miércoles, 30 de septiembre de 2015

OCTUBRE: ELEVADO RIESGO DE "FALSA BANDERA" EN ESPAÑA



Un gran atentado en suelo europeo daría la excusa para militarizar Europa en un grado que no hemos conocido desde la Guerra Fría: cierre de fronteras, derogación del Tratado Schengen y movimiento de tropas para "salvaguardar nuestra seguridad". La mala noticia es que las papeletas vuelven a señalarnos en esta macabra tómbola. Alguna cortina de humo debe tapar el hecho de que las reservas de oro que garantizan el pago de nuestra deuda ya han sido confiscadas por los sionistas del eje Londres-Washington.

Retirada del oro español en Cataluña. ¿A que ningún medio
te lo ha contado?
Tras el ajustadísimo resultado de las elecciones en Cataluña, que los medios nos han empujado a considerar un plebiscito sobre la ruptura de España -y que, con todo, muestran a las claras la fractura de la sociedad catalana en dos bandos-, podríamos pensar que la tensión se relajaría. El hecho es que, aunque nadie habla de ello abiertamente, la jornada del domingo fue precedida de movimientos estratégicos que van desde el envío de centenares de antidisturbios a aquella comunidad hasta el descarado traslado del oro del Banco de España depositado en las bodegas de su sede de la Plaza Cataluña hacia el búnker de Torrejón. La operación no puede dejar de recordarnos que el oro del Banco Nacional de Ucrania fue retirado así por furgones americanos. ¿Han sido también sacadas fuera de España nuestras reservas de oro?

Los movimientos de las reservas nacionales de oro de todo el bloque pro-norteamericano parecen hacer pensar en un acopio por parte de la Reserva Federal ante el posible retorno del patrón-oro, acopio que no atiende a sutilezas: la semana pasada el oro de Brasil salía hacia Singapur, y de repente el Estado Islámico amenaza con tomar Malasia. Por otra parte, los países que han intentado repatriar parte de sus reservas de oro depositadas en E.E.U.U. se encuentran con dilaciones, excusas y negativas: solo Holanda parece haber conseguido repatriar 150 toneladas desde Nueva York. El oro internacional sencillamente parece haberse evaporado, aunque nadie reparará en ello cuando el Deutsche Bank se despeñe hacia la quiebra y el mundo de las finanzas sea un "salvese quien pueda".

Base aérea de Torrejón, centro de mando de una posible crisis
Y, sin permitirnos un poco de tranquilidad, octubre nos presenta una reactivación de la Guerra Fría que nos va a tocar muy de cerca: España va a ser el escenario de unas gigantescas maniobras militares, denominadas 'Trident Juncture 2015', en las que participarán 36.000 soldados de 30 países. Se trata de un teórico entrenamiento de la Fuerza de Respuesta de la OTAN, pero su despliegue va a tener lugar por todo el territorio nacional.

Los lectores del blog recordarán que unas maniobras militares de la OTAN en suelo español, el denominado ejercicio CMX 2004, fue el preámbulo de los atentados del 11-M, que escenificaron sangrientamente el supuesto táctico en que se basaba aquél ejercicio. ¿Vamos a asistir a un nuevo operativo militar que sirva de pantalla a un ataque de bandera falsa contra nuestro país, del que se culparía al terrorismo del ISIS?

El gobierno de Mariano Rajoy, siempre servil con el amo norteamericano, no ha dado ninguna explicación sobre estas maniobras, sobre cuyo coste han planteado una pregunta diputados del grupo parlamentario de Izquierda Plural durante los recientes debates de los Presupuestos Generales del Estado, pregunta por ahora sin respuesta, de acuerdo con la consabida transparencia y claridad del PP. Eso, sin detenernos en que enajenar la soberanía de un trozo de la nación -la base de Rota- da base suficiente para acusar a nuestro más patético presidente de alta traición.

Los juegos de guerra de Aznar cuando se le subió a la cabeza que podía ejercer un liderazgo internacional fueron abruptamente interrumpidos por los atentados de Atocha. La infiltración yihadista en Europa facilitada por la acogida de refugiados proporciona credibilidad a la atribución de la autoría de cualquier macro-atentado que ocurra en breve. Y ojalá que todo esto se quede en otro "delirio conspiranoico" no materializado. El caso es que se nos está empujando a participar -de nuevo sin nuestro consentimiento- en la barbarie belicista a que se ha entregado Occidente en los últimos tiempos, y se nos ha expuesto a la primera línea de fuego de una guerra abierta o del terrorismo supuestamente yihadista.

Por cierto, que el centro de mando del nuevo ejército de despliegue rápido de la OTAN estará ... en el búnker de Torrejón. ¿Está enviando la OTAN un ejército para custodiar el oro retirado del Banco de España hasta su traslado?

(posesodegerasa)

PD.: Para aliviar un poco el diagnóstico catastrofista que presenta esta entrada, recuerdo a los lectores que mañana, primero de mes, es el día en que las entradas del blog solo darán cabida al humor y al "buen rollo".

COMPRENDER CÓMO NOS MANIPULAN



Se cumplen 80 años de la primera edición (1935) en lengua española de la gran novela rupturista Un mundo feliz (se había publicado tres años antes en inglés), del filósofo y escritor visionario Aldous Huxley.

Y ante tanta “felicidad artificial” en nuestros días, tantas manipulaciones y tantos condicionamientos contemporáneos, cabe preguntarse: ¿será útil releer hoy Un mundo feliz? ¿Es acaso necesario retomar un libro publicado hace más de 80 años, en una época tan alejada de nosotros que Internet no existía e incluso la televisión aún no había sido inventada? ¿Es esta novela algo más que una curiosidad sociológica, un best seller ordinario y efímero del que se vendieron, en el año de su publicación, en inglés, más de un millón de ejemplares?

Estas cuestiones parecen tanto más pertinentes cuanto que el género al que pertenece la obra –la distopía, la fábula de anticipación, la utopía cientifico-técnica, la ciencia ficción social– posee un grado muy alto de obsolescencia. Pues nada envejece con mayor rapidez que el futuro. Sobre todo en literatura.

Sin embargo, si alguien, superando estas científico, se vuelve a sumergir en las páginas de esa novela se quedará estupefacto por su sorprendente actualidad. Constatando que, por una vez, el pasado ha atrapado el presente. Recordemos que el autor, Aldous Huxley (1864– 1963), narra una historia que transcurre en un futuro muy lejano, hacia el año 2 mil 500, o, con mayor precisión, “hacia el año 600 de la era fordiana”, en alusión satírica a Henry Ford (1863-1947), el pionero estadunidense de la industria automovilística (de la que una célebre marca de coches sigue llevando su nombre), inventor de un método de organización del trabajo para la fabricación en serie y de la estandarización de las piezas.

Método –el fordismo– que transformó a los trabajadores en poco menos que autómatas o en robots que repiten a lo largo de la jornada un único y mismo gesto. Lo cual suscitó, ya en la época, violentas críticas; pensemos, a este respecto, por ejemplo, en las películas Metrópolis (1926), de Fritz Lang, o Tiempos modernos (1935), de Charles Chaplin.

Aldous Huxley escribió Un mundo feliz, visión pesimista del porvenir y crítica feroz del culto positivista a la ciencia, en un momento en el que las consecuencias sociales de la gran crisis de 1929 afectaban de lleno a las sociedades occidentales, y en el que la credibilidad en el progreso y en los regímenes democráticos capitalistas parecía vacilar.

