lunes, 29 de febrero de 2016

ORWELL EN LA ESCUELA: ESCOCIA UTILIZARÁ A LOS NIÑOS PARA VIGILAR A SUS PROPIOS PADRES



Parece que los programas para vigilar nuestras vidas hasta el más recóndito rincón, no se limitarán a la vigilancia de nuestras telecomunicaciones, al monitoreo constante de nuestra actividad en las redes, ni a la omnipresencia de las escrutadoras cámaras de vigilancia en las calles.

En algunos países ya se están empezando a crear elaborados programas para conseguir que los niños vigilen y denuncien a sus propios padres y familias.

Un ejemplo de ello lo tenemos en un polémico programa de vigilancia escolar que se está iniciando en Escocia.

Los escolares de Escocia serán sometidos a pruebas psicológicas ‘encubiertas’ como parte de un nuevo programa de vigilancia impulsado por el gobierno Escocés del SNP.

Mediante este programa, cada joven y niño de Escocia será interrogado sutilmente en la escuela sobre su vida privada y su hogar y se le pedirá que complete una serie de cuestionarios intrusivos, con el presunto objetivo de asegurar el bienestar de los niños y de saber si sus padres los tratan adecuadamente.

Entre otras cosas, estos cuestionarios les preguntarán a los niños si sus padres les “hacen sentir especiales” o si consideran que viven en un hogar “acogedor”, entre muchos otros detalles personales destinados a vigilar a los padres a través de los ojos de sus propios hijos.

Pero quizás lo más inquietante no serán las preguntas en sí ni los exámenes regulares a los que serán sometidos los niños en la escuela, sino que las respuestas de éstos serán almacenadas en una gigantesca base de datos del gobierno, que elaborará PERFILES de alumnos y de familias; y luego esos datos serán analizados para seleccionar a determinados alumnos que posteriormente serán sometidos a una investigación bajo el programa Named Persons, que asigna como tutores o vigilantes estatales a funcionarios concretos (maestros o visitadores médicos), que “aconsejarán” a los niños y a sus familias sobre cómo deben afrontar “sus problemas”.

Los alumnos escoceses deberán ir haciendo frente a estas pruebas intrusivas regularmente a lo largo de toda su carrera escolar, desde que entren en la escuela hasta los 18 años o más allá si repiten cursos.

Se alentará a los niños más pequeños a que divulguen información en las clases acerca de sus familias y de su vida en el hogar, mediante juegos con tarjetas y canciones para que se familiaricen con la definición de bienestar estipulada por el gobierno escocés.

Los niños más mayores se enfrentarán a toda una amplia serie de preguntas, en áreas que irán desde la vida familiar hasta la salud sexual, y se les pedirá que evalúen sus experiencias en todos estos campos en una escala de cero a diez.

Una de las pruebas a las que se someterá a los niños, una herramienta llamada “lo que pienso“, está diseñada para desentrañar los detalles más íntimos de las familias de los alumnos a través de preguntas directas, incluso en las guarderías.

Los maestros de todo el país están siendo entrenados sobre cómo transferir correctamente las respuestas de los niños a la gigantesca base de datos, mediante ejemplos de posibles testimonios hipotéticos de los niños sobre sus vidas.

Por ejemplo, uno de los ejercicios de entrenamiento, incluye a un hijo varón, llamado genéricamente “J” que explica en clase que “no echa de menos a su madre cuando pasa la noche con su abuela”.

Otro ejercicio describe a un niño que cuenta que “se hizo un corte en el labio jugando solo en el parque” y que cuando volvió a casa llorando, su padre le grita, diciéndole que es “un niño grande y que no debe llorar como un bebé”.

Otro ejemplo de entrenamiento, hace referencia a un niño que cuenta que “siente miedo en su habitación” y que a veces su madre le permite mantener la luz encendida, aunque a veces lo castiga apagándola “si no se porta bien”.

Estos son ejemplos con los que se entrena a los maestros para que aprendan a describir los testimonios de los alumnos de forma adecuada cuando lo suban a la gran base de datos.

En el Concejo de Angus, a los alumnos se les pregunta, mediante tarjetas, cosas como: “¿Quién limpia tu casa? ¿Es acogedora? ¿Quién hace el té? ¿Cómo está tu habitación?”

Estas tarjetas también se han elaborado para los padres, animándoles a “comportarse de una manera que constituya un buen ejemplo para su hijo” y “participando en actividades de la comunidad”.

Las tarjetas fueron desarrollados por el Concejo de Angus y están siendo utilizadas por otras autoridades locales escocesas.

Pero en Escocia, este programa tremendamente intrusivo ya ha levantado un fuerte rechazo, sobretodo cuando a los niños más mayores se les pregunta si beben, fuman o cometen crímenes y sobre si se sienten cercanos emocionalmente a sus padres.

Algunos expertos denuncian los peligros de estos tests de vigilancia y los activistas denuncian que los equipos destinados a entrenar a los maestros para que elaboren estas pruebas, ya están aconsejando a los docentes que oculten a los padres la verdadera naturaleza de la elaboración de perfiles.

Simon Calvert, director de la campaña en contra del programa Named Persons, afirma que las últimas revelaciones sobre lo que pretenden hacer le resultan ‘espeluznantes’.

“Los padres van a tener que pedirle a las escuelas y a las autoridades locales que dejen de espiar a sus hijos”.

“Psicológicamente la manipulación de los jóvenes para extraer de ellos información confidencial es algo fundamentalmente equivocado; pero almacenar además toda esta información en una base de datos gigante es asombrosamente temerario”.

“Es algo orwelliano, inmoral y tiene que ser detenido inmediatamente”

Como decíamos antes, los datos recopilados por los maestros durante las pruebas de control regulares, son subidos a una base de datos estatal y analizados en el programa Named Persons, que juzga el bienestar de cada joven contrastando los datos obtenidos con una lista de comprobación del gobierno, que incluye indicadores tales como si el alumno necesita ir al dentista, si se porta mal en clase o si no se presenta voluntario a realizar determinadas actividades.


Una investigación que involucra a trabajadores de los servicios sociales podría hacer un seguimiento de un joven si este no se muestra “en general optimista”, si “no muestra actitudes positivas hacia la sexualidad de los demás” o “si se lesiona jugando algún deporte”.

Cada una de las 32 autoridades locales de Escocia ya está recibiendo el software necesario para realizar un seguimiento adecuado de los alumnos, su rendimiento y su comportamiento, en un sistema llamado SEEMiS, con información compartida con el Gobierno escocés y el NHS (Servicio Nacional de Salud del Reino Unido).

Los críticos dicen que este esquema de elaboración de perfiles va incluso más allá del controvertido sistema ‘ContactPoint’ de Inglaterra que fue desmantelado en 2010 tras una catarata de advertencias y denuncias que afirmaban que era ilegal e inseguro.

Ahora se teme que la centralización de los perfiles, datos y archivos de un millón de niños escoceses, incluyendo su nombre, dirección, aficiones e incluso fotografías, así como el trayecto que realizan cuando van a la escuela, les puede exponer al riesgo de ser secuestrados.

El Dr. Stuart Waiton, profesor de sociología en la Universidad de Abertay en Dundee, Escocia, afirma que: “Un problema importante con los profesionales de la campaña Named Persons, es que no parecen creer que la familia como institución privada sea importante para la sociedad. Su mirada deformada de la realidad les hace percibir la confianza, la lealtad y la privacidad en el seno de las familias, como un conjunto de secretos que se ocultan a puerta cerrada y que deben ser desvelados”.

“Una vez que estos programas consideren a todos los niños como vulnerables y a cada familia como algo potencialmente tóxico, el resultado será que estos profesionales de la vigilancia, cada vez verán menos problemas en interferir en la vida privada de los niños, sus padres y las familias”

Bajo el esquema Named Persons, cada niño tendrá un tutor del estado asignado al nacer, para supervisar su bienestar hasta la edad de 18 años.

