda de algún colaborador desde dentro.

Durante el siglo pasado se usaban varias herramientas aparte del socorrido soborno y chantaje. Se utilizaban dispositivos con tecnología avanzada como micrófonos ocultos y micro cámaras, instalados en relojes, bolígrafos, teléfonos fijos para así poder recopilar datos de una manera gráfica y testimonial.

Hoy en día todo esto ha cambiado aunque la finalidad del espionaje sigue siendo la misma, la de conseguir información del contrario o del inocente ciudadano sin ser detectado. Los dispositivos utilizados ya no son tan difíciles de encontrar. Son equipos que utilizamos a diario y de los cuales nos hallamos totalmente rodeados. También ha cambiado la cantidad de información que se obtiene del espiado, la información que se almacena es inmensa ya que existen actualmente gigantescas bases de datos con miles de detalles de interés.

Gobiernos y sus agencias secretas, mafias organizadas, grupos financieros y clanes poderososson los principales demandantes de información, son los grandes beneficiarios de este tipo de espionaje, además de acceder a ciertos datos, son poseedores de colosales bases de datos capaces de manejar información multimedia. Como es el caso de la NSA (Agencia Nacional de Seguridad) en EE.UU. donde utilizan un programa denominado Optic Nerve que pude llegar a almacenar de nosotros una imagen al azar cada 5 minutos.

No solo imágenes procedentes de nuestra cuenta de correo o cuenta de redes sociales sino de nuestra webcam o cámara del teléfono, obviamente realizadas de una manera indiscriminada. También se recurre al conocido programa de vigilancia electrónica PRISM por el cual se vigila a ciudadanos que vivan fuera de EE.UU., aunque también se incluyen a los estadounidenses que hayan mantenido contacto con personas fuera del país. Es incluso utilizado para espiar a los jefes de Estado de algunos países aliados. Se puede acceder al historial de búsquedas de los ordenadores, contenido de mensajes de correo electrónico, transferencia de ficheros, chats, mensajes de texto, etc.

Diremos que como regla de oro, todo aquello que se pueda conectar a internet es factible de ser intervenido remotamente, nuestros ordenadores, tabletas y móviles están en el punto de mira. Aunque también han sido detectados otros tipos de dispositivos domésticos, por ejemplo cafeteras y planchas como fueron descubiertas recientemente en Rusia procedentes de China. Estos utensilios tenían incorporados micrófonos y micro-cámaras, así como unos microchips integrados que se encargaban de conectarse a internet a través de alguna señal disponible WiFi (Wireless Fidelity). Una vez conectados enviaban a un servidor desconocido imágenes y audio de la vida cotidiana del espiado.

¿Son entonces seguros nuestros electrodomésticos? Pues habría que sospechar de todo aquello que pudiera usar WiFi o fuera susceptible de poder incorporarle uno de estos chips, como cámaras, futuras lavadoras y neveras, calefacciones, televisores inteligentes, o videoconsolas. Como la famosa Xbox con su cámara Kinect, que según ciertos documentos secretos aportados por Edward Snowdencapturaban datos personales para el programa Optic Nerve, estando implicados la NSA americana y la GCHQ británica (Government Communication Headquarters).

Como le ocurrió al informático inglés Jason Huntley, quien descubrió que su smart TV de última generación de pantalla plana de un marca coreana muy conocida, le estaba arrebatando parte de su vida íntima y familiar. Un día tuvo la brillante idea de conectar su portátil al televisor para analizar qué información había en la señal de internet que recibía y que enviaba su aparato. Descubrió que no solo se enviaba a un servidor en Corea del Sur los canales que más veía sino que se enviaba información cada vez que pulsaba un botón desde su mando. Es decir que si nuestro amigo efectuaba compras con el mando, la cuenta bancaria así como claves de acceso eran conocidas en Corea. Pero aquí no acaba la historia, comprobó que colecciones de fotografías y videos digitales familiares que veía en su televisor eran transferidos. Huntley intentó desactivarlo pero no pudo hacerlo pese a que era informático, existía un pequeño programa predeterminado que activaba el intercambio de datos.

Captura realizada por el informático Huntley

Pero sin lugar a dudas el dispositivo que siempre va con nosotros, aquel que nos acompaña a donde vayamos, el móvil es la mayor fuente de información sobre nosotros que existe. Aunque lo tuviéramos apagado, fuera de cobertura o en modo avión seguirían enviando datos a los servidores espías gracias a dispositivos de radiofrecuencia incorporados.

En el 2014 se detectaron varios móviles de origen chino de dos marcas conocidas los cuales poseían de fábrica un programa espía, estaban infectados con aplicaciones espías con otra apariencia, no se podían eliminar ya que estaban en el firmware (instrucciones grabadas en memoria y que controla los circuitos electrónicos). El móvil se auto conectaba a un servidor en este caso chino y transfería información sin que el usuario lo supiera. Enviaba datos bancarios con sus correspondientes claves, correos electrónicos y mensajes de texto, pero también era capaz de rastrear estos datos de la lista de contactos. Estos servidores anónimos son capaces de controlar remotamente la cámara y el micrófono del móvil así como instalar más aplicaciones maliciosas en nuestro dispositivo sin saberlo.