Editado en inglés antes de la llegada de Adolf Hitler al poder en Alemania (1933), Un mundo feliz denuncia la perspectiva pesadillesca de una sociedad totalitaria fascinada por el progreso científico y convencida de poder brindar a sus ciudadanos una felicidad obligatoria. Presenta una visión alucinada de una humanidad deshumanizada por el condicionamiento a lo Pavlov y por el placer al alcance de una píldora (“el soma”). En un mundo horriblemente perfecto, la sociedad decide totalmente, con fines eugenésicos y productivistas, la sexualidad de la procreación.

Una situación no tan alejada de la que conocen hoy algunos países en donde los efectos de la crisis de 2008 están provocando (en Europa sobre todo) la subida de partidos de extrema derecha, xenófobos y racistas.

Donde las píldoras anticonceptivas permiten ya un amplio control de la natalidad. Y donde nuevas píldoras (Viagra, Lybrido) dopan el deseo sexual y lo prolongan hasta más allá de la tercera edad. Por otra parte, las manipulaciones genéticas permiten cada vez más a los padres la selección de embriones para engendrar hijos en función de criterios predeterminados, estéticos, entre otros.

Otra sorprendente relación con la actualidad es que la novela de Huxley presenta un mundo donde el control social no da cabida al azar, donde, formadas con el mismo molde, las personas son “clónicas”, pues se producen en serie, la mayoría tiene garantizado el confort y la satisfacción de los únicos deseos que está condicionada a experimentar, pero donde se ha perdido, como diría Mercedes Sosa, la razón de vivir.

En Un mundo feliz, la americanización del planeta, ha culminado; la historia ha terminado (como lo afirmara más tarde Francis Fukuyama), todo ha sido estandarizado y fordizado, tanto la producción de los seres humanos, resultado de puras manipulaciones genético-químicas, como la identidad de las personas, producida durante el sueño por hipnosis auditiva: la “hipnopedia”, que un personaje en el libro califica de “la mayor fuerza socializante y moralizante de todos los tiempos”.

Se “producen” seres humanos, en el sentido industrial del término, en fábricas especializadas –los “centros de incubación y condicionamiento”–, según modelos variados, que dependen de las tareas muy especializadas que serán asignadas a cada uno y que son indispensables para una sociedad obsesionada por la estabilidad.

Desde su nacimiento, cada ser humano es además educado en unos “centros de condicionamiento del Estado”, en función de los valores específicos de su grupo, mediante el recurso masivo a la hipnopedia para manipular el espíritu, crear en él “reflejos condicionados definitivos” y hacerle aceptar su destino.

Aldous Huxley ilustraba así, en esa obra, los riesgos implícitos en la tesis que venía formulando desde 1924 John B. Watson, el padre del “conductismo”, esa pretendida “ciencia de la observación y control del comportamiento”. Watson afirmaba, con frialdad, que podía elegir al azar en la calle a un niño saludable y transformarlo, a su elección, en doctor, abogado, artista, mendigo o ladrón, cualquiera que fuera su talento, sus inclinaciones, sus capacidades, sus gustos y el origen de sus ancestros.

En Un mundo feliz, que es fundamentalmente un manifiesto humanista, algunos vieron también, con razón, una crítica ácida a la sociedad estalinista, a la utopía soviética construida con mano de hierro.

Pero también hay, claramente, una sátira a la nueva sociedad mecanizada, estandarizada, automatizada que se montaba en esa época en Estados Unidos, en nombre de la modernidad técnica.

Sumamente inteligente y admirador de la ciencia, Huxley expresa, sin embargo, en esta novela, un profundo escepticismo respecto de la idea de progreso, una desconfianza hacia la razón. Frente a la invasión del materialismo, el autor entabla una interpelación feroz a las amenazas del cientificismo, el maquinismo y el desprecio a la dignidad individual.

Claro que la técnica asegurará a los seres humanos un confort exterior total, de notable perfección, estima Huxley con desesperada lucidez. Todo deseo, en la medida en que podrá ser expresado y sentido, será satisfecho. Los seres humanos habrán perdido su razón de ser. Se habrán transformado a sí mismos en máquinas. Ya no se podrá hablar en sentido estricto de”condición humana”.

Pero sí de “condicionamiento”, que no ha cesado de intensificarse desde la época en que Huxley publicó este libro y anunció que, en el futuro, seríamos manipulados sin que nos diésemos cuenta de ello. En particular, por la publicidad. Mediante el recurso a mecanismos sicológicos y gracias a técnicas bien rodadas, los Mad men de la publicidad consiguen que compremos un producto, un servicio o una idea. De ese modo nos convertimos en personas previsibles, casi teledirigidas. Y felices.

Confirmando esas tesis de Huxley, a mediados de la década de 1950, Vance Packard publicó The hidden persuaders (La persuasión clandestina), y Ernest Dichter y Louis Cheskin denunciaron que las agencias de publicidad intentaban manipular el inconsciente de los consumidores.

En particular mediante el uso de la “publicidad subliminal” en los medios de comunicación masivos. El 30 de octubre de 1962 se llevó a cabo una verdadera prueba que demostraba la eficacia de la publicidad subliminal: durante una película se lanzaba cada cierto tiempo mensajes “invisibles” acerca de unos productos. Las ventas de dichos productos aumentaron.

Actualmente, la “publicidad subliminal” ha avanzado y existen técnicas más sofisticadas y hasta más perversas para manipular la mente del ser humano. Por ejemplo, mediante los colores que modifican nuestras percepciones e influyen sobre nuestras decisiones. Los especialistas en marketing lo saben y utilizan sus efectos para orientar nuestras compras.

En un experimento conocido de finales de los años 60, Louis Cheskin, director del Color Research Institute, pidió a un grupo de amas de casa que probaran tres cajas de detergentes y que decidieran cuál de ellas daba mejor resultado con las prendas delicadas. Una era amarilla, la otra azul y la tercera azul con puntos amarillos. A pesar de que las tres contenían el mismo producto, las reacciones fueron distintas. El detergente de la caja amarilla se juzgó “demasiado fuerte”, el de la azul se consideró que “no tenía fuerza para limpiar”. Ganó la caja bicolor.

En otra prueba se dieron dos muestras de cremas de belleza a un grupo de mujeres. Una en un recipiente rosa, y otra en uno de color azul. Casi 80 por ciento de las mujeres declararon que la crema del bote rosa era más fina y efectiva que la del bote azul. Nadie sabía que la composición de las cremas era idéntica. “No es una exageración decir que la gente no sólo compra el producto per se, sino también por los colores que lo acompañan. El color penetra en la psique del consumidor y puede convertirse en estímulo directo para la venta”, escribe el publicista Luc Dupont en su libro 1001 trucos publicitarios.

Cuando la empresa productora del jabón Lux empezó a vender en color rosa, verde, turquesa, sustituyendo la pastilla habitual de color amarillo, se convirtió en número uno de jabones de belleza en el mercado. Los nuevos colores sugerían delicadeza y cuidado, intimidad y cariño, y los consumidores se mostraron entusiastas. Recientemente, McDonald’s dejó su mítico color rojo (tonalidad apreciada por los más pequeños y que suele estimular el hambre) a favor del verde, en un intento por reposicionar su marca hacia la comida saludable y un estilo de vida sostenible.

La lectura de Un mundo feliz nos alerta contra todas estas agresiones. Sin olvidarse de las manipulaciones mediáticas. Esta novela también puede verse como una sátira muy pertinente de la nueva sociedad delirante que se está construyendo hoy día en nombre de la “modernidad” ultraliberal. Pesimista y sombrío, el futuro visto por Aldous Huxley nos sirve de advertencia y nos alienta, en la época de las manipulaciones genéticas, a la clonación y la revolución de lo viviente, a vigilar de cerca los actuales progresos científicos y sus potenciales efectos destructivos.