Todas las familias recibirán 11 visitas obligatorias para inspeccionar las habilidades de los padres antes de que un niño comience a asistir a la escuela.

Los trabajadores de Named Persons, tendrán derecho a exigir información y compartirla con la policía y los trabajadores sociales, sin el conocimiento o consentimiento de los padres.

Maggie Mellon, vicepresidenta de la Asociación Británica de Trabajadores Sociales y ex directora de la organización benéfica Children 1st, afirma que los indicadores de bienestar que se utilizarán en esta herramienta, claramente están siendo utilizados como un método para examinar a los padres. Según Mellon, con las pruebas de vigilancia a los niños, en realidad no se intenta medir la felicidad o la creatividad del niño, sino vigilar a las familias.

De hecho, este esquema de vigilancia trata a los maestros y cuidadores como profesionales y expertos neutrales incapaces de equivocarse, mientras insinúa que los hogares familiares son entornos peligrosos que deben ser monitoreados y vigilados “por el bienestar de los niños”.

Pero Mellon denuncia que la realidad, muchas veces es la opuesta.

Según Mellon, muchas veces los niños llegan a sus casas hablando de cómo sus maestros o cuidadores en las escuelas, les han gritado o castigado por hacer cualquier cosa.

Pero los padres no se dedican a anotar los nombres de esos maestros que han castigado a sus hijos y a subirlos a una base de datos nacional para que otros padres puedan controlarles como si fueran unos criminales.

Además, este programa de vigilancia hacia el bienestar de los alumnos, no tiene en cuenta la posibilidad de una opinión sesgada por parte de los maestros hacia sus alumnos o sus familias.

El programa no tiene en cuenta que los maestros pueden tener prejuicios acerca de sus alumnos y sus padres, por el simple hecho de que sean pobres, negros, madres o padres solteros, parejas gays o cualquier posible prejuicio que altere la percepción del maestro y le impulse a perjudicar a dichas familias consciente o inconscientemente.

Lo más grave es que esta herramienta de vigilancia, si nadie la detiene, va a empezar a ser utilizada y la información será interpretada como evidencia de un posible abuso o negligencia de las familias hacia sus hijos, lo que puede acarrear la destrucción de dichas familias con un simple click de ratón y la aplicación del correspondiente protocolo.

Como vemos, estamos ante una maniobra que de proliferar y extenderse a otros países, tendrá graves consecuencias a la hora de moldear la sociedad del futuro.

Por un lado, permitiría la aplicación de un demoledor sistema de vigilancia social que serviría para debilitar el estamento familiar y reforzar así el poder centralizado del Estado y de una autoridad externa difusa decidiendo todos los detalles relativos a la vida de los individuos; todo ello aplicado por un estado tecnocrático en el que “los expertos” ejercerán de auténticos padres de los niños y mediante el cual, los auténticos padres biológicos ejercerán únicamente de depositarios de los niños, casi como si fuera un préstamo que les hace el Estado.

Pero lo más grave es que con ello se cultivará la mente de toda una generación de niños, que serán programados desde bien pequeños para revelar todos los detalles de sus vidas y de la intimidad de sus hogares.

Niños que serán instruidos para convertirse en delatores de sus seres queridos, como si exponer los detalles de su propia vida y de sus propios padres a un extraño, fuera la cosa más normal del mundo.

Y como siempre, los pretextos utilizados para implementar estos monstruosos programas de control social parecen encomiables.

No dicen que el objetivo es garantizar el sano desarrollo de los niños y su bienestar, como si todos los padres fueran unos criminales en potencia y las familias un pozo de perversión y malos tratos.

Si no hacemos nada ahora, en el futuro vamos a lamentar enormemente no haber detenido el nacimiento de esta insportable dictadura tecnocrática, mucho más sutil y por lo tanto, mucho más efectiva y terrible que la que nos exponía George Orwell en "1984".

Y es que a veces hasta parece que Orwell pecó de ingenuo y se quedó corto…

(Fuentes: http://www.dailymail.co.uk/; http://www.gov.scot/; visto en http://elrobotpescador.com/)


Nota del blogger:

Después de una secuencia de entradas cuando menos preocupantes, mañana, como cada primero de mes, el blog solo dará cabida a noticias positivas.

TURQUÍA ROMPE EL ALTO EN FUEGO EN SIRIA COMBATIENDO EN APOYO DEL ISIS



El hecho ha sido expuesto por el Teniente General Sergei Kuralenko, Jefe del Centro Ruso para la Reconciliación de Siria. Kuralenko ha pedido explicaciones a su homólogo estadounidense.

Al parecer cerca de un centenar de soldados turcos apoyados por artillería han combatido, según informa el portal israelí Debka, en apoyo de los combatientes de Isis en la ciudad siria de Tell Abiad, fronteriza con Turquía.

El hecho de que los turcos combatan junto a Isis en contra de los kurdos sirios pone una vez más en evidencia esta auténtica farsa. Supuestamente Turquía forma parte de la coalición contra Isis ¿No es así?.

Todo este embrollo sería un chiste de mal gusto si no fuera porque están sufriendo y muriendo personas inocentes. La élite satánica busca llevar al mundo a una Guerra Mundial que les permita establecer su Nuevo Orden Mundial y de paso suprimir a gran parte de la población que les sobra en su “nuevo mundo”. Todo ello lo están implementando mediante un gran engaño del que su títere Estado Islámico tiene un papel principal.

Estos satánicos miserables no se van a atrever a una intervención terrestre hasta que no vuelvan a perpetrar otro gran atentado de falsa bandera en Europa. Esa será la excusa perfecta para que cuenten con la bendición de la gran masa aborregada, manipulable mediante los viejos trucos de “buenos y malos”. HASTA QUE NO DESPERTEMOS UNA MAYORÍA DE PERSONAS LIBRES DE ENGAÑO Y DE PREJUICIOS, ESTOS HIJOS DE SATANÁS CONTINUARÁN CON SUS PLANES.

¡¡ QUE SIGA EL CIRCO !!

(Fuente: RT; visto en http://dondelaverdadnoslleva.blogspot.com.es/)

"GLADIO": LA MAYOR RED TERRORISTA DE LA HISTORIA (5ª PARTE)


La recompensa del verdadero periodista:
el descrédito yla muerte.
El caso Gary Webb, comentado al final de la anterior entrada, ejemplificó como un sistema puede ensuciar y asesinar la memoria de los héroes que lo denuncian y desenmascaran, sobre todo con las armas de la palabra, un instrumento que sigue siendo muy peligroso. Como acertadamente reflejan aquí, la CIA, antes de asesinar a Webb, compró a un grupo selecto de sicarios con carnet de periodistas para hundir, ridiculizar y, en definitiva, menoscabar su trabajo. El acoso sin precedentes a la credibilidad de Webb fue asignado a un equipo de 17 periodistas (“carroñeros” sería un término más exacto para estos mercenarios, de los que tenemos en nuestro país (España) ejemplos sobradamente identificables) comprados por la CIA. Entre ellos, “prestigiosos” e influyentes medios como Los Angeles Times, Washington Post y New York Times, periódicos de cabecera de la CIA.

El mismo Washington Post, en boca de su repulsivo plumífero, Jeff Leen, a raíz del estreno de la película Matar al Mensajero, en 2014, se reafirmaba en su campaña de difamaciones, descrédito y mentiras sobre Webb diciendo que “Webb no fue un héroe del periodismo” y que la “historia de su persecución por parte de unos supuestos medios “pusilánimes y cobardes” es pura ficción. Para ello nos remite este mendaz soplón a sueldo de la CIA que esos “grandes” medios de manipulación desmontaron la versión de Webb. ¡Claro, cómo que todo ese periodismo canalla y delincuente había puesto en marcha una campaña difamatoria con el ventilador y la mierda en marcha, trabajando todos ellos, activamente, para la CIA (con sumas importantes de dinero de por medio) en aras de destruir, con invenciones y mentiras, la reputación de Webb! Y luego la CIA finalizó el “trabajo” metiéndole dos tiros en la nuca. Pero la muerte de Webb fue, según el disparate oficial, un suicidio.

