martes, 31 de julio de 2012

LA LEY MARÍTIMA Y SU APLICACIÓN A LOS CIVILES


Los gobiernos y las leyes oficiales, las compañías de seguros y farmacéuticas, los impuestos, los permisos de construcción las licencias de conducción y más. Hay cientos, sino miles,de estipulaciones regulaciones y límites que son impuestos a nuestra libertad.

Y de entre todas las cosas que fueron mencionadas. ¿Cuántas ha investigado para saber si son aplicables o no para usted?

Observemos las formas legales a las que actualmente nos sometemos:
Un malentendido común entre las personas es que cualquier ley o regulación que los gobierna forma parte de una sola categoría: "La Ley". Pero hay muchas otras formas legales que son acatadas por las personas sin darse cuenta que simplemente no son aplicables a muchos de ellos.

Otro malentendido es que la constitución de una nación nos otorga nuestros derechos.

La constitución no hace más que manifestar una serie de derechos que ya tenemos. Nacemos con derechos inalienables por el sólo hecho de existir como humanos.

Nadie nos los da, y nadie nos los puede quitar. lo que puede hacer cada persona es escoger si los va a ejercer o no.

Además de esos derechos naturales existe el derecho marítimo, lo que se conoce también como el "derecho del mar". Esta ley marítima reemplaza a la ley civil y sólo aplica "a quienes aceptan someterse a ella".

La definición de la Ley Marítima la explica como una ley privada internacional que gobierna las relaciones entre las entidades privadas que comercian en los océanos.

Observemos cómo y porqué una forma de ley que fue creada para gobernar corporaciones, negocios y navíos ha sido impuesta para gobernar seres humanos naturales. Todo esto se ha logrado a través de la manipulación "mágica" del lenguaje:

Una simple distorsión del lenguaje es suficiente para convencer a todas las personas que esta ley alternativa prevalece sobre la ley civil.

Una creencia predominante en la cultura moderna es que las licencias, los permisos, los registros y otros documentos se necesitan para operar cualquier vehículo de motor, para usar los caminos públicos, para construir estructuras y fundar establecimientos, incluso para formar parte de la
"Empresa Libre", entre otras cosas.

Tristemente, estas creencias se basan en muy poca o ninguna investigación, y "SON FALSAS".

Esta estructura de creencias es perpetuada por la Ley Marítima.

Esta ley fue originalmente creada para controlar navíos que atracaban en el extranjero en búsqueda de recursos y productos para importar y exportar.

Esta ley está adaptada, para los asuntos financieros y mercantiles,"NO CIVILES".
Cuando un producto sale de un barco y es llevado a tierra extranjera esa nación toma custodia del producto y lo reconoce con un certificado.

Ese certificado constata la fecha de nacimiento del producto en custodia de la nación respectiva.

Piensa por qué se requiere tener un certificado de vida en primer lugar ("DNI").

El diccionario Barron de términos bancarios define un certificado como un papel que establece una declaración de propiedad.

Vemos que cada persona con un certificado de nacimiento es definida como una "PROPIEDAD".

¿Poseido por quién?

La gente es usada como valor de intercambio internacional debido al "default" sufrido por EEUU en 1913. El 9 de marzo de ese año los Estados Unidos se declararon en bancarrota.

En ese momento, los Estados Unidos comenzaron a tomar préstamos de una corporación no gubernamental afiliada al gobierno llamada "La Reserva Federal".

El país, sin dinero, para pagar los préstamos comenzó a usar a sus ciudadanos como valor o propiedad de respaldo.

Todos los certificados de nacimiento y de matrimonio son literalmente recibos legales; sólo hace falta ver la similitud entre un recibo de bodega y un certificado de nacimiento.

Ambos documentan la fecha de expedición, un número de serie, un número de registro o de recibo, la descripción del producto y una firma autorizada del informante notificando a la institución pertinente.

Aún con toda esta información estando disponible, la mayoría de las personas no saben que se han sometido a la ley marítima. Y esto es posible gracias a una simple manipulación del lenguaje.

Esta ley marítima cambió el sentido de la palabra "Persona". De un un ser natural y viviente a una "corporación" o "persona jurídica".