Un mundo feliz nos ayuda a comprender mejor el alcance de los riesgos y peligros que se presentan ante nosotros cuando de nuevo, en todos lados, “progresos científicos y técnicos” nos enfrentan a desafíos ecológicos que hacen peligrar el futuro del planeta. Y de la especie humana.

(Fuente: http://www.jornada.unam.mx/; visto en http://periodismo-alternativo.com/)

DIMENSIÓN LÍMITE: 23-F, EL REY Y SU SECRETO


El 23-F ... ¿Fue rechazado por el rey de España tal y como está establecido en los libros de historia ... o fue orquestado, contra todo pronostico, por el propio monarca? ¿Cual fue el verdadero papel de los servicios secretos en la trama? ¿Fue todo tal y como habitualmente nos lo cuentan? Responde a estas y a otras sorprendentes incógnitas el periodista Jesús Palacios.

martes, 29 de septiembre de 2015

¿TUVIERON LOS PILOTOS DEL VUELO 9525 DE GERMANWINGS EL CONTROL DEL AVIÓN?



Transcurrido ya el suficiente tiempo para que otros temas hayan desplazado de la actualidad el extraño suceso de la caída en vuelo sobre los Alpes franceses del vuelo 4U9525 de Germanwings el piloto Iván Castro Palacios ofrece en la web Informe insólito una serie de consideraciones acerca de lo que pudo suceder en aquella fatídica ocasión, algo que le lleva a concluir que se trató de un sabotaje intencionado.

He decidido seguir analizando para nuestra web aspectos del caso que quizá merezcan un poco más que nos detengamos a estudiarlos perfectamente. Vamos a bucear más profundamente en los sistemas del Airbus 320 y de su manejo en cuanto al pilotaje.

Tan solo una pequeña pausa en nuestro inicio para detenernos a observar la más estricta actualidad de este caso que nos lleva a la asombrosa noticia con la que nos asaltan en la última nueva de este tema; es justamente el cierre de la compañía filial de bajo coste de Lufthansa, “Germanwings”, triste protagonista del caso que nos ocupa. Parece ser que Lufthansa ha decidido echar el cerrojo a esta empresa tras el accidente. Mi pregunta es ¿Por qué razón? ¿Acaso ha habido un descenso brutal de pasajeros tras la catástrofe? No lo parece, ni ha sido noticia destacable este hecho. ¿No era el motivo del accidente el claro comportamiento “paranóico-suicida” del primer oficial Andreas Lubitz y su obsesión de suicidarse con 150 inocentes a su espalda? Algo que han prometido que no dejarían que volviese a pasar, un hecho aislado que según la versión oficial, los psicólogos de medio mundo sabían aunque ninguno hizo nada para evitar. Ahora también sabemos que los psicólogos de la FAA (Administración Aeronáutica Norteamericana) detectaron el posible “desliz mental” de Lubitz. ¿Tampoco hicieron nada para evitar este episodio tan trágico? ¿Por qué cerrar la empresa si ya está todo aclarado y es un episodio aislado?

En fin, lo que nos queda claro, es que Lufthansa cerrará Germanwings y seguirá operando sus vuelos de bajo coste con su otra filial germana llamada “Eurowings”.


El Airbus A320, el modelo de aeronave que protagonizó la tragedia, fue el primer avión comercial que integró el sistema de vuelo y de pilotaje electrónico conocido como “Fly by wire”. Para que todos nos entendamos se trata de un tipo de vuelo mediante señales electrónicas a través de un cable que termina en las superficies de mando del avión (alerones, timón, flaps, etc…). Este sistema ha supuesto una revolución en la aviación comercial mundial moderna. Pero el pasado día 24 de Marzo de 2015, día de la tragedia, nos hemos dado cuenta que aeronáuticamente todavía nos queda mucho por aprender en el mundo de la aviación. El sistema en sí reemplaza los controles de vuelo convencionales de toda la vida dentro de la cabina de mando, los cuales antes eran mecánicos o hidráulicos, por un sistema de señales electrónicas. Los pilotos continúan teniendo los mandos de vuelo físicamente en cabina, pero los movimientos que realizan son convertidos al instante en señales electrónicas digitales que se transmiten por cables a las superficies de control (de ahí el término “Fly by wire”, vuelo por cable) a través de un ordenador de a bordo que controla el propio vuelo del avión.


Aquí entra en juego un ordenador que en cierto modo, “decide” por encima de la voluntad de los pilotos ya que tiene la potestad de corregir o no permitir valores de patrón en vuelo que pondrían en riesgo la aeronave. Por ejemplo, si los pilotos realizan maniobras con el avión dentro de los límites establecidos, el ordenador “permite” literalmente la realización de dichos movimientos en vuelos. Si el ordenador entiende que las maniobras están fuera del rango de seguridad de los límites de vuelo de la aeronave, prevalece la decisión del ordenador de proteger y no traspasar esos límites con esas maniobras en vuelo y directamente no permite hacerlas. Existen procedimientos para, de alguna manera, “desconectar” esas protecciones del piloto automático del avión pero en algunos sistemas, se requiere que se haga en tierra y antes del despegue. Debido a este tipo de avances en la aviación comercial, los vuelos en la actualidad son mucho más seguros que nunca. Las estadísticas demuestran que han descendido los accidentes de aviación en sus etapas críticas, las cuales son el despegue, la aproximación y el aterrizaje. Sin embargo crecen alarmantemente los incidentes/accidentes en pleno vuelo o fase de crucero, fase la cual comprende la etapa más segura del vuelo de una aeronave.


El sistema de vuelo por cable y por impulsos eléctricos “Fly by wire” lo podría compararse a la supercomputadora “HAL”, protagonista artificial de la famosa película “2001: Odisea en el Espacio”. De repente HAL, toma el control de la nave espacial sin dar opción alguna los pilotos a bordo para su manejo. Un caso similar ocurrió a bordo de otro vuelo de la Lufthansa, en un Airbus A321-200, matrícula D-AIDP y código de vuelo LH-1829, en ruta de Bilbao a Munich con 109 pasajeros a bordo cuando el pasado 5 de Noviembre de 2014 despegaba de Bilbao, dirigiéndose a Alemania, al igual que el vuelo 4U9525 de Germanwings. El incidente fue calificado por la Organización de Aviación Civil Internacional, OACI, y por la EASA (Agencia Europea de Seguridad Aérea), como muy grave y obligó a la compañía alemana a emitir un boletín de seguridad para que las tripulaciones pudieran actuar en consecuencia en un futuro si se presentaba el incidente de nuevo. El sistema de vuelo del A320 en el incidente de Bilbao, tomó el control del avión y activó un descenso que le hizo perder muy rápidamente altitud (descenso parecido al perfil de vuelo del Germanwings 4U9525). Los pilotos fueron capaces de reaccionar a tiempo, desconectaron los sistemas del piloto automático y lograron tomar el control manual del Airbus A320. Detuvieron el descenso del avión. El incidente fue causado con total posibilidad por la congelación de las sondas que miden la velocidad en el exterior del avión. Este es el informe que describe a la perfección lo sucedido.