La recompensa del lacayo. ¿Cuáles son los méritos de es-
te pollo? Cumplir su palabra no: dijo que se iría de España si
Ada Colau se convertía en alcaldesa.
Y, en España, también tenemos ejemplos de chusma periodística, o esos llamados pseudoescépticos que tachan de “conspiranoia” todo lo que no es del gusto de sus inmaculadas versiones conspiranoico-oficiales. Personajes de esta calaña hay a borbotones, como un tal Javier Cavanilles, una especie de Bruno Cardeñosa del “escepticismo” y oficialnoico militante, que dijo que con el asunto Webb “empezó la conspiranoia 2.0”. Un argumento, como siempre, fantástico que pone al descubierto la indigencia intelectual de estos individuos, de los que creen que ovnis, fenómenos mistéricos, caras de Bélmez y conspiraciones políticas van de la mano. Entonces, llegados a este punto de sublime razonamiento, las verdades de los asesinatos políticos de Estado sólo podrán ser probadas por quienes disponen de todo un aparato gigantesco de propaganda a su servicio (es decir, los propios Estados capitalistas), mientras que lo demás serán “teorías de la conspiración” frase acuñada, no lo olvidemos, por la CIA, a finales de los años sesenta del siglo pasado, cuando empezaron a aparecer denunciantes de sus canalladas.

Yolanda González Martín, asesinada en 1980 por un ultra que
a dia de hoy trabaja de asesor de los cuerpos de seguridad del
Estado. Cuidadín: sacar conclusiones lógicas de esto te con-
vierte en COSNPIRANOICO. Lo correcto es no usar la lógica
“Pruebas extraordinarias requieren de afirmaciones extraordinarias” es la leyenda de manual importada de EEUU, faltaría más, a la que apelan los catecumenistas del pseudoescepticismo (proveniente del desvencijado desván cientifista) para endosarla a cuanto menos sospechosos actos delictivos de Estado, muchas veces probados … pero siguen siendo “conspiraciones”, porque a ellos les sale de los santos c….. Así, el escepticismo verdadero, el pensamiento crítico, se convierte en conspiranoia y las versiones oficiales son el sancta-sanctorum de los “mass-media” y la charlatanería de los crédulos en patrañas oficiales que sirven, de este modo, a los grandes intereses de los Estados que patrocinan guerras y guerreros terroristas. En definitiva, dan cobertura ideológica, deliberada o no, a los crímenes de Estado, no sabemos si con fondos reservados o como agentes B o C de algún servicio de inteligencia. Porque ya puestos a pensar fatal … se me ocurren unas cuantas cosas (“conspiranoicas”, claro).

Continuando con Gladio y el libro de Williams…hablábamos de drogas. Y tenemos que el Vaticano también estaba metido en este sucio negocio. ¿En qué operación criminal no ha estado enfangada esta institución en toda su historia? El narcotráfico tenía que ser, necesariamente, una golosina apetecible para los negocios ilícitos de la Santa Sede y así lo remarca Williams: el Vaticano tuvo un papel clave en la aparición del comercio de cocaína, ofreciendo el lavado de dinero a los cárteles de la droga a través de su Institución. Para iniciar este proceso, la Santa Sede estableció una cadena de empresas fantasmas en Panamá y las Bahamas que transferían los depósitos de los cárteles al Banco Ambrosiano y a bancos italianos que estaban bajo el control de Michele Sindona, el gángster de Dios. Para la santa mafia vaticana, no había línea roja que valiese, ni ética moral cristiano-evangélica a la que sujetarse. Servir a Dios y al crimen organizado era el undécimo mandamiento no escrito de la multinacional mafiosa de Roma.

El dictador Videla tiende la mano al cardenal Samoré. ¿Fué
él el prelado que aconsejó los métodos más "cristianos" de
tortura y eliminación de disidentes?
Pasando directamente a las asonadas militares del Cono Sur, según Williams, ningún país latinoamericano, ni siquiera el Chile de Pinochet, pudo igualar los niveles de violencia que siguieron al golpe de Estado militar del 24 de marzo de 1976, en la Argentina. De hecho, el único régimen para crear un estado de terror próximo a la de Argentina fue la Alemania nazi de Hitler (incluso había otros paralelismos con el nazismo, incluyendo una campaña de odio patrocinada por el gobierno contra los cuatrocientos mil judios que residían en el país). Hasta treinta mil prisioneros políticos (incluyendo estudiantes, sindicalistas, periodistas, e incluso mujeres embarazadas) murieron o desaparecieron durante el período de 1976-83, en una “guerra sucia” que fue aprobada totalmente por las distintas administraciones norteamericanas: desde la de Gerald Ford, pasando por Jimmy Carter, hasta Ronald Reagan.

No hace falta decir que, una vez más, el imperio, EEUU, y su brazo armado terrorista, la CIA, fueron los principales patrocinadores de la Junta Militar golpista argentina. El criminal Henry Kissinger, ideólogo del Plan Cóndor y todos los golpes de Estado en Latinoamérica, Europa y resto del mundo en los años sesenta a ochenta, fue advertido por el Secretario adjunto para América Latina, William Rogers, de que en Argentina “se iba a desatar una gran represión con muchos muertos” a lo que el genocida judío contestó que “Ya lo sé, pero eso no es de nuestra incumbencia”. El Congreso de EEUU, poco después de semana y media de producido el golpe en Argentina aprobó una ayuda de 50 millones de dólares, al nuevo régimen militar. Cabe señalar y esto no ha sido muy publicitado en las crónicas del terror golpista argentino que, después de la sublevación militar fascista, escuelas, sinagogas y periódicos judíos fueron intimidados y extorsionados, ante la indiferencia del Estado etnicista judío, al que sólo le interesaba orquestar “boom” publicitarios como los escasos nazis a los que persiguió en Latinoamérica.

Adolfo Tortolo, colaborador de los represores
de la Operación Cóndor.
La iglesia católica argentina se sumó al golpe militar bendiciéndolo a través del arzobispo de Paraná, Adolfo Tortolo. Y otros, como Victorio Bonamín, hablaron abiertamente del golpe como una defensa de “la moral, la dignidad humana, y en última instancia, una lucha para defender a Dios ….Por lo tanto, ruego por la protección divina sobre esta “guerra” en la que estamos inmersos. La siniestra ESMA (Escuela Mecánica de la Armada) sirvió para la ejecución de la “guerra sucia” de los devotos católicos golpistas: en concreto, torturas y asesinatos como los relatados por Williams Si el detenido era una mujer, los torturadores utilizaban cables eléctricos para aplicarlos a los pechos, la vagina o el ano. Si era un hombre, aplicaban los cables a los genitales, la lengua o el cuello. A veces las víctimas se movieron de forma tan incontrolada por las descargas que no sólo perdían el control de sus intestinos, sino también rompían sus propios brazos y piernas. Como ya no había sitio para esconder los cadáveres, los asesinos decidieron que Los muertos fuesen arrojados desde aviones a cientos de millas de la costa de Buenos Aires, junto con las víctimas de las torturas, quienes habían sido drogados hasta quedar en un estado comatoso. Un piloto declaró que los presos caían como hormigas de los aviones. Eso sí, previamente, bendecidos por la jerarquía eclesial argentina.