También se utilizan ciertas aplicaciones comerciales y muy extendidas como herramientas de captura de datos indiscriminadamente, como podrían ser las redes sociales, como ciertos estudios lo atestiguan, en el que se demuestra que tanto Facebook como Linkedin así como el aceptar ciertas cookies, facilita a las empresas datos personales incluyendo los procedentes de la lista de contactos. Las empresas de marketing crean falsos perfiles nuestros con todos los datos, nombre, apellidos, amigos, páginas web que visitamos… El famoso juego de los Angry Birds, el cual fue descargado por miles de millones de usuarios, estuvo bajo sospecha por sustracción de cierta información sin consentimiento.

Y por si no fuera suficiente estas agencias secretas pueden a través de los gobiernos conseguir colaboración de grandes empresas suministradoras de servicios de correo electrónico y demás, como Microsoft, Google y Yahoo. ¿Y por qué lo hacen? porque cada vez existe mas tráfico de mensajes cifrado, el cifrar o encriptar los mensajes ha provocado que las agencias y sus gobiernos busquen otros métodos alternativos de obtener la información y es con la colaboración de estas grandes firmas, las cuales a cambio de ciertos privilegios fiscales o financieros le suministran todo lo que piden sin resistencia alguna.

Como vemos la conexión de nuestros dispositivos a la red puede llevarnos a la total pérdida de intimidad. Pero lo peor está por venir, se está desarrollando el llamado IoT (Internet of Things), el “Internet de las Cosas”, y no es más que la interconexión de objetos cotidianos con internet. Es decir todo aquello que nos rodea en casa estará interconectado y conectado a la red a través de ciertas aplicaciones sencillas.

Existen ya numerosas empresas como Cisco, desarrollando los protocolos de conexión y el software de transferencia de datos. Los objetos se conectaran con señales de baja potencia y poca energía. El problema es unificar todo a un solo lenguaje, como el que está madurando Intel, Intel Common Connectivity Framework. Se baraja incluso la creación de otra red, la creación de una red de internet paralela de muy baja velocidad, con comunicaciones más lentas, y con la posibilidad del control remoto mediante instrucciones básicas. Entonces se recopilará información de estos dispositivos enviándose a algún servidor o nube donde se tomarían ciertas decisiones.

Se especula que ya en 2020 habrá más de 26 mil millones de objetos conectados a internet, habrá más objetos que personas conectados. Aunque nos lo vendan como un avance para nuestra comodidad ya que nuestra nevera sabrá que productos le falta y se conectará con el supermercado para solicitarlo, también podría ser un increíble instrumento de vigilancia. Estaríamos en manos de empresas o agencias con fines maliciosos o de mercado. Podríamos ser controlados por una silla, por una bombilla, por una puerta o por una lavadora. Conseguirían saber temperaturas, que energía gastamos, que actividades realizamos, que luz usamos, que consumimos, y todo esto para formar lo que serán en un futuro cercano las Smart Cities.

La tecnología es necesaria sobre todo para sortear obstáculos y poder hacernos la vida más fácil y cómoda, aunque parece que esta tecnología podría ser utilizada con otros fines menos agradables y con intereses ocultos, y si seguimos por el camino que llevamos nos podríamos dirigir a un abismo, viviendo casi en una sociedad orwelliana. Otra de las técnicas de espionaje que podrían estar empleando en la actualidad serían los drones insectos, micro vehículos aéreos, capaces de tomar fotografías, de grabar video, poseen incluso armas y pueden hasta implantarte un rastreador y extraerte una muestra de ADN, podrían actuar en manifestaciones, suburbios y en operaciones de control urbanas.


Se cree que la comunicación WiFi fue inventada con el oscuro propósito de poder tenernos bajo control accediendo a nuestro terminal de conexión, inclusive habría que plantearse si es intencionada la gran vulnerabilidad a ataques externos de nuestros dispositivos electrónicos. Debilidades en cuestiones de privacidad, procedimientos de autenticación, trafico de red sin cifrar, y agujeros en los antivirus y firewalls. Y como colofón la IoT, con la que aumentarán proporcionalmente los problemas de seguridad ya que existirán más puntos de conexión.

La realidad es que en pocos años nos han acostumbrado a ser unos móvil-dependientes. Actualmente no somos nadie sin los móviles, rápidamente entramos en pánico, han conseguido intoxicar nuestras relaciones personales y sociales. Estamos sometidos a una vida en conexión, una conexión que controla nuestra vida.
Jass
(Fuente: Informe insólito; visto en http://buscandolaverdad.es/)

VIVIR PARA TRABAJAR: LA ESCLAVITUD MODERNA