Con este ejemplo, que luego avalaré con dos noticias publicadas recientemente en prensa, no parece que sea muy difícil controlar un avión comercial de manera remota. Y es que el sistema de vuelo “Fly by wire” ha facilitado muchísimo esta posibilidad. Es muy fácil interferir un sistema electrónico remotamente, sobre todo si se domina esa tecnología, cosa que ya se hace militarmente. Ordenadores, Smartphones, televisiones, otros electrodomésticos como baterías o calentadores de agua, placas solares e incluso coches pueden ser manipulados a distancia. La tecnología de un Airbus tiene un punto débil. Está llena de “puertas al exterior” si hablamos de manera informática o, como diría un hacker, tiene cientos de maneras para entrar a sus sistemas desde el exterior. Desde este incidente y el de Germanwings, han aparecido en prensa 2 noticias que, cuanto menos, son altamente llamativas en cuanto a lo que significa el tener el control de la aeronave por parte de los pilotos. Estas eran las dos noticias:

Primera Noticia: Un experto en seguridad informática aseguró en el Congreso de Piratería Informática “Black Hat”, en Las Vegas (EEUU), que puede acceder a los equipos de comunicación satelital de los aviones a través de su conexión inalámbrica a internet y de los sistemas de entretenimiento de a bordo de la aeronave.

Segunda Noticia: Un experto en seguridad, además de antiguo piloto, Hugo Teso, demostró recientemente en una Conferencia en Ámsterdam, que era muy posible hackear un avión por completo y tomar control de sus sistemas de vuelo de forma totalmente remota tan sólo con un programa especial y un móvil con sistema Android.

Al final, es lógico y deducible pensar que ambos aviones, tanto el Lufthansa que despegó de Bilbao como el vuelo de Germanwings, ambos de igual fabricante (Airbus), de igual compañía (Lufthansa/Germanwings), de igual origen en cuanto a aeropuerto de partida (España) e igual destino (Alemania) pudieron haber sufrido de alguna manera la intervención de sus sistemas electrónicos de vuelo, o por llamarlo de otra manera, pudieron ser hackeados directamente. En el primer caso, los pasajeros del Lufthansa lograron salvar sus vidas gracias a la pericia y rapidez en la actuación de los pilotos pero suerte contraria fue la que sufrieron los pasajeros fallecidos del avión de Germanwings. Su descenso no fue detenido de ninguna forma por los pilotos (o piloto) que había en cabina. ¿No pudo (pudieron) o no quiso (quisieron) reaccionar? ¿Te imaginas unos pilotos que delante de una emergencia en su avión no quieran actuar para salvar la aeronave? No cabe en ninguna cabeza humana. Aunque esa idea es la que nos intentan vender en el análisis del accidente que hicimos la semana pasada sobre el vuelo AH5017 de Swiftair que operaba para Air Algérie y que se estrelló en Mali, África.

Sistema de vuelo Fly-by-wire en el interior de la
cabina de un Airbus A-320
Un vuelo, el de Gernanwings, quien sabe si quizá también hackeado. Si tomamos por buena esta teoría, bien pudiera ser, y es muy razonable pensarlo así, que el incidente del avión de Lufthansa despegando de Bilbao fue un ensayo del “sabotaje“ del 24 de Marzo, que terminó con el fatídico desenlace cerca de la población de Barcelonette en los Alpes Franceses.

Saliéndonos un poco del aspecto tecnológico del asunto, me viene de nuevo a la cabeza un grupo de palabras que no dejo de escuchar a los expertos sobre Andreas Lubitz, el copiloto. “Instinto de Conservación”. Esas tres palabras tienen mucho fondo en este asunto. Una persona que sabe que va a morir (aunque sea bajo su voluntad y por su decisión incomprensible), que ve que su avión se aproxima rápidamente hacia unas rocas casi indestructibles como son las paredes de los Alpes, por mucho que quiera mantenerse sereno, ES COMPLETAMENTE INCAPAZ de mantener un pulso estable y una respiración tranquila. Y repito, COMPLETAMENTE INCAPAZ, pues el ser humano lleva en su interior ciertos mecanismos corporales automáticos entre los que se encuentra uno importante: EL INSTINTO DE CONSERVACIÓN, innato en el ser humano. No puede una persona manejarlo ni controlarlo, ni sus síntomas. Como especie estamos “diseñados” para logar la supervivencia ante la adversidad, un instinto animal primario, para vivir, para luchar contra la muerte, para sobrevivir bajo circunstancias adversas. Nadie tendría una “respiración tranquila” cuando está a punto de morir, una de las patrañas más grandes inventadas dentro de la versión oficial que nos han vendido.

Con esta información de carácter humano y esta descripción de la tecnología usada actualmente en la filosofía de vuelo de Airbus, concluyo mis impresiones sobre el trágico suceso de Germanwings. A los profesionales del sector nos queda por aprender mucho de estos hechos, nos queda a partir de ahora confiar solamente en las pruebas que dispongan delante de nosotros, no las que nos vendan sino las pruebas reales sin estar sometidas a ningún tipo de manipulación. Debemos de confiar en nuestra profesionalidad y los pasajeros deben de seguir confiando en los aviadores que hoy en día surcan los cielos uniendo familias, lugares y emociones. Pero debemos de seguir alerta. No somos marionetas de nadie que puedan usarse en atentados con diferentes objetivos. Sencillamente, no volamos para dar servicio a las conspiraciones y a las injusticias.

(Visto en http://informeinsolito.com/)

¿HA SIDO DIRIGIDA LA HISTORIA POR SOCIEDADES SECRETAS? (15)



El Club Bilderberg está considerado como el club de los dueños del mundo. Sus actos aparentemente no son muy conocidos, ya que no suelen difundirse al público. Está formado por jefes de gobierno, banqueros, presidentes de multinacionales, dueños de medios de comunicación, etc, y su costumbre suele ser la de encerrarse unos días antes de que lo haga el G8, es decir, el grupo de los ocho países más ricos e industrializados del mundo (Alemania, Canadá, EE. UU., Francia, Italia, Japón y Reino Unido, más Rusia desde 1997). Son muchos los que piensan que el Club Bilderberg es la rama secreta del G8, aunque en apariencia simplemente sería de un club más, formado por exquisitos miembros.

El Club Bilderberg se fundó oficialmente en mayo de 1954 en Holanda, concretamente en Oosterbeek, y tomó su nombre del hotel en que se reunieron por primera vez. No obstante se supone que ya existía en la sombra desde años atrás y estaba formado por miembros de distintas sociedades secretas.

Su creador fue el príncipe Bernhard de Lippe-Biesterfeld, que pertenecía a la Casa de Orange-Nassau, actual familia real de Holanda. Su nombre había aparecido ya en la prensa, no con motivo de la fundación de un club, sino nada menos que por haber sido oficial de las SS de Hitler y miembro del Partido Nazi: el príncipe poseía extraños negocios especulativos en la época de los nazis.

Bernhard decidió crear un club de élite que aglutinara a los principales poderes del mundo. Entendía que en la nueva época el poder ya no estaría  exclusivamente en la religión ni tampoco en la política, sino en ambas, pero también en el mundo industrial, económico y de la empresa. Presidió el singular club hasta el año 1976 y durante todo este tiempo buscó aumentar el entendimiento entre Estados Unidos y el continente europeo. Bernhard legó posteriormente la presidencia a Alec Douglas Home (1903-1995), que fue un relevante político británico que permaneció en la Cámara de los Comunes hasta 1945. En 1951 fue ministro de Estado para Escocia, y en 1955 pasó a coordinar las relaciones con la Commonwealth. Por último ascendió al cargo de primer ministro el 19 de octubre de 1963, permaneciendo al frente del gobierno durante un año. Otro punto interesante en la biografía de este personaje es que, entre los años 1970 y 1974, fue secretario del Foreign Office, que es la institución encargada de controlar la política exterior del Reino Unido.