Es conocido que, en pleno furor represivo de la dictadura militar argentina, dos sacerdotes jesuitas, el padre Jalics y el padre Yorio fueron secuestrados por la dictadura y conducidos a la ESMA, donde fueron torturados y, al cabo de cinco meses, finalmente liberados. Aquí Williams mete el dedo en el ojo del actual Papa, Francisco I, es decir el argentino Jorge Bergoglio como uno de los que denunció a los dos jesuitas y estuvo implicado, además, en el robo de bebés durante la dictadura. En concreto, el Padre Yorio, en el juicio de los líderes de la junta 1985, dijo que Bergoglio los había entregado al escuadrón de la muerte: “Estoy seguro de que él mismo [P. Bergoglio] entregó la lista con nuestros nombres a la Marina. Mientras que Jalics afirmaba que “A partir de las declaraciones de un funcionario y 30 documentos a los que he podido tener acceso, hemos sido capaces de demostrar, sin lugar a dudas, que este hombre [Bergoglio] no cumplió su promesa [proteger a los sacerdotes], pero, por el contrario, presentó una denuncia falsa a los militares sobre nuestras personas. En 2005, la abogada argentina derechos humanos Myriam Bregman presentó una demanda penal en contra de Bergoglio, que había sido elevada al Colegio de Cardenales, acusándolo de complicidad en el secuestro y tortura del P. Yorio y el P. Jalics, junto con seis miembros de su parroquia. la Sra Bregman dijo que las palabras de Bergoglio lo condenan y demuestran que él toleraba la tortura y el asesinato. “La dictadura no podría haber funcionado sin este apoyo clave,” dijo Bregman.

Bergoglio es un Papa más de Washington y la CIA, como todos los que han ocupado la poltrona vaticana durante todo el siglo XX y XXI. Eso sí, con la salvedad, del que dieron matarile en 1978, Albino Luciani, nombrado Juan Pablo I que, al ver toda la podredumbre aquí relatada, decidió finiquitar los negocios sucios del Vaticano con la mafia, Sindona, el Banco Ambrosiano y Gladio, por lo que el clan masón de la Santa Sede, con el “gorila” Paul Marcinkus a la cabeza, y la CIA, decidieron que era urgente darle pasaporte para el territorio de Dios nuestro señor Jesucristo.

Juan Pablo I murió, seguramente, envenenado o por sobredosis forzada de algún medicamento mientras tenía en su poder los documentos del “cambio”, que iban a posibilitar (o, al menos intentarlo) el poner patas arriba la estructura mafiosa de la multinacional vaticana. Algo, por otra parte, que se antojaba un imposible práctico. Como si no supiera con qué clase de “elementos” estaba jugando el bueno de Luciani. Bien lo tuvo que saber en los años previos a su nombramiento como Papa, pero en su inocencia papal creyó que reformar la iglesia económica y sus delitos era tan simple como derribar un castillo de naipes; en definitiva, decretar unas reformas que no iba a cumplir ni el barrendero de la ciudad de Dios. De ello, el crimen contra el antecesor de Wojtyla, se ocupa Williams en los capítulos siguientes (el 11, llamado Un Problema Papal).

Lo cierto es que, de Bergoglio, parece claro que, como dice Williams, pocos parecen prestar atención que Francisco I es el primer papa que ha sido acusado de crímenes contra la humanidad … algo de lo que nadie (o muy pocos) han informado, o lo han hecho con la boca muy pequeña, añado yo.

(Fuente: http://uraniaenberlin.com/)

¿DEMOCRACIA?



domingo, 28 de febrero de 2016

ASESINOS DE PRESIDENTES (3ª PARTE)


William McKinley (1843 – 1901) fue el vigésimo quinto Presidente de los Estados Unidos y el último veterano de la Guerra Civil estadounidense elegido presidente. El 6 de septiembre de 1901 fue tiroteado por el anarquista Leon Czolgosz. Falleció ocho días después y se convirtió en el tercer presidente asesinado en el cargo, tras Abraham Lincoln y James Abram Garfield. Fue sucedido por Theodore Roosevelt.

John Fitzgerald Kennedy (1917 – 1963) fue el trigésimo quinto presidente de los Estados Unidos. Fue conocido como John F. Kennedy, Jack Kennedy por sus amigos y popularmente como JFK. El Presidente Kennedy recibió varios impactos de bala en la calle Elm de Dallas (Texas), a las 12:30, el 22 de noviembre de 1963, mientras realizaba una visita política por el estado de Texas. Fue declarado muerto media hora más tarde. Lee Harvey Oswald, el supuesto asesino, fue arrestado en un teatro, aproximadamente 80 minutos después de los disparos.

Según Woodrow Wilson, Presidente de los Estados Unidos (1912-1920): “Desde que ingresé a la política, muchos hombres se me han acercado para confiarme sus pensamientos de manera reservada. Algunos de los más importantes hombres de los Estados Unidos, de las áreas del comercio y de la industria están asustados de alguien, están asustados de algo. Saben que en algún lugar hay un poder tan organizado, tan escondido, tan vigilante, tan interrelacionado, tan completo, que es mejor no hablar más alto que el ruido de la respiración cuando se lo condena”.

Woodrow Wilson
Que esta frase la haya pronunciado Woodrow Wilson en 1913, durante una entrevista concedida al New Republic, y no otro presidente de los Estados Unidos, tiene una especial significación. No sólo porque se trata de un presidente norteamericano que resultó reelecto, sino porque Wilson no fue precisamente un presidente que se opusiera a los deseos de la élite petrolero-financiera norteamericana. De hecho sucedió lo contrario, ya que ayudó a los banqueros a crear un banco central privado -el FED- cuyas acciones están en las manos de los bancos más importantes de Wall Street y no del Estado norteamericano.

Hemos escuchado muchas veces que el Banco Central estadounidense, o sea el Federal Reserve Bank (FED), es la entidad más poderosa del mundo. En ese sentido, suele decirse que su jefe es más poderoso que el propio presidente de Estados Unidos. Razón no le falta a quien piense de esta manera. El FED maneja las tasas de interés de corto plazo del dólar no sólo en Estados Unidos, sino en todo el mundo, influye sobre las tasas de interés de largo plazo mediante intervenciones en el mercado financiero, agrega o quita dinero de los mercados, acelera o retrae el ritmo de crecimiento y de generación de puestos de trabajo en Estados Unidos y, en menor medida, en el mundo. Influye de manera muy importante en las paridades cambiarías y, por lo tanto, en las corrientes comerciales y en los flujos de capitales del mundo.

Aunque el FED está en condiciones de generar secesiones, depresiones, reactivaciones y euforias financieras, ante las cuales los políticos de turno en la Casa Blanca o en el Congreso poco pueden hacer para evitar el impacto en los votos que su Director puede indirectamente realizar, sería incorrecto pensar que la real base del poder es el FED. En todo caso, el FED y su Director también son instrumentos de un poder superior. El FED fue creado por ley del Congreso el 22 de diciembre de 1913. Los banqueros privados, en aquel momento, venían criticando en forma pública la ley que creaba un Banco Central en Estados Unidos. Sin embargo, en forma reservada, los principales banqueros norteamericanos se frotaban las manos ante esa ley que habían logrado sacar, gracias al senador Aldrich, casado con una hija del magnate John D. Rockefeller I.

Una gran cantidad de legisladores se encontraban ausentes al acercarse la Navidad, y la votación parlamentaria fue manipulada. Se trató de un movimiento magistral a la medida de la élite que se originó en conversaciones reservadas entre los principales banqueros en 1910.

William Howard Taft
Para poder crear al FED, la élite financiera y petrolera norteamericana tuvo que manipular las elecciones de 1912. El presidente Taft buscaba la reelección. Pero su partido, el Republicano, se había pronunciado públicamente contra la creación del FED. Así dadas las cosas, la élite decidió fracturar al Partido Republicano en dos. Por un lado, se presentaba Taft. Por el otro, Theodore Roosevelt, ex presidente de la República. La división abrió las puertas para que el manipulable Woodrow Wilson accediera al poder con mucho menos del 50% de los votos. La élite, con su presencia y la del senador Aldrich, se ganaría la seguridad de la aprobación de la creación de un Banco Central privado: el FED.

