viernes, 10 de octubre de 2014

INCENDIO EN EUROPA


Que un sujeto que ejerce como Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid se haya permitido acusar a una profesional de la salud -cuya vida corre peligro debido a la bochornosa ineptitud de las autoridades- de haberse infectado solita del virus que nos han traído los genocidas de su corrupto, prepotente y embustero gobierno es algo que clama al cielo. ¿En manos de qué sinvergüenzas, deshechos del antiguo régimen, está este país?


Ya sabemos por qué Teresa Romero se ha contagiado de ébola. No “la han contagiado”, sino que “se ha contagiado”, ojo, que varía un trecho. Lo asegura toda la prensa del régimen: porque se ha tocado la cara. Les falta agregar que por encima de sus posibilidades. Están buscando culpables y los van a encontrar. Y no serán ellos.

Imagine que a mí se me antoja un 18 de julio, por ejemplo, irme al monte a festejar algo, con una barbacoa, porque a mí me da la gana. ¿Que no se puede encender fuego en julio porque arde el monte? ¿Que todo el mundo me avisa de lo que puede pasar? Pues la hago porque me sale de los cojones, ¿qué pasa? Y resulta que arden mil hectáreas y un bombero resulta herido de gravedad. ¿De quién es la culpa? Del monte por estar seco y del bombero por ponerse mal el traje. Esa es la filosofía del régimen.

La jeta de un tipejo capaz de atribuir a una víctima la respon-
sabilidad de su contagio (imagen recomendada a la RAE pa-
ra acompañar en la edición ilustrada de su Diccionario la
definición del término "miserable")
A Teresa Romero, además de ser una víctima más de esta cloacocracia putrefacta hasta el tuétano, van a intentar culparla. Y de paso le sacarán partido a la tragedia. Ya se lo están sacando. Como en vulgar dictadura, aprovechan la cortina de humo provocada por el incendio del ébola para dictar sentencia contra el juez Elpidio: 17, 5 años de inhabilitación por encarcelar al gánster de Blesa. Paralelamente, otro tribunal imputa formalmente al mismo gánster y a su compinche Rato por el saqueo de las tarjetas. Rafael Spottorno, jefe de la Casa Real, pringado en el mismo caso, aprovecha para dimitir con disimulo; la Audiencia de Baleares rechaza hacer pruebas caligráficas a la infanta, vaya a ser que las firmas sean buenas, y la de A Coruña levanta la imputación a los altos cargos del accidente del AVE. La culpa: del maquinista, de los preferentistas, de los desahuciados… del bombero. Todo en un día.

Cinco golpes bajos en 24 horas, y los que vienen. Así se las gasta esta banda que tiene contra las cuerdas a 47 millones de españoles y ahora, además, a 742 millones de europeos, a muchos de los cuales dejaremos de ver en nuestras playas por temor al ébola. Están criminalizando a Teresa Romero, una trabajadora honrada que supo su diagnóstico por Internet, después de haberle truncado la vida. Teresa Romero no trajo el ébola a España, lo trajo un Gobierno corrupto, insensato y prepotente, contra los consejos de profesionales y expertos. Han provocado un incendio y culpan al bombero que quiso apagarlo. Responsabilizar a Teresa de este desastre -lo intentarán por todos los medios y algunos los creerán-, es propio de lo que son: profesionales de la mentira, del escarnio, de la infamia y del trinconeo. Por muy indecente que sea un español no merece ser gobernado con tanta bajeza.

José Antonio Illanes
(Fuente: Facebook)


4 comentarios:

  1. Estoy por ir a poner una denuncia contra el gobierno de españa por poner mi vida en peligro trayendo al virus aqui.

    ResponderEliminar
  2. Amigo, es evidente que lo que ha hecho el gobierno sólo se puede calificar de negligencia criminal.

    Pero este es el país de la "doctrina Botín", donde si uno no es afectado directo no puede denunciar. El ilustre muerto, aún reciente, consiguió que la acusación popular se anulase antes de que pudiera causarle la menor molestia. Así que igual hay que esperar a infectarse para poder denunciar. Es lamentable, pero hoy mismo, conversando con un amigo abogado le he preguntado qué probabilidades hay de que una denuncia así salga adelante, y me ha confirmado que si no eres infectado, ni siquiera se admitiría a trámite. "Hecha la ley, hecha la trampa".

    Uno no sabe si reír o si llorar ante el panorama ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya podemos alegar secuelas psicologicas que estan muy de moda. Pero esta visto que a los de a pie no nos valen estos pretextos como si les valen a los de arriba (la infanta sin ir mas lejos)

      Eliminar