Tras Douglas Home, presidió el Club un político alemán; Walter Scheel, que durante la Segunda Guerra Mundial sirvió en la Luftwaffe, operando con la unidad Nachtjagdgeschwader. Terminó la contienda con el grado de Teniente primero y fue condecorado con la Cruz de Hierro. Según la revista Der Spiegel, Walter Scheel se hizo miembro del Partido nazi en 1942. La Comisión Independiente de Historiadores criticó en su informe publicado en octubre de 2010 que Scheel no había admitido su afiliación al partido nazi hasta muchos años después de su nombramiento como ministro de Relaciones Exteriores. En 1953 fue elegido miembro de la Cámara de los Diputados alemana, más conocida como Bundestag. Entre los años 1961 y 1966 fue ministro para la Cooperación Económica y el 1 de julio de 1974 llegó a presidente Federal, manteniendo dicho cargo hasta 1979.

Scheel mantuvo la jefatura del Club Bilderberg hasta 1985, fecha en la que fue sustituido por Eric Roll, presidente de un notable grupo bancario, el S. E. Warburg. Otro de los presidentes destacables fue Peter Rupert que popularmente era conocido como Lord Carrington, quien fue secretario general de la OTAN así como ex ministro de varios gobiernos británicos.

La invitada (que no representante) habitual de España
Como vemos, el club no tiene sino influyentes y poderosos miembros. Pero, ¿podemos considerar que es realmente un centro de conspiraciones? Se dice que quien entra en el Club Bilderberg al poco tiempo logra ascender. La suya será una ascensión política y social a nivel internacional, siempre que la persona en cuestión acate los consejos que recibirá de los miembros dominantes de dicho club. Una muestra de este éxito lo tenemos en Clinton y en Blair, que ingresaron en el club poco antes de ser escogidos presidente y primer ministro de sus respectivos países. Como curiosidad debemos indicar que, al parecer, el dirigente del PSOE español, Pedro Sánchez, ha sido invitado a la próxima reunión del Club.

Como toda sociedad secreta que se precie, el Club no publica anuncios para captar socios. Entrar en esta institución no es fácil, ya que son «ellos», al igual que los Illuminati, los que escogen a los candidatos. Se supone que el proceso de selección se basa en los intereses que tiene el club en sus proyectos a escala global. Un comité de dirigentes supervisores es el encargado de seleccionar a las cien personas que serán invitadas en la próxima convocatoria. Los invitados tendrán que guardar en secreto su asistencia. Ésta es una norma indispensable para mantener buenas relaciones con el club, que además en sus reuniones cuenta con la colaboración en seguridad no sólo de la CÍA, sino también del servicio secreto israelí, el Mossad.

Nadie sabe oficialmente cuándo se reúnen. Tampoco se efectúan ruedas de prensa o comunicados oficiales. Los encuentros de los miembros del club sirven para abordar aspectos políticos y financieros. El nuevo orden mundial está presente en dichas reuniones. Sería de suponer que con la cantidad de personajes importantes que se congregan en las reuniones del Bilderberg, hubiese presencia de la prensa. Pero, sorprendentemente, el secretismo es lo que domina. Todo parece indicar que los miembros del Club vuelven a casa con una posición tomada, y las instrucciones siempre suelen ser bastante claras. En caso de duda, sólo hay que llamar al Club.

A través de diferentes medios de comunicación se ha tenido constancia de algunos de los «sabios consejos» que se han vertido en el Club. Por ejemplo, se le acusó de estar tras el bombardeo ruso sobre Chechenia. Al parecer los responsables de la OTAN que eran miembros del club, autorizaron en reunión secreta a otro miembro, el presidente ruso Putin, a atacar la región rebelde.

Pero no siempre los consejos del Club son acatados. En 2003 se filtró la noticia de que Donald Rumsfeld, secretario de Defensa de Estados Unidos y uno de los clásicos asistentes a las reuniones del Club, había asegurado tras los atentados del 11-S a las Torres Gemelas, que no invadiría Irak. Sin embargo, sí lo hizo. El resultado causó tal malestar en el Club Bilderberg, que Colin Powell tuvo que dar explicaciones a sus miembros respecto a las operaciones militares en Irak.

Si el Club Bilderberg nos parece sospechoso de influir en los destinos del mundo, otro tanto sucede con la organización fundada por uno de sus miembros y que popularmente recibe el nombre de Comisión Trilateral. En julio de 1973 un miembro de la mítica familia financiera Rockefeller decide fundar un grupo que estará formado por la élite de la política y la economía mundial. David Rockefeller tenía el objetivo de que dicha organización fuera selecta y contara sólo con los mejores. Se trataba de crear un organismo privado que aunara los esfuerzos de Estados Unidos, Europa y Japón, en lo que a materia social y política se refiere. De algún modo se trataba de poder regir los destinos del mundo más allá de las fronteras y los gobiernos. Curiosamente esta decisión recuerda bastante a la que pretendía el fundador de los IIluminati. David Rockefeller quería un gobierno mundial más allá de los estados. Tanto en la década de los setenta como en la actualidad no es la política la que maneja los hilos, sino las finanzas.


La existencia de la Comisión Trilateral supone una forma de anular la autonomía de los países y de crear un gran bloque del primer mundo capaz de regir los destinos del segundo y el tercer mundo. En la Trilateral no entraban América Central y del Sur, ni tampoco África ni los países asiáticos. Sólo Japón estaba llamado a ser el representante de Oriente. En su fundación inicial se explícita: “Esta comisión se crea con el fin de analizar los principales temas a los que debe hacer frente Estados Unidos, Europa del Oeste y Japón“. Entonces todavía no se había producido la caída del Muro de Berlín y la Perestroika. Los miembros de la Comisión reúnen más de 200 personalidades provenientes de las tres regiones y comprometidos en diferentes áreas.

Muy parecido en su funcionamiento al Club Bilderberg, la Comisión Trilateral, dotada de una discreción absoluta, no ofrece ruedas de prensa ni sus miembros conceden entrevistas sobre sus reuniones. Sin embargo, sí suelen publicarse unos documentos oficiales sobre distintos temas abordados. Dichos informes son elaborados por equipos de expertos que informan al mundo sobre «aquello que hay que hacer más allá de las soberanías nacionales y las fronteras». De hecho uno de los fines de la Comisión Trilateral es «manejar adecuadamente la gobernabilidad mundial».

Una de las ideas que desde sus inicios pretende poner en práctica la Trilateral, es la consecución de un nuevo orden mundial, que recuerda mucho a los objetivos de las sociedades secretas. Para conseguir este nuevo orden los miembros de la Trilateral no dudan en efectuar declaraciones y dar «consejos» a los gobiernos, pero también a las instituciones mundiales, asesorando al respecto de la globalización, la economía, los intercambios financieros entre países ricos y pobres, etc. Los miembros de la Trilateral defienden que ellos están más allá de los poderes establecidos, y que son quienes están «en mejores condiciones para planificar y construir la arquitectura mundial».

Tras los atentados del 11-S la Trilateral insistió en la necesidad de un orden internacional distinto y una respuesta global al proyecto. Poco después el presidente Bush proclamaba que se erigía en paladín universal de la democracia y que atacaría al terrorismo en cualquier lugar del mundo. Estados Unidos declaró en aquel momento la guerra al terrorismo, y la «limpieza» comenzó en Afganistán. La excusa fue atrapar a Bin Laden, que supuestamente fue asesinado bastantes años más tarde. Eso sí, la búsqueda permitió que Estados Unidos crease un gobierno afgano a su criterio.