No cabe duda de que el mejor negocio de la Tierra es emitir moneda. Desde hace siglos los principales banqueros saben muy bien que si la gente acepta como medio de pago un papel emitido por un banquero privado, con la promesa de redimirlo en oro o plata, y prefiere comprar y vender con ese billete y no con oro o plata metálica, entonces tal banquero tendrá la potestad de decidir quiénes deben recibir crédito y cuánto, qué tasas de interés cobrarles, a quién no prestarle, ... Y todo mediante la creación de medios de pago.

Si los banqueros privados observaban que la gente no requería que le redimieran en metálico los billetes puestos en circulación, sino que la población los acumulaba y efectuaba sus transacciones en papel moneda, entonces podían generar de la nada muchos más billetes y ponerlos en circulación. De esta manera, el total de papel moneda superaba con creces las reservas en metálico que los banqueros privados guardaban en sus cajas fuertes.

En otras palabras, los banqueros privados tenían la potestad de crear dinero de la nada si la gente aceptaba sus billetes. Y fue lo que ocurrió. El origen de la propia banca debe buscarse a través de operaciones de este tipo. Los bancos de Inglaterra, Francia y Alemania no comenzaron, como usualmente se piensa, como bancos estatales ni como empresas de las respectivas coronas, sino como bancos privados, controlados en buena medida por la dinastía banquera europea que se había instalado en Inglaterra, Francia, Alemania, Austria e Italia. Así como el clan Rothschild, junto a sus asociadas Kuhn, Loeb, Lehman, Warburg, etc. Que el negocio bancario estaba monopolizado en unos pocos clanes familiares se puede ver simplemente a través de una vieja anécdota. mientras Max Warburg dirigía el Banco Central alemán durante el gobierno del kaiser Guillermo II, y se constituía en su banquero personal antes de la Primera Guerra Mundial, su hermano, Paul Warburg, era directivo del FED. El tema alcanzó ribetes escandalosos en Estados Unidos y obligó el rápido reemplazo de Paul Warburg. Otra anécdota, mientras la familia Rothschild era una de las principales accionistas tanto en forma directa como indirecta del propio Banco de Inglaterra, la rama francesa de dicho clan colocaba varios integrantes para dirigir nada menos que el Banco de Francia, el cual sólo fue estatizado luego de la Segunda Guerra Mundial.

El primer Banco Central creado fue el Banco de Inglaterra. Ya antes de las guerras napoleónicas los Rothschild poseían un enorme poder financiero en toda Europa. Deseaban aumentarlo y así establecer las políticas financieras en los principales países europeos. Lo mismo pudieron hacer durante el transcurso del siglo XIX con los bancos centrales de Francia y Alemania. A menudo financiaron guerras entre los países, con la estrategia de prestarles a ambos bandos. De esta manera, cuando las guerras finalizaban, las naciones y las casas reales quedaban debilitadas, endeudadas y, por lo tanto, cada vez más dependientes de los banqueros.

Fueron los Rothschild quienes decidieron ingresar a Estados Unidos financiando a clanes familiares a los que observaban durante mucho tiempo antes de otorgarles fondos para sus emprendimientos, y que resultaban “amigos incondicionales“, tales como los Rockefeller, los Morgan, Carnegie, los Harriman, etc. Por lo tanto, no debe llamar la atención que el FED no sea un Banco Central común y corriente. No es como el Banco Central de cualquier país latinoamericano o el Banco Central Europeo. No es un banco central propiedad del Estado. Es, lisa y llanamente, un banco privado. Y se trata de un banco privado propiedad de unos pocos bancos privados.

Por ejemplo, de los 19,7 millones de acciones del FED, unas 12,2 millones de acciones (62%) eran propiedad de sólo tres bancos hacia fines de 1994. ¿Qué bancos? El Chase Manhattan, el Citibank y el Morgan Guaranty Trust. Tres grandes apellidos desde hace muchas décadas han controlado y controlan esos tres bancos. Se trata de los Rockefeller, los Rothschild y los Davison (Morgan). Ese porcentaje habría continuado creciendo merced a las fusiones que se registraron en la última década.

Tampoco debe llamar la atención, entonces, que el anterior jefe del FED, Alan Greenspan, haya sido director corporativo de JP Morgan, de Morgan Guaranty Trust y de la petrolera Mobil (Standard Oil of New York), antes de ocupar el estratégico cargo en el FED. Woodrow Wilson repetía públicamente que no deseaba que los Estados Unidos ingresara en la Primera Guerra Mundial. Pero tramaba en secreto con funcionarios y banqueros la manera de entrar lo antes posible en la misma, aun cuando no tuviera una razón para ello.

Fue Wilson quien llevó adelante la agenda de la élite para generar la Sociedad de las Naciones, entidad cuyo objetivo inicial era intentar establecer un gobierno mundial globalizado tras la derrota de las potencias centrales europeas en 1919. También fue quien creó el actual sistema impositivo norteamericano, que cobraba impuestos a la clase media y a los pobres mientras que absolvía del pago de impuestos a los más ricos empresarios, que podían esconder legalmente sus fortunas en fundaciones libres del pago de todo impuesto. ¿Les suena?

Por otra parte, Wilson fue el presidente que ayudó a que la disolución del monopolio petrolero norteamericano, controlado por la familia Rockefeller, que representaba a la empresa Standard Oil, hoy Exxon, y otras, fuera simplemente una subdivisión en varias empresas que operaban en la sombra como una única empresa.

Finalmente, fue Wilson quien ordenó que se le diera un pasaporte nuevo al revolucionario ruso León Trotsky para que pudiera realizar la Revolución Rusa de octubre de 1917, instalando el bolchevismo en Rusia, tal como era deseado por la élite globalizadora en aquella época.

Como puede verse, quien hablaba de la existencia de un poder oculto y secreto no era un teórico de las conspiraciones ni un paranoico que veía enemigos donde no los había. En realidad era uno de los más estrechos colaboradores que la élite globalizadora encontró en todo el siglo XX. Sin embargo, es importante ver cómo fue desarrollándose el poder de esta élite en las distintas etapas de los siglos XIX y XX.

(Fuente: http://despiertaalfuturo.blogspot.com.es/)

UN MUNDO BIDIMENSIONAL


Existe un modelo social de control basado en la bidimensionalidad de ideas, un mundo donde las ideas alternativas están siendo censuradas, un mundo donde solo existe una propuesta sobre la verdad y en el que no solo no se aceptan otras versiones de los acontecimientos, sino que incluso se demonizan y prohíben.

J.L. nos habla en este video de cómo han instaurado este modelo fulminado la tridimensionalidad de ideas y pensamientos, que enriquecen la libertad humana.

sábado, 27 de febrero de 2016

NOS ENCAMINAMOS HACIA UNA SOCIEDAD DE PSICÓPATAS



Desde hace mucho tiempo soy una gran aficionada al género de terror. Personalmente, disfruto leyendo y escribiendo relatos de este género y tengo varias películas de terror e incluso gore entre mis favoritas, algunas con una gran carga poética y existencial. Me gustan las historias de terror porque permiten explorar lo más desconocido, oscuro y misterioso de la existencia humana.

Y es por ello que me da mucha lástima que el género de terror esté en crisis, y podría decirse que incluso condenado a desaparecer. Porque, siendo honestos, ¿ahora ya qué podría causar terror a la población?

Cuando salió la película ‘Tesis’ de Alejandro Amenábar en 1996 todo el mundo se quedó fuertemente impresionado al desvelar la realidad de las películas ‘snuff’, aún tratándose de una cinta de ficción. Y ahora, ¿a qué persona (sobre todo joven o adolescente) le podría impresionar ‘Tesis’, si probablemente ya haya visto decenas de vídeos ‘snuff’ reales en las redes sociales, muchas veces incluso sin quererlo, saltándole la publicación a sus ojos mientras desayuna por la mañana?