Las licencias de conducir, registros de vehículos, formas de aseguramiento, permisos de construcción, de porte de armas, de trabajo, documentos de impuestos, certificados de nacimiento y defunción, multas de tráfico y muchas otras formas de documentación que una vez se creyó que eran absolutamente necesarias solo se aplican a las "personas jurídicas", es decir, a las corporaciones.

Cuando se firma cualquiera de esos documentos legales se están cediendo indirectamente los derechos de nacimiento, citados en la constitución. Y la persona se rebaja al estatus de una "corporación" que se crea con el mismo nombre que la persona natural.

La única manera para distinguir el nombre "natural" del nombre "corporativo" es notar que el nombre corporativo siempre está en letras mayúsculas.

Esto se conoce como "Capitis Diminutio Maxima".

Se puede verificar que en cualquier permiso de conducir, certificado de nacimiento, tarjeta de seguridad social, tarjeta de seguro y cualquier otra sólo hay letras mayúsculas para representar la corporación que tiene tu nombre, pero que no eres "Tú".

La corporación es conocida como una "Persona Jurídica" mientras que "Tú", el "Ser Humano" eres una "Persona Natural".

Este engaño se profundiza más cuando se trata de "acudir a un tribunal".

Cuando vamos a una corte se puede ver que hay sillas para los testigos detrás de una cerca o barrera.

El defensor tiene que atravesar esta barrera para entrar a la corte donde el demandante y el juzgado se encuentran sentados.

Este acto simboliza el abordaje de un navío. Desde ese momento todo lo que sucede en la corte está bajo la ley marítima.

El juez, actúa como un capitán o un banquero: es el responsable del equilibrio entre las dos partes.

Por esta razón siempre hay una suma de dinero en cualquier caso de juzgado. El capitán simplemente está negociando con disputas mercantiles.

Una vez que el montante es pagado, el caso se cierra. Para juzgar el caso fuera de la ley marítima -donde los derechos civiles no son protegidos- se tiene que evitar la ficción de representar una "Persona Artificial".

Esto se logra declarando que usted es una "Persona Natural", que usted no tiene un "Nombre o Apellido" porque aquellos implican un "Título Corporativo".

En un caso de tribunal se puede declarar que el tribunal notifique que en honor a la "Ley Civil" todo juez debe juramentarse como juez civil para ejercer.

Pero todavía se debe dejar claro al tribunal y al jurado que el juez debe actuar como un juez civil y no como un "Banquero".

Recuerde que usted es un "Ser Humano Natural de la Tierra".

Usted no es gobernado por algo más que su propia consciencia.

Las leyes son creadas dentro y para el control de una sociedad. La sociedad que creó las leyes que son aplicadas se llama "la sociedad legal".

Aún así, la mejor parte de este completo engaño es el hecho que no somos por naturaleza miembros de la sociedad legal.

Entonces sus leyes no se aplican a nosotros como "Personas Naturales" Los jueces, abogados, y oficiales legislativos forman parte de esta sociedad y en su interior, han creado su propia lengua que es engañosamente parecida a la natural.

Ellos tienen cosas llamadas "Estatutos" y "Regulaciones" que parecen leyes pero sus lenguaje solo es aplicable para quienes están dentro de esa sociedad.

De modo que básicamente todas las violaciones de tráfico, exigencias de edad y todas las demás reglas exceptuando daño a otra persona o su propiedad, son normas que no se aplican a la "Persona Natural".

Estas leyes sólo se aplican a los que se hallan inmersos en la sociedad legal.

El juego de la ley es sólo una ilusión. Se puede simplemente abrir los ojos y reclamar la libertad con la que se nació, la cual sólo tiene los límites que la imaginación imponga. Así se puede asegurar que los derechos naturales estén protegidos.

La más importante linea de defensa contra este engaño, es el conocimiento de la perversión de la lengua, y estar absolutamente consciente de como se forman las creencias y conceptos.

(Transcripción del vídeo Cymática parte II Sobre la Ley de Admiralidad; Fuente: http://movimientofreeman.blogspot.com.es/)





No hay comentarios:

Publicar un comentario