En aquella reunión de la Trilateral estuvieron presentes, entre otros, varios miembros del gobierno Bush, como Colin Powell, secretario de Estado; Donald Rumsfeld, secretario de Defensa; y Richard Cheney, vicepresidente. Tiempo después, mientras se mantenía la presencia americana en Afganistán, le tocó el turno a Irak y los tres citados afirmaron tener pruebas de que el gobierno de Sadam Hussein poseía armas de destrucción masiva. La guerra de Irak vendría a continuación. El nuevo orden mundial y la «justicia» global eran imparables.

A diferencia de otras organizaciones la Trilateral es más discreta que secreta. En apariencia el esoterismo y las teorías de la conspiración mundial son ajenos a ella. Es una institución conocida por todo el mundo, algo así como un «consejo de sabios experimentados». Sin embargo son muchos los que ven en la Trilateral la cara visible de otros que están detrás, como el Club Bilderberg o incluso esferas relacionadas con sociedades secretas clásicas como los illuminati, la Masonería y otras.

Vivimos en un mundo globalizado. Es cierto que sigue habiendo fronteras y estados, pero si analizamos con frialdad los principales «clubs» del mundo vemos que, más allá de los estados, sus fronteras y banderas, parece haber un destino marcado por sus dirigentes, que se reúnen en agrupaciones aparentemente inocentes y que miran las cosas desde una perspectiva supranacional. Los tentáculos de las sociedades secretas, de los verdaderos dueños del mundo, están por todas partes.

(Fuente: https://oldcivilizations.wordpress.com/)

EL GRAN FRAUDE DE LA BANCA


Antonio Muñoz Roig, licenciado en Derecho, activista de la Asociación Hipotecados Activos y responsable del blog de difusión social, económica y política “la ventana esmeralda”, explica, en este vídeo, qué son las Titulizaciones Hipotecarias y el fraude que esconden al posibilitar que los bancos que vendieron o cedieron sus derechos de crédito a terceros, se personen en los desahucios pidiendo a los jueces que se te eche de tu casa, sin tener legitimación para hacerlo, por no ser ya titulares de aquellos derechos ni titulares tampoco de derechos accesorios como son las hipotecas, por haberlas transferido también.

lunes, 28 de septiembre de 2015

¿SE RESQUEBRAJA EL RÉGIMEN SAUDÍ?



Recordemos que el pasado jueves una estampida de peregrinos causó 1700 muertos en Mina, un valle situado a cinco kms de la ciudad de la Meca, a donde aquéllos se dirigían para cumplir con la Peregrinación anual o Hayy, uno de los cinco pilares del islam, junto a la 'shahada' (profesión de fe), la limosna, la oración, y el ayuno en el mes de Ramadán.

Pues bien, el ministro de Educación de Arabia Saudí, Al-Maqrun, ha abierto la caja de los truenos al acusar al actual ministro de Defensa, Mohamad bin Sultán, de haber diseñado la tragedia que recientemente tuvo lugar en las afueras de la ciudad santa, en los siguientes términos: “Teniendo en cuenta las diferencias políticas existentes en el seno de la familia real, lo acaecido en Mina puede haberse tratado de una conspiración organizada con el fin de ocasionar la destitución del actual príncipe heredero (Mohamad bin Naye), y así abonar el terreno para que Mohamad bin Salman se convierta en el sucesor del rey saudí (aquejado de demencia senil y próximo a la abdicación)”.

El actual rey saudí, Salman bin Abdulaziz al Saud, y el minis-
tro de Defensa y príncipe heredero adjunto Mohammed bin
Salman, al parecer implicado en la tragedia de la Meca
Teniendo en cuenta que en estos precisos días se está produciendo la peregrinación a La Meca, estas declaraciones son una auténtico BOMBAZO para la comunidad musulmana, pues el haber matado a 2.000 creyentes en el más sagrado acto para esta religión es, ni más ni menos, la declaración de que los guardianes de La Caaba no sirven al Islam, sino a intereses satánicos.

Según informaciones facilitadas por la agencia libanesa Al Manar, fue la presencia del convoy del hijo del rey saudí y segundo príncipe heredero, Mohammed bin Salman Al Saúd, la causante de la tragedia. Su cuantioso séquito -200 militares y 150 oficiales de policía escoltaban al príncipe- obligó a los peregrinos a cambiar de dirección hacia la zona donde se produjo la avalancha. En dicha zona se había producido un inesperado e injustificado cierre de varios corredores alternativos por parte de las autoridades sauditas.

Los lectores españoles recordaréis la tragedia de la discoteca Madrid Arena en Madrid, en la fecha del día de Halloween, originada, también, cuando los responsables de la sala cerraron las puertas de emergencia de salida. Dos sucesos calcados, en definitiva, que, para más inri, tienen al diablo como protagonista, pues la tragedia madrileña sucedió en la festividad de Halloween y la musulmana, en el punto donde los feligreses apedrean a la representación de Satanás.

Como es sabido, la estabilidad del actual gobierno saudita cuelga de un alambre, una vez que Yemen está invadiendo su territorio, luego las tragedias podrían generar el típico efecto “padre protector” por el que los ciudadanos se unen en torno al jefe del estado. Por otro lado, tampoco es descartable que un tercer agente pretenda el enfrentamiento entre musulmanes.

El pasado cuatro de septiembre, una fuente que se hace llamar “La voz de la Casa Blanca” había anunciado un ataque de falsa bandera en la Meca, que, aunque con características distintas, parece presagiar lo ocurrido. No es el primer "accidente" sospechoso que ocurre en la ciudad más santa del Islam: el pasado 11 de septiembre la caída de una grúa en dicho lugar causó la muerte a 107 personas y heridas a 238 más. La fecha da que pensar, pero el que la grúa fuera propiedad de "Construcciones Bin Laden" ya es de traca. A los pocos días estallaba un incendio en un hotel en Meca. Todo ello ha provocado que una alta autoridad religiosa egipcia exija que La Peregrinación a la Meca, la más importante ceremonia del islam, deje de estar controlada por la familia saudita y pase a serlo por una comisión religiosa musulmana internacional.

Dado que la autoridad sobre esta peregrinación ritual es, en buena medida, la fuente del respeto musulmán por la familia real, esta exigencia puede ser considerada un jaque en toda la regla al actual gobierno saudita.

Esta situación se produce mientras un manifiesto anónimo de un miembro de la familia real saudita llama a la sublevación contra el actual rey, denunciando como un grave error de cálculo la agresión a Yemen, y mientras el gobierno iraní insta a la ONU a investigar las circunstancias que provocaron la masacre.

Podéis estar seguros de que esta semana van a haber “guerra de sables” en el reino saudita o, dicho de otra manera, un golpe de estado o un ‘intento de’.

Ni que decir tiene que lo que suceda puede cambiar de un plumazo la situación de Siria e Irak.

(Fuente: Rafapal)

TRADUCCIÓN DESOPILANTE


CÓMO RESOLVER LA CRISIS MIGRATORIA EUROPEA EN 5 SENCILLOS PASOS


domingo, 27 de septiembre de 2015

"DROGANDO A NIÑOS": LA INTROMISIÓN DE LA PSIQUIATRÍA EN EL DESARROLLO INFANTIL




Los artículos de los periódicos a menudo pregonan las “maravillas” de las investigaciones psicofarmacéuticas actuales para el tratamiento de los “problemas” y “discapacidades” emocionales y de aprendizaje que tienen los niños.

Parecen razonables. Parecen convincentes; la ciencia conquista de nuevo nuestro universo material para el beneficio de la Humanidad. ¿Sería posible que alguien objetara la posibilidad de hacer que quienes tienen problemas tuvieran una vida normal?

