miércoles, 11 de enero de 2017

LA RIDÍCULA FARSA SOBRE EL SUPUESTO HACKEO RUSO DE LAS ELECCIONES ESTADOUNIDENSES


El multi-defectuoso informe de la "inteligencia" norteamericana sobre el
apoyo ruso a la elección de Trump no parece probar concluyentemente na-
da. O sí: que sus autores se han visto poderosamente sugestionados por el
clásico "El mensajero del miedo" ("The manchurian candidate", 1962)

El dia 6 de enero el gobierno de EE.UU publicó un informe sobre "la interferencia rusa en las elecciones presidenciales de EEUU," en el que asegura que Rusia utilizó a hackers para revelar públicamente información que descalificara a Hillary Clinton y así favorecer la elección de Donald Trump como presidente, una elección deseada por Putin, porque, de acuerdo con la entente Obama/Clinton, Trump es un títere controlado mentalmente por el Kremlin, un "manchurian candidate" infiltrado en la Casa Blanca que además ha dejado clara su intención de llegar a un entendimiento razonable con la contraparte rusa en vez de desafiarles a la ruleta ídem con toda la humanidad como rehén de ese juego.

El informe en sí de un burdo que le da un nuevo sentido -y literal sentido- al término "contrainteligencia". Va en círculos y hace afirmaciones risibles sobre los objetivos de Rusia en su supuesta "interferencia". El informe "evalúa hallazgos específicos" (¿qué demonios significa eso?) en lugar de presentar pruebas reales, porque aparentemente no hay evidencia real. Las afirmaciones de que las pruebas no pueden presentarse porque comprometerían la seguridad nacional son transparentemente ridículas. Entonces, de forma adecuada el informe comienza con una lamentable disculpa del porqué no ofrece absolutamente ninguna evidencia de sus afirmaciones:

Un grupo de "hackers" rusos de élite, haciéndose con el
control de los E.E.U.U. como preludio a una cata de vodka
"La Comunidad de Inteligencia rara vez puede revelar públicamente la totalidad de su conocimiento o las bases precisas de sus evaluaciones, ya que la divulgación de esa información revelaría fuentes o métodos delicados y pondría en peligro la capacidad de recopilar inteligencia extranjera crítica en el futuro".

Cuán conveniente es la "seguridad nacional": el último refugio de los mentirosos y los sinvergüenzas. A continuación nos regalan algo llamado "juicios clave". Éstos son aparentemente sacados de la nada ya que se ofrece cero evidencia para sustentarlos.

"Valoramos que el presidente ruso Vladimir Putin ordenó una campaña de infiltración en 2016 que tuvo como blanco la elección presidencial de EEUU. Los objetivos de Rusia eran socavar la fe pública en el proceso democrático de EE.UU, denigrar a la secretaria Clinton, y dañar sus posibilidades de ser elegida. Más aún, valoramos que Putin y el gobierno ruso desarrollaron una clara preferencia por el presidente electo Trump ..."

Escena del remake de "El mensajero del miedo" realizado en
2004 por Jonathan Denme. A la derecha, Meryl Streep. Sí,
la misma que se arrancó en la entrega de los Globos de Oro
con un encendido "speech" anti-Trump
Lo primero que resalta aquí es que el reporte asume que el pueblo estadounidense tenía fe en el proceso democrático de EEUU antes de la elección, o que EEUU de hecho tenía un "proceso democrático". Claramente, el gobierno ha perdido completamente el contacto con los pensamientos y sentimientos del ciudadano estadounidense promedio en lo relativo al proceso político del país y su elección presidencial. Una encuesta llevada a cabo en mayo 2016 encontró que 55% de estadounidenses se sentían desamparados en relación a la elección presidencial de 2016. Sólo 13% dijo que el sistema de dos partidos funciona, mientras que 38% lo considera seriamente descompuesto. Otra encuesta llevada a cabo a principios de octubre encontró que 40% del público había perdido la fe en la democracia estadounidense.

O el gobierno de EEUU está completamente fuera de contacto con los sentimientos de sus votantes, o está ignorando intencionalmente la mentalidad del público para difundir la falsa idea de que alguna vez hubo alguna "fe pública en el proceso democrático" que Rusia pudiera socavar. No la hubo. El público se había deshecho hacía mucho tiempo de cualquier idea de un verdadero proceso democrático en EEUU. Esto quedó claro con la elección de Trump, un verdadero "outsider" en Washington.