¿A quién le va a revolver las entrañas, si ya estamos en plena y constante exposición a toda clase de violencia gratuita en la televisión, en los reality shows, en las tramas de series y videojuegos? ¿Cómo evitar sentir desprecio por la raza humana, si los medios de masas sólo nos muestran a las personas sin corazón, a los criminales, ridiculizando o invisibilizando a la gente que lleva a cabo buenas acciones, o proyectos para mejorar el mundo?

¿Qué finalidad tiene todo esto? ¿Es que acaso quieren convertirnos en monstruos?

LA EFICIENTE GESTIÓN DEL ODIO

El odio es algo natural e intrínseco a la existencia humana como lo es el amor, la envidia o el egoísmo. Sentimientos todos que hemos experimentado alguna vez en nuestra vida y que no suponen ningún problema para nuestro desarrollo y nuestras relaciones siempre que no sobrepasen unos ciertos límites y seamos capaces de ejercer un control sobre ellos.

Sin embargo, cuando una comunidad humana sufre en su conjunto unas condiciones vitales precarias, o algún tipo de carencia (que puede ser económica pero también emocional, espiritual o de expectativas) es más propensa a llenarse de odio. Es entonces cuando los gobernantes proceden a manejar ese odio, canalizándolo hacia otros seres o grupos para evitar, precisamente, que el pueblo dirija su ira contra ellos. Esto ha ocurrido a lo largo de toda la Historia, y se pueden citar como ejemplos a los circos romanos o a las corridas de toros.


Y, en el contexto actual, si bien es cierto que ahora mismo nuestra civilización está relativamente avanzada en comparación a las pasadas épocas de salvajismo, oscurantismo e ignorancia, la no tan reciente crisis mundial (que ha pasado de ser puramente económica a tener cada vez más tintes geopolíticos) ha provocado auténticas olas de pesimismo, frustración y rabia entre la población. El poder se enfrenta, así, a la gestación de una verdadera bomba de relojería que, de no detonar de forma conveniente y planificada, le podría estallar en toda la cara.

Pero ese no es el único objetivo de alimentar y cultivar el odio humano hasta límites inimaginables.

HACIA UNA PSICOLOGÍA DE GUERRA

Otro objetivo quizá menos visible de bombardear con odio a la población es insensibilizar a la misma, con el fin de prepararla psicológicamente para la guerra, para ‘su’ guerra. Una guerra hacia la que nos encaminamos a pasos agigantados, y que ya no va a consistir como las anteriores en una destrucción y bombardeo masivos sobre grandes áreas geográficas (la tendencia es a concentrarse en puntos concretos, como Siria), sino en un estado permanente de alerta, desconfianza y vigilancia muy parecido al que Orwell vaticinaba en su novela “1984”.

Una guerra en la que se hace necesaria una férrea estrategia de control mental para lograr que la población vea a otros seres humanos como moscas que aplastar, como avatares de un videojuego a los que masacrar sin contemplaciones. Como si fuéramos títeres mercenarios al servicio de sus oscuros fines, manejan los hilos de nuestros más bajos instintos; y esto es algo que se lleva haciendo desde hace siglos, pero ahora a través de herramientas mucho más modernas y sofisticadas.

LA NUEVA RELIGIÓN EN LA QUE PARTICIPA TODO EL MUNDO

Hay quien podría pensar que toda esta oleada de odio tan sólo imbuye a las personas más jóvenes, a las mentes más débiles, o a la gente desequilibrada y fuertemente influenciable. Pero lo cierto es que existe una percepción pública que asocia ser insensible con ser fuerte o valiente. Un ejemplo de ello son los retos que hay en Internet del tipo “a ver quién aguanta viendo más vídeos reales de muertes, accidentes o torturas”, en los cuales muchas veces lo más sobrecogedor no sólo es ver sufrir a otra persona, sino ver cómo el que graba no hace absolutamente nada por ayudar a la víctima.

Y si alguien se niega públicamente a participar en este tipo de dinámicas, aludiendo que no le gusta ver escenas grotescas, o que lo pasa mal viendo cómo otro ser sufre… Se le tacha inmediatamente de “maricón” o “cobarde”, y me pregunto yo: ¿no es esto, acaso, una inversión total del concepto de valentía?

Valentía sería, más bien, todo lo contrario: resistir la tentación del morbo si sabes que no te va a gustar lo que vas a ver, aceptar que tienes una sensibilidad, unos ideales y no tener problema en reconocerlo, sin miedo a lo que piensen los demás …

Lo que ellos llaman “valentía” en realidad se llama “psicopatía”, que es una condición médica real consistente en no sentir un ápice de empatía por nuestros semejantes.

LOS CIMIENTOS DE LA SOCIEDAD PSICÓPATA

El proceso de construcción de una sociedad psicópata comienza desde nuestra más tierna infancia. Por más que las escuelas celebren hipócritamente el Día de la Paz un día al año, el resto de días se les enseña a los niños que la guerra es necesaria. Se les permite jugar a violentos videojuegos cuando su mente aún no está formada y no comprende la trascendencia de la vida y la muerte, se les permite ver programas de televisión del estilo de Gran Hermano donde el ser humano queda rebajado a la mínima condición (y por desgracia, cuando crecen, siguen enganchados a este tipo de programas).

El individuo, a medida que se desarrolla, ve cada vez más y más normal someter al escarnio público a otra persona sin ningún tipo de escrúpulos. Ve cómo los programas del corazón, en los que se expone de manera encarnizada el dominio íntimo y las miserias de cada persona, cada vez tienen más espectadores; y ve cómo las fotos y vídeos donde asesinos muestran sus matanzas y criminales muestran sus abusos, torturas y violaciones tienen miles de ‘likes’ y comparticiones en las redes sociales, sin ningún tipo de pudor o respeto por la víctima.

A medida que el proceso transcurre, el sujeto progresivamente se va desvinculando emocionalmente de las otras personas, y va perdiendo capacidad de empatía ante el sufrimiento ajeno, a costa del cual incluso llega a entretenerse y divertirse.

Y esto no es algo que vaya a ocurrir en un futuro próximo, es algo que ya está aquí, es una realidad en la que ya nos hemos sumergido de manera irreversible. Yo misma me di cuenta de ello cuando comprobé que mi abuela, que vivió una sangrienta guerra civil siendo sólo una niña, quedó profundamente afectada durante varios días cuando vio la famosa imagen del niño refugiado muerto en las orillas de una playa; mientras que el resto de personas más jóvenes y ya plenamente integradas en la sociedad digital nos limitábamos como mucho a compartir la noticia en Facebook y al cabo de 5 minutos ya estábamos pensando en otra cosa.


Pienso que este no es un tema banal, y que es una cuestión sobre la que tenemos que reflexionar y meditar profundamente. Puesto que se trata, ni más ni menos, de la actitud mental que tenemos hacia nuestra propia especie, y todo apunta hacia que existe una agenda para que esa actitud sea de odio, desprecio y repulsión hacia nuestros propios congéneres.

Sabemos muy poco (por no decir absolutamente nada) sobre la élite que nos controla, pero hay una cosa que, a estas alturas, ya deberíamos tener bastante clara: pertenezca a nuestra especie o no, no tiene los mismos intereses que la mayoría de nosotros.

Abramos pues, nuestra mente y preguntémonos qué buscan conseguir con todo esto.

LIBRE PENSADORA
(Fuente: http://gazzettadelapocalipsis.com/)

ROBERT KENNEDY JR. REVELA EL POR QUÉ DE LA CAMPAÑA CONTRA SIRIA




La decisión de Estados Unidos de organizar una campaña para derrocar al presidente de Siria, Bashar al Assad, en gran parte se basó en la negativa de este mandatario a permitir el paso por su país de un gasoducto desde Catar hacia Europa.