Los padres de Daniel sí. Y también los de Cory. Podrían discutir con vehemencia y pasión. Y con aproximadamente 20 millones de niños de escuelas alrededor del mundo son etiquetados con un trastorno mental que requiere que sean químicamente controlados por medio de potentes drogas psiquiátricas que alteran la mente; estos padres están muy lejos de estar solos.

¿Quiénes son Daniel y Cory y por qué sus padres objetan? Son niños que no sólo son incapaces de llevar una vida normal debido a las llamadas drogas “milagrosas”, si no que trágicamente ya no están entre nosotros, debido a esas drogas.

Te invito a que analices el ejemplo anterior más de cerca, desde el punto de vista de los niños, porque la realidad y las etiquetas, podrían no reflejar lo mismo cuando se trata de las “drogas psiquiátricas del momento”.

Reflexionemos en algunas palabras y cómo las usan. Por ejemplo, “normal”; probablemente tú tienes tu propia idea de lo que es un tipo de vida normal. ¿Implica el consumo de drogas psiquiátricas mortales que alteran la mente y son adictivas? ¿Implica depender por completo de tales drogas para permanecer normal?

¿Qué hay de la palabra “medicamentos”? ¿Tranquiliza tu mente al presentarte imágenes de un benigno jarabe para la tos prescrito por un bondadoso doctor de familia? Nada puede estar más lejos de la verdad. Un medicamento psiquiátrico es una droga adictiva muy poderosa.

Luego está la palabra “científico”, usada a menudo en la psiquiatría para añadir legitimidad a sus pronunciamientos. Según el World Book Dictionary, la palabra implica “sistemático, preciso, exacto”. Esas características no tienen nada que ver con la psiquiatría o su prima la psicología.

Otros ejemplos de palabras que sufren en sus manos son “valores”, “bien”, “mal”, “seguro”, e incluso “educación”.

Esta es la sutil propaganda del psiquiatra y el psicólogo en acción: dar nuevas definiciones a las palabras. De algún modo, estando en sus manos, las cosas simplemente parecen retorcerse y al final se hacen añicos.

El problema es que su propaganda a nivel mundial respecto al tema de los niños y la educación ha engañado totalmente a personas bien intencionadas: padres, maestros, y políticos por igual, diciendo que el comportamiento “normal” (ahí está la palabra de nuevo) de la infancia ya no es normal; que es una enfermedad mental. Y además que sólo administrando drogas de forma continua y rigurosa desde temprana edad, quizás podrá el niño “afligido” salir adelante en las peores circunstancias de la vida.

¿Quién hubiera pensado hace años que llegaríamos a esto? Sin embargo, estamos aquí, y la cruel realidad es que a causa de esto, vidas jóvenes y valiosas alrededor del mundo están en un grave peligro de ser permanentemente dañadas e incluso de que las perdamos.

Al contrario de la opinión psiquiátrica, los niños no son “animales para experimentos”. Son seres humanos que tienen todo el derecho de esperar protección, cuidado, amor y la oportunidad para alcanzar su potencial máximo en la vida. Una oportunidad que se les niega con las camisas de fuerza y etiquetas psiquiátricas.

Estamos publicando este informe, “Drogando a los Niños; La Psiquiatría Destruyendo Vidas”, para denunciar las mentiras y la propaganda que se está llevando a cabo, para dar una perspectiva e información que no está disponible fácilmente a los padres y otras personas interesadas, y lo más importante, para ayudar a volver a introducir cordura y control al cuidado y a la educación de nuestros hijos.

Los niños son nuestro futuro.

Lo que está en juego no es otra cosa que nuestro propio futuro.

Sinceramente,
Jan Eastgate
Presidente de la Comisión de Ciudadanos por los Derechos Humanos Internacional
(Visto en: http://periodismo-alternativo.com/)

¿HA SIDO DIRIGIDA LA HISTORIA POR SOCIEDADES SECRETAS? (14)



Los illuminati desaparecen oficialmente de la historia en el siglo XVIII, tras la presunta disolución de la Orden. Sin embargo, conforme avanza el tiempo y como por arte de magia, aparecen vinculados a sociedades secretas que participan en todo tipo de tramas. ¿Quiénes fueron sus herederos? 

Los Illuminati generarán numerosas ramificaciones. Algunas de ellas participarán directamente en el nacimiento de la Liga Comunista y acabarán vinculándose con la Primera Internacional. Otros, que supuestamente preferían el lado esotérico de la vida, como Rudolf von Sebottendorff, se decantarán por seguir actividades espirituales, llegando a fundar distintas sociedades secretas de carácter esotérico. Una de ellas, creada en la década de los años veinte, fue la sociedad secreta Thule. En los albores de ésta sociedad, su secretario de actas fue un personaje que tiempo más tarde haría temblar al mundo. Se trataba de Adolf Hitler.

En 1918, cuando tras la derrota en la Primera Guerra Mundial, la deprimida sociedad alemana estaba notablemente influenciada por el ocultismo, nació el grupo Thule. Su inspirador fue el ocultista Rudolf von Sebottendorff, un personaje que usó diferentes nombres en función de las actividades que realizaba. Así, bajo el alias de Rosenkrautz, el mismo nombre que tuvo el fundador oficial de los rosacruces, actuó como coordinador de una organización secreta turca denominada Luna Roja. Estudió astrología, simbología, cabala y ocultismo y se cree que fue el responsable de buena parte de la filosofía esotérica que se introdujo en el nazismo.

La nueva sociedad secreta, cuyo nombre pretendía exaltar el legendario reino de Thule, que para muchos era la Atlántida, era una organización de carácter antisemita a la que pertenecieron, entre otros, Adolf Hitler y su lugarteniente Rudolf Hess. Merece la pena destacar que el escudo de dicha sociedad es una esvástica situada tras una reluciente espada vertical que representa la fuerza de la transmutación y el cambio de los roles establecidos.

Al año de su fundación, uno de los miembros de Thule, Karl Haushofer, crea una orden secreta paralela con el nombre de «Hermanos de la Luz», cuyo objetivo era perpetuar el conocimiento mágico y esotérico. Haushofer había mantenido relaciones con diferentes corrientes místicas y tuvo un papel muy relevante entre los miembros de Thule y sobre el Partido Nazi. De hecho se cree que fue él quien introdujo la idea de «refundar» una nueva Alemania basada en la pureza de la raza y la antigua tradición oculta precristiana.

Hemos visto lo que significaron las guerras mundiales, probablemente orquestadas por sociedades secretas. Hemos visto ya que Giuseppe Mazzini fue un conspirador illuminati a la vez que masón. Pero su función no acaba en la correspondencia con Pike. Mazzini fue el fundador de la Logia Pl, un grupo oscuro de corte secretista, que supuestamente tenía vinculaciones con los movimientos políticos de carácter revolucionario, al tiempo que presuntamente se relacionaba con el esoterismo iniciático. De dicha logia, poco después, surgió otro grupo bastante más peligroso. Se trataba de la Logia P2, siglas que definen al grupo «Propaganda Dos», que ha sido acusado de protagonizar numerosos atentados terroristas, de introducirse secretamente en la Santa Sede y, según se dice, de preparar y llevar a cabo el asesinato de Juan Pablo I.

Tras la Segunda Guerra Mundial, los movimientos neofascistas quedaron disgregados en distintos grupos que más tarde intentarían pasar a la «política democrática», pero sin perder sus bases y conceptos fascistas. De hecho las tramas de conspiración política estuvieron a la orden del día en Italia durante toda la década de los cincuenta. Y, finalmente, en 1964 y en 1970 hubo dos intentos concretos de desestabilizar el régimen parlamentario, que fueron presentados como desórdenes político-estudiantiles.