Así ve la CIA la elección de Trump
Lo irónico aquí es que la elección de Trump es una señal de que el público estadounidense está interesado en participar en un proceso democrático, pero no en la farsa que los "creadores de realidad" de Washington han creado. La "élite" de Washington aparentemente ha perdido control de la narrativa dominante y de cualquier semblanza de confianza entre el pueblo estadounidense, y ahora están empeñados en difundir mentiras acerca de cómo ocurrió esto. En lugar de aceptar el hecho evidente de que el público de EEUU decidió que ya no querían a una psicópata como Hillary que llevara al mundo hacia la Tercera Guerra Mundial. Como resultado, sienten que es necesario (para justificar sus delirios) hacer una guerra total de información en contra de Trump, presentándolo como un títere del Kremlin que sólo fue elegido gracias a Rusia, y no porque el pueblo de Estados Unidos no pudiera soportar a una Hillary cuyo desequilibrio, corrupción y vicios fueron expuestos ante la ciudadanía.

De vuelta al informe:

"También valoramos que Putin y el gobierno de Rusia aspiraron a ayudar a las oportunidades de la elección del presidente electo Trump cuando fuera posible y a desacreditar a la secretaria Clinton y exponerla públicamente y de un modo desfavorable. Las tres agencias (CIA, FBI y NSA) están de acuerdo con este juicio." (Observese que no se pone en duda la veracidad sobre las informaciones sobre Hillary Clinton reveladas durante la campaña electoral, sino la inoportunidad de exponer unos hechos que el pueblo norteamericano tenía derecho a conocer, nota del "blogger")

Siento decírselo a estos inútiles amateurs de inteligencia, pero los rusos no tienen que hacer mucho para desacreditar a Hillary Clinton. Ella misma ha hecho un excelente trabajo para ello. El mundo occidental entero observó con horror cómo carcajeaba como la harpía de la guerra que es, frente a las cámaras de televisión acerca del brutal asesinato del presidente libio Gaddafi:



"La campaña de influencia de Moscú siguió una estrategia de mensajes de Rusia que mezcla operaciones de inteligencia encubiertas - como la actividad cibernética - con los esfuerzos abiertos de las agencias gubernamentales rusas, los medios financiados por el estado, terceras partes intermediarias, y usuarios pagados de redes sociales o "trolls". Rusia, como su predecesor soviético, tiene una historia de conducir campañas de influencia encubiertas enfocadas sobre elecciones presidenciales en EEUU, que han hecho uso de oficiales de inteligencia y agentes y artículos de prensa para denigrar candidatos que son percibidos como hostiles al Kremlin."

¡Vaya que se retratan! Esta declaración está sacada directamente del manual de la CIA para instalar marionetas imperiales en países alrededor del mundo. Simplemente deben de haber cambiado "EEUU" por "Rusia" y "Pentágono" por "Kremlin". Ya ha sido establecido que el Pentágono utiliza trolls para influir sobre la percepción pública (Nota del "blogger": incluso esta modesta bitácora tiene el honor de contar con al menos tres, perfectamente identificados, que -criaturitas- persisten en dar la tabarra con la insistencia de tres garrapatas):



Tomese en cuenta también que Samantha Bee fue a Moscú para entrevistar a supuestos trolls pro-Trump, y los "trolls" resultaron ser farsantes. Así que mientras que hay clara evidencia de que el gobierno de EEUU hace "trolleo" en las redes sociales para influir la percepción pública, en el reporte se proporciona cero evidencia de que Rusia haga lo mismo.

De vuelta al informe:

"Valoramos con un alto grado de confianza que la inteligencia militar rusa (La Dirección Principal de Inteligencia del Personal General o GRU) utilizó la personalidad Guccifer 2.0 y DCLeaks.com para publicar datos de víctimas de EEUU en ciber-operaciones públicamente y en exclusivas a medios y proporcionó material a WikiLeaks."

¿Es una persona? ¿Es una marioneta? ¿Le pagan los rusos?
¿Le pegan los rusos? ¿Le pirran los rusos?
En primer lugar, Guccifer 2.0 no es una "personalidad" creada por la inteligencia rusa. El hombre tras los hackeos fue entrevistado por el Wall Street Journal y dijo estar enojado de que se culpara a los rusos por su trabajo. Segundo, lo de arriba es sólo una regurgitación de las declaraciones vacías y sin base anteriormente hechas por la "inteligencia" de EEUU. Una y otra vez son incapaces de proveer cualquier evidencia para sustentar esas declaraciones, y sin embargo continúan difundiéndolas como si fueran un hecho. Pero es que de ser ciertas solo demostrarían que la llamada "prensa libre" no está cumpliendo con su labor, y que son los topos de la red los que ejercen el verdadero periodismo de investigación, dando a conocer al público lo que la camarilla de Obama preferiría censurar.