Lo asegura el abogado Robert Kennedy Jr., sobrino del expresidente norteamericano John F. Kennedy, en un artículo para la revista ‘Politico’.

Robert Kennedy Jr.
“Nuestra guerra contra Bashar al Assad no comenzó por las protestas civiles pacíficas de la Primavera Árabe en 2011, sino en 2000, cuando Catar ofreció construir un gasoducto por valor de 10.000 millones de dólares que atravesara Arabia Saudita, Jordania, Siria y Turquía“, señala Kennedy.

Esa infraestructura hubiera garantizado que los reinos suníes del golfo Pérsico tuvieran una ventaja decisiva en los mercados mundiales de gas y hubiese fortalecido a Catar, que es el aliado más cercano que Estados Unidos posee en la región, según destaca el autor, quien hace hincapié en que allí se encuentran dos de las principales bases militares norteamericanas y la sede del Mando Central de Estados Unidos en Oriente Medio.

Este columnista indica que, para defender los intereses de Rusia, el presidente sirio se negó a firmar ese acuerdo y optó por otro gasoducto, que se hubiera extendido desde Irán a Líbano y hubiese convertido a los iraníes en los mayores proveedores de gas a Europa, lo cual iba en contra de los intereses de los árabes de mayoría sunita.

Inmediatamente después de la negativa al proyecto inicial, las agencias de inteligencia de EE.UU., Catar, Arabia Saudita e Israel comenzaron a financiar a la oposición de Siria y a preparar una revuelta para derrocar al régimen de Assad, según los datos de diversos informes secretos a los que ha tenido acceso Kennedy, quien detalla que la CIA transfirió seis millones de dólares a la cadena de televisión británica Barada, para que elaborara reportajes en favor del derrocamiento del mandatario sirio.

Sin embargo, Robert Kennedy Jr. subraya que las decisiones de Washington obviaron el hecho de que el Gobierno de Siria era mucho más moderado que las monarquías suníes, gracias a que el país era secular y poseía una élite pluralista.

Además, Assad abogaba por la liberalización y, entre otras cosas, aportó a la CIA toda la información después de los atentados del 11 de septiembre en Nueva York.

El siniestro Hamad bin Jalifa al Thani, dictador de Qatar
en 2000 y dueño de la cadena Al Jazeera.
El autor recuerda que la inteligencia norteamericana ha utilizado a los yihadistas para proteger los intereses relacionados con los hidrocarburos de Estados Unidos y derrocar a regímenes en Oriente Medio desde mediados del siglo XX, debido a que consideraba que las fuerzas religiosas radicales eran un contrapeso fiable a la influencia de la Unión Soviética en la zona.

Ya en 1957 EE.UU. trató en vano de provocar una revolución en Siria y derrocar al gobierno secular democráticamente elegido.

Sin embargo, no se detuvo ahí, sino que la aparición de “el grupo criminal petrolero” Estado Islámico es el resultado de una larga historia de intervención de Estados Unidos en la región, finaliza el jurista.

(Fuente: https://actualidad.rt.com/)

viernes, 26 de febrero de 2016

"GLADIO": LA MAYOR RED TERRORISTA DE LA HISTORIA (4ª PARTE)



CAPÍTULO 8: GLADIO AL SUR DE LA FRONTERA (1)

Gladio, es bien conocido, no sólo fue la expresión máxima del terror capitalista en la Italia de Andreotti, Cossiga y Gelli, sino que extendió ampliamente sus ramificaciones terroristas a otros países europeos. Portugal fue uno de ellos. Aquí Gladio se hizo operativo mediante la ejecución de varios asesinatos de líderes opositores, ya se tratase de simples disidentes, como el general Humberto Delgado, del Frente de Liberación Nacional, asesinado por agentes de la dictadura “salazarista” en Badajoz (España), en el año 1965 (con la necesaria complicidad del régimen franquista), o de revolucionarios izquierdistas de las colonias portuguesas como Eduardo Mondlane, líder del FRELIMO (Frente de Liberación de Mozambique) o Amilcar Cabral (del Movimiento de Independencia de Guinea y Cabo Verde). Todos ellos fueron puestos “fuera de la circulación” bajo la mirada atenta, sino con la coordinación, de la CIA. En Grecia el golpe más “sobresaliente” de Gladio fue la asonada de los “Coroneles”, de 1967, contra el gobierno del “socialista”-socialdemócrata George Papandreu, otra conspiración golpista más con el sello de la CIA. No sólo de “comunistas” vivía Gladio, como se puede ver, sino también de izquierdismos “difusos” que no eran, supuestamente, muy complacientes con el “tito” Sam y resultaban, cómo no, “incómodos” para el imperialismo norteamericano.

Las víctimas del despacho laboralista de
Atocha, provocación de la red Gladio para
provocar la reacción violenta del PCE.
En España muchos conocemos cuánto fue de intensa la actividad terrorista de Gladio en el postfranquismo, bajo el paraguas, tutelaje y cobertura del reciente Estado español “democrático”, a través de sus servicios de espionaje y sus fuerzas policiales, utilizando tanto a elementos del ultraderechismo español como del italiano, aquí, en particular, haciéndose con los servicios de uno de sus esbirros más sanguinarios, Stefano Delle Chiaie. La rama italo-española de Gladio, según Williams, ejecutó en España más de un millar de ataques violentos con el resultado de cincuenta asesinatos (entre ellos, el asesinato de los abogados laboralistas de Atocha, el secuestro y asesinato del dirigente de ETA-pm, José Manuel Moreno Bergaretxe, Pertur, el crimen de la estudiante Yolanda González y decenas de víctimas más). En realidad, los muertos a manos del terrorismo de Estado de la “pacífica” transición española, pactada con la CIA y ejecutada con Gladio, fueron bastantes más de los que cita Williams, no menos de 200, como bien señala Alfredo Grimaldos en su magnífico libro La sombra de Franco en la Transición (autor también de otro excelente documento: La CIA en España)

Turquía (una vieja conocida del terrorismo de Estado) fue, también, otro referente de las atrocidades de Gladio. Williams señala que las fuerzas de Gladio, a instancias de la CIA, abrieron fuego contra una manifestación de un millón de simpatizantes sindicales turcos en la plaza Taksim. La masacre, cometida en 1977, se tradujo en la muerte de treinta y ocho manifestantes y cientos de heridos. Reciente está, no lo olvidemos, otros dos atentados de Gladio en Turquía (aunque esta vez con el sello del nuevo “satán” buscado por el capitalismo: el “islamismo”), actos terroristas calcados a aquél del año 77. En concreto, el de octubre del año pasado fue el más grave, donde la dictadura turca ejecutó una falsa bandera que se tradujo en noventa víctimas mortales como consecuencia de la explosión de una serie de bombas al paso de una manifestación opositora en las calles de Ankara. Ambos atentados (el de este año y el de octubre de 2015) fueron ideados y realizados, con toda seguridad, por la CIA y los servicios secretos del dictador Erdogan aunque atribuibles, según el oficialismo turco, nada menos que a sus aliados patrocinados del “Estado islámico” (los mismos a los que envía armas o trafica con su combustible a través de la frontera con Siria). Todo un ejercicio de criminal desfachatez de un probado régimen homicida.

En Alemania Occidental el atentado más notorio de Gladio fue la matanza perpetrada en la Oktoberfest (Fiesta de la Cerveza) de Munich, en 1980, en la que 13 personas murieron y más de doscientas resultaron heridas. Un atentado, nuevamente, con todos los ingredientes de haber sido monitoreado por el servicio secreto alemán federal, el neonazi BND, parte integrante del entramado Gladio. Mientras, en Bélgica, los terroristas de OTAN-Gladio la tomaron, indiscriminadamente, contra varios supermercados de la ciudad de Brabant, sin vínculo o motivación política alguna que no fuese la ya conocida “estrategia de tensión”, ametrallando a civiles inocentes con el resultado de varios muertos (entre ellos una familia entera). Ninguna reparación a las víctimas o investigación se realizaron sobre estos hechos que no fuese inculpar a chivos expiatorios, o bien se dejaron de perseguir, deliberadamente, a los culpables, cerrando los crímenes en falso.

LLEGA GLADIO-OPERACIÓN CÓNDOR A SUDAMÉRICA

La organización “stay-behind” de la OTAN ya no era una coartada para contener una inexistente invasión del Pacto de Varsovia, puesto que la estructura militar del bloque soviético se basaba en adoptar una estrategia netamente defensiva, mientras que el campo de acción militar-terrorista de la OTAN, al contrario, se había ideado para ser desplegado incluso fuera de Europa y con un sólo objetivo: aplastar la resistencia anti-imperialista de izquierdas en todo el mundo mediante golpes de Estado y asesinatos masivos. El continente latinoamericano, por tanto, no fue ajeno a los planes de los imperialistas ante el crecimiento y expansión que estaban experimentando las fuerzas revolucionarias de izquierdas en aquella región del planeta. La infausta Operación Cóndor de la CIA fue gestada con este propósito, con los mismos presupuestos teóricos y prácticos que el Gladio europeo pero más encarnizadamente aún que el terrorismo desplegado por la OTAN y la CIA en el Viejo Continente, puesto que las democracias norteamericano-europeas se valieron de brutales dictadores fascistas para la consecución de los fines estratégicos anticomunistas del amo de la Casa Blanca.

Joao Goulart, presidente democrático de Brasil derrocado por
los "defensores" de la democraCIA
La puesta en práctica del Plan Cóndor comenzó en Brasil, con un golpe de Estado que garantizase los (supuestamente amenazados) intereses de EEUU en ese país sudamericano. En la década de los sesenta (1964) la CIA derrocó al presidente constitucional brasileño Joao Goulart (elegido democráticamente) y colocó a un dictador (Humberto de Alencar Castelo Branco) en su lugar, quién nada más acceder al poder puso en manos del imperialismo estadounidense el control del 50 por cien de los recursos industriales de Brasil, tanto que En 1971, catorce de las veintisiete empresas más grandes del país estaban en manos extranjeras; el resto, ocho eran propiedad del estado y sólo cinco eran propiedad de consorcios brasileños.

La Argentina pre-golpista de Videla, señala Williams a diferencia de Bolivia, Colombia, Perú y Uruguay no planteaba ningún problema a la hora de aplicar el Plan Cóndor puesto que la mayor parte del país seguía siendo profundamente conservador y católico devoto. Juan Domingo Perón había regresado del exilio para derrotar al presidente Héctor Cámbora en las elecciones generales, lo que constituyó motivo de satisfacción tanto para la Iglesia, como para la CIA. Y, cómo no, también para el gran jefe terrorista de la Logia Masónica (P2), Licio Gelli quien canalizó más de 70 millones dólares de procedencia “negra” para el Frente Cívico de Liberación Nacional, el partido neofascista de Perón. El día antes de su regreso a Buenos Aires, Perón se había arrodillado ante Gelli en una ceremonia secreta para convertirse en miembro de la P2. El rito se realizó en la villa que tenía Perón en España, concretamente en el barrio residencial de la élite política y económica madrileña (Puerta de Hierro). La logia P2 se estableció, de este modo, definitivamente, en Argentina de la mano de los mencionados, en la anterior entrada, asesinos de la dictadura videlista (Emilio Massera, José López Rega, Alberto Vignes, etc)

Lo peor, sin embargo, para los planes de exterminio del Plan Gladio-Cóndor, no fue la oposición subversiva procedente de organizaciones armadas como los Montoneros o el Ejército Revolucionario del Pueblo sino la aparición, en cierta forma sorpresiva, de un grupo de obispos y sacerdotes católicos que, en 1968, en un documento redactado en Medellín (Colombia), apostaron por “defender los derechos de los oprimidos y mantener una opción preferente por los pobres “en la lucha por la justicia social. Los obispos condenaron la alineación de la Santa Sede con las poderosas élites económicas y denunciaron la opresión de los pueblos de América Latina, no sólo por los dictadores militares, sino también por parte de Estados Unidos y otros países del Primer Mundo. Este informe no pasó desapercibido para el imperio y los oligarcas de las multinacionales norteamericanas. En particular, personajes como Nelson Rockefeller advirtieron, a la comunidad empresarial estadounidense de la naturaleza anti-imperialista del documento de Medellín. Rockefeller redactó un informe, que se convirtió en la base de la política latinoamericana de Nixon, habló de la necesidad de que surgieran regímenes militares que pusieran fin a esta nueva teología y advirtió al gobierno de Nixon que había mantener “ojo avizor” con la Iglesia Católica al sur de la frontera ya que, de repente, se había convertido en “vulnerable a la penetración subversiva”.

El Papa Pablo VI, tuvo que contrarrestar esta influencia “católico-izquierdista” con organizaciones católicas de extrema derecha entre ellas el Opus Dei y Acción Católica, trabajando ambas conjuntamente con el gobierno Nixon y la CIA. El Opus Dei se puso en marcha y en Chile pidió el apoyo de la curia chilena para derrocar a Allende. Según Williams El grupo católico comenzó a trabajar en estrecha colaboración con organizaciones financiadas por la CIA como Patria y Libertad, que posteriormente se convirtió en la temida policía secreta chilena (la DINA). Williams afirma que En 1971, la CIA comenzó a desembolsar millones de dólares hacia el Instituto Chileno de Estudios Generales (IGS), un think tank del Opus Dei, para la planificación del golpe militar. Miembros de IGS incluidos abogados, economistas de libre mercado y, también, ejecutivos de publicaciones influyentes, como Hernán Cubillos, fundador de Qué Pasa, una revista del Opus Dei y el editor de El Mercurio, el periódico más grande de Santiago (y que fue el boletín-portavoz de la dictadura pinochetista).

Igualmente, países como Bolivia fueron objeto de golpes de Estado patrocinados por la CIA. El dictador boliviano Hugo Bánzer se rodeó, en los meses previos al golpe militar de 1971, de lo mejor y más granado del fascismo y nazismo internacional, como el criminal de guerra nazi Klaus Barbie, quien, a su vez, reclutó un ejército mercenario de terroristas neofascistas, incluyendo el italiano Stefano delle Chiaie. Y, al igual que sucedió con la financiación procedente del narcotráfico de la red Gladio europea, de nuevo apareció este principal soporte financiero del terrorismo imperialista en el Cono Sur ….ya que, como afirma Williams, una industria multimillonaria salió a flote: el negocio de la cocaína y la heroína de la que la CIA fue un participante activo en la nueva red de drogas mediante la creación de un “oleoducto” que unía a los cárteles colombianos de la droga hasta Compton (localidad en las afueras de Los Ángeles) y los barrios marginales negros de la propia ciudad californiana.

Dicha red de distribución de droga fue destapada por Gary Webb, reportero del San Jose Mercury News, en 1996. Los resultados de Webb dieron lugar a una investigación realizada por el Senado de Estados Unidos, que sirvió para confirmar sus sospechas. Cabe señalar (ya que Williams no lo menciona) que Gary Webb fue asesinado (muy probablemente por la CIA) en el año 2004. Según la versión oficial (noica), Webb se suicidó (no se rían) de “dos” tiros en la cabeza. Existe una película sobre todo ello, de reciente creación, titulada “Matar al Mensajero” que, según los que calumniaron a Webb, idealiza en exceso a este valeroso denunciante. Nada de lo que extrañarse, puesto que esta clase de gentuza eran los mismos a quien la CIA había pagado para desacreditar a Webb. Se ampliará esta cuestión en la quinta parte de esta entrada.

(Fuente: http://uraniaenberlin.com/)