Pero a partir de 1977 las cosas empiezan a cambiar y las sucesivas oleadas de agitación social dan lugar a la creación de grupos más radicales de extrema derecha. De esta forma, en 1979, nacen «Terza Posizione» y «Nucli Armati Rivoluzionari». En apariencia se trataba de grupos estudiantiles fascistas, pero la trama iba más allá. Quien dirigía dichos grupúsculos era el poder en la sombra, y buena parte de esa sombra estaba poblada por sociedades secretas, entre otras la de los illuminati.

En los años ochenta la Logia P2 decide pasar a la acción. El 2 de agosto de 1980 se lleva a cabo un atentado en la estación de tren de Bolonia, donde mueren 85 personas y hay otras 200 heridas. En diciembre de 1984 otro atentado, esta vez contra el expreso de Roma-Milán, arrojará un saldo de 16 muertos. Las investigaciones concluyeron que tras aquellos atentados podían estar no sólo los servicios secretos, sino también una logia de supuesto carácter masónico. Su nombre era «Propanganda Due» (P2). Su fundador era Licio Gelli y su misión acabar con el poder establecido en la República de Italia.

La P2 había estado dirigiendo, desde principios de los sesenta, todo tipo de acciones terroristas con el fin de crear desestabilización política para conseguir su particular «Nuevo Orden. Licio Gelli tenía influyentes contactos con el Vaticano, que le permitían sus planes utilizando la estructura de la Iglesia. Disponía de notables relaciones, no sólo entre las jerarquías eclesiásticas, sino también en la CÍA y el KGB. Gelli había sabido convencer a más de un ámbito de poder. Las investigaciones que se hicieron tras la desarticulación de la P2, comprobaron que, además de miembros del Vaticano, había jefes de las fuerzas armadas de Italia, entre ellos treinta generales y ocho almirantes. Por si esto no fuera bastante, pertenecía también a la logia el jefe de los servicios secretos, así como una serie de empresarios notablemente vinculados con los medios de comunicación.

La logia de Gelli fue disuelta por el parlamento italiano. Tras la «desarticulación oficial» de la P2, su fundador fue acusado de varios delitos de los que salió airoso. Incluso a finales de los 90 fue definitivamente absuelto de los cargos de conspiraciones contra el estado italiano.

Si bien se le otorga la paternidad de la expresión «nuevo orden mundial» a George Bush padre, en realidad no le corresponde a él. Ya aparece algo muy similar en el dólar de presunto diseño masónico-illuminati. Pero si buscamos referentes más contemporáneos, vemos que en 1968 Nelson Rockefeller, tras introducirse en el ala liberal del Partido Republicano y presentarse como candidato en las elecciones de ese año, dijo que si alcanzaba la presidencia trabajaría con todas sus fuerzas para «obtener la creación de un nuevo orden mundial».

Nelson Rockefeller fue masón. Los buscadores de tramas ocultas en la historia afirman que supo rodearse de asesores que estuvieron vinculados a los Illuminati y, de hecho, la Orden Gran Logia Rockefeller al igual que la Orden de Skulls & Bones, con vinculaciones con la familia Bush, son una muestra de ello.

En relación con el conflicto entre los Illuminati y la Iglesia que aparece en la obra "Ángeles y demonios", es interesante resaltar que en agosto de 1969, al volver de un viaje por América Latina, Rockefeller envió un informe al presidente Nixon en el que le dicía: «la Iglesia Católica ha dejado de ser un aliado de confianza para nosotros y la garantía de estabilidad social en el Continente Sudamericano… Debemos estudiar la necesidad de sustituir a los católicos por otros cristianos en América Latina, apoyando grupos fundamentalistas».

En la búsqueda de un gobierno mundial aparecen un gran número de instituciones compuestas, no sólo por las principales fortunas del mundo, sino también por personas dotadas de grandes capacidades de mando. En la actualidad la visión que se tiene de estos grupos es que son asociaciones empresariales, financieras, o que tienen misiones de asesorías en las relaciones exteriores de numerosos países. Sin embargo, la cosa parece ir más allá, y si bien no es posible afirmar que dichas instituciones estén gobernando el mundo, todo apunta a que son utilizadas como tapaderas por algunos de sus miembros que sí son los que manejan los hilos.

(Fuente: https://oldcivilizations.wordpress.com/)

WOLKSWAGEN, UNA MARCA MALDITA


sábado, 26 de septiembre de 2015

HOUDA, HUIDA HACIA EL INFIERNO



Mirando desde los brazos de su madre como la policía húngara golpeaba y gaseaba a su padre, a las cientos de pesonass, la niña solo observaba en silencio, recordaba los momentos felices del calor del hogar, cuando Siria estaba libre de la invasión occidental para derrocar a un presidente incomodo, al margen de las políticas criminales de estados y organizaciones terroristas gubernamentales como la OTAN, la Unión Europea o los Estados Unidos.

Houda, con sus apenas cuatro añitos no entendía nada, solo que llevaban ya casi tres meses huyendo desde el corazón de un país destruido, donde grupos terroristas financiados desde el exterior asesinaban a los hombres, violaban sistemáticamente a mujeres y niños/as, quemaban sus hogares, convertían los pueblos y ciudades en infiernos donde la vida no valía nada, solo la maldad, el saqueo y la violencia desmedida.


Los ojitos de la niña le quemaban por el gas pimienta, la gente corría desesperada mientras los policías del gobierno nazi de Hungría cargaban con la multitud, su padre seguía sangrando, su madre lloraba y la apretaba contra su pecho en una carrera sin rumbo, hacía un lugar desconocido rodeado de alambradas con espinos.

A su alrededor una multitud atemorizada que se aplastaba contra un muro de cemento, gente mayor, niños y niñas, mujeres embarazadas, algunas con bebés en los brazos casi recién nacidos, gritos, alaridos de terror, llantos, mientras los uniformados seguían disparando las bombas lacrimógenas, los gases, las balas de goma que cuando golpeaban en las cabezas de la gente las dejaban sin conocimiento en el suelo.

Algunas caras le sonaban del barrio, vecinos que hasta hacía pocos meses se les veía felices en los parques y calles de la milenaria Damasco, cuna de civilizaciones y de la cultura ancestral, donde Houda iba la guardería, la que llevaban Hada y Lina, las dos chicas maestras que la trataban tan bien, con tanto cariño, las dos secuestradas por ISIS, violadas y descuartizadas por creer que apoyaban al gobierno, quizá simplemente por ser mujeres cultas, formadas, con ideas propias.

En un instante cesaron el fuego y los golpes, los gases se disipaban en medio de una atmósfera irrespirable, mientras llegaban los autobuses para llevarlos al campo de concentración, un espacio circular muy parecido a los que usaba el fascismo alemán en la Segunda Guerra Mundial. Su padre había desaparecido, seguramente había sido detenido por la brutal policía, su madre sudaba a pesar del frío, escuchaba con su cabecita pegada a su pecho el latido asustado de su corazón, no tenían donde ir, habían perdido todo, solo les quedaba llegar a los barracones de aquella nueva prisión donde seguramente pasarían muchos años encerrados.

Ya en el autocar Houda abrió la mano, la tenía cerrada durante todo el asalto policial, la manita roja, manchada de gas pimienta y descubrió que todavía tenía la muñequita de colores, la princesa del cuento parecía mirarla desde el infinito país de los sueños.




Francisco González Tejera

(Visto en http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/)