"El principal medio de propaganda del Kremlin, RT (antes Russia Today) ha colaborado activamente con WikiLeaks. El editor en jefe de RT visitó al fundador de WikiLeaks Julian Assange en la embajada ecuatoriana en Londres en agosto 2013, donde discutieron renovar su contrato de transmisión con RT, de acuerdo a medios rusos y occidentales. Los medios rusos subsecuentemente anunciaron que RT se había convertido en "la única compañía de medios rusa" que se asociara con WikiLeaks y que había recibido acceso a "nuevas filtraciones e información secreta." RT da rutinariamente cobertura favorable a Assange y le otorga una plataforma para denunciar a los Estados Unidos."

Hillary Clinton al natural
El gobierno de EEUU odia a los medios de noticias que se atreven a exponer la corrupción de Hillary y sus vínculos con terroristas. Es interesante ver los hallazgos del informe acerca de por qué Putin eligió ordenarle a Rusia influir en las elecciones estadounidenses, aunque sea por la risa explosiva que nos da tal valoración sin sentido:

"Putin señaló públicamente a la revelación de los Papeles de Panamá y al escándalo de dopaje en las Olimpiadas como esfuerzos dirigidos por EEUU para difamar a Rusia, sugiriendo que buscó utilizar revalaciones para desacreditar la imagen de Estados Unidos y pintarlo como hipócrita."

Decir que Putin eligió influir sobre la elección presidencial debido a la revelación dirigida por EEUU del escándalo de dopaje ruso es una sugerencia risible. No hubo investigación independiente acerca del supuesto dopaje de atletas rusos, sino una consigna estadounidense servilmente asumida por el COI que en realidad constituye el verdadero escándalo.

Los Papeles de Panamá no son diferentes. ¿Por qué habría Putin de verse ofendido por los Papeles de Panamá cuando su nombre ni siquiera aparece en ellos? De hecho, existen poderosas razones para pensar que su publicación supuso un intento para-mafioso por desacreditar los paraísos fiscales rivales para reconducir la riqueza evadida de numerosos países hacia otros respaldados por el gobierno de E.E.U.U. (Ver EL VERDADERO OBJETIVO DE LOS PAPELES DE PANAMÁ)

Los rusos comieron el coco a los votantes, dice la CIA, pero
no metieron la mano en la urna. ¡Menos mal!
Eso sí, el informe establece que los maquiavélicos rusos no comprometieron el cómputo de votos:

"La inteligencia rusa obtuvo y mantuvo acceso a elementos de múltiples páneles estatales y electorales en EEUU. El DHS [Departamento de Seguridad Nacional] valora que los tipos de sistemas que los actores rusos atacaron o comprometieron no estaban involucrados en el conteo de votos."

¡Vaya, qué alivio! ¡Por un momento tuvimos visiones de equipos de agentes rusos robando decenas de miles de urnas electorales a través de Estados Unidos de América, tirando sus contenidos y reemplazándolos con votos para Trump!

Lo que, al parecer, no acaban de entender los promotores de este informe es que existe un divorcio absoluto entre la casi totalidad de los medios masivos en EEUU y la percepción del ciudadano medio, que ha rechazado mayoritariamente una política continuista respecto a un presidente (Obama) que ha defraudado las expectativas depositadas en su momento en él, con quien se ha producido una destrucción de empleo que ha dejado en la calle a casi 30 millones de ciudadanos y que ha llevado a cabo una política exterior neoimperialista de la que pocos pueden sentirse orgullosos (aunque sea un gran negocio para unos pocos). Trump ofrece la imagen de un empresario de éxito, un hombre hecho a sí mismo, también -todo hay que decirlo- de un demagogo experimentado que sabe decir lo que la gente quiere escuchar, un poco a la "berlusconiana". También parece la garantía para evitar la guerra con Rusia.

Los estadounidenses tienen suerte de tener a Trump en el puesto. La alternativa hubiera sido Estados Unidos gobernado por gente que tenía la intención de destrozar la Constitución, comenzar una nueva guerra mundial y arriesgar una guerra civil en Estados Unidos de América. Una elección por Trump fue un muy sonoro "¡NO!" a Hillary Clinton y a toda la prepotencia, corrupción y cinismo que representa.


(Fuente y artículo completo: https://es.sott.net/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada