miércoles, 4 de enero de 2017

LOS TATUADORES SERÁN PROPIETARIOS LEGALES DE TU PIEL



La ley considera a un tatuador titular de los derechos de autor de sus diseños. Esto, que podría parecer una cuestión bizantina, no lo es cuando la exposición pública del tatuado genera ingresos sobre los que aquel podría reclamar un porcentaje. De hecho, ya se han dado reclamaciones judiciales como la efectuada contra David Beckham reclamándole parte de los beneficios que obtiene por publicidad en la que exhibe su cuerpo tatuado. Como explica el abogado Javier Galán "un tatuaje que se realiza sobre la piel de una persona ha de ser tratado como una obra más; por ello, el hecho de que se pague por él no implica que se cedan los derechos de explotación".

Este hecho supone que los tatuados pasan a ser propiedad intelectual de cualquier tatuador, llevando en su piel lo que para un tercero supone una potencial -o real- fuente de ingresos. Algo con una inquietante conexión con el proxenetismo, y que evidencia la falta de libertad del mundo en que vivimos.

Nada más nacer somos marcados por un código de barras el de la Ley Marítima y se nos da un valor que aumentamos disminuimos según el bagaje económico que tengamos. A los españoles nos corresponde un valor estándar de unos 64.000 euros por persona, que cotiza en la bolsa de Chicago. Que nuestro nombre aparezca en cualquier documento oficial siempre en mayúsculas evidencia ese carácter de mercancía.

Y la gente como siempre dirá ¿y qué importa?. Pues es un significado más de que no somos libres y que somos propiedad de las siete familias sionistas. Al igual que el ganado estabulado, somos separados, seleccionados y reordenados para comerciar con nosotros. Todo sistema económico y las leyes aplicadas se basan en tejer un conjunto de normas y para sincrasia (sin credo), cuyo fin es el estabulamiento.

Le élite nos muestra la nueva forma de marcado de la bestia, ellos son la bestia, para decir que somos propiedad de un tatuador al que llaman "artista" una vez que ha pasado el tiempo. Es la práctica de la posesión, que te hace perder toda independencia. ¿Que pasará cuando uno de estos artistas exija que legalmente se te impida tomar cualquier iniciativa -viajar a ciertos países, seguir tratamientos dermatológicos, modificar "su" tatuaje- que ponga en riesgo su "inversión"?

Esta educación subliminal de la propiedad es tan patente que está impresa en todo lo que hacemos, y desde un grafiti sobre propiedad pública a un corazón con unas iniciales marcadas en la corteza de un árbol, todo es susceptible de apropiación. Hemos heredado la consigna de convertirlo todo en propiedad, incluso la naturaleza, de no reconocer que hay bienes de los que disponer sin pagar tributo en forma de impuestos a corporaciones, gobiernos o particulares. Desde la tierra a los organismos vivos están siendo objeto de apropiación. Todo se comprará y se venderá, hasta nuestros pensamientos serán propiedad de la élite cuando logren implantarnos órganos sintéticos con número de serie.

La privación de la libertad es una constancia a todos los niveles, desde la propiedad inmobiliaria, al agua, a los alimentos, al aire, incluso si escribes algo es de la editorial, o de facebook. La excusa de apropiación es de todo hasta de una simple nota y la hemos heredado, solo la generosidad nos hace diferentes. Nos despojan de todo y nos recomiendan cínicamente: "Si hay algo que haces realmente bien, no lo hagas gratis". La razón es que en cuanto ese don genere beneficios habrá un titular de ellos. Que no serás tú, sino aquellos que te han convertido a tí en su propiedad.

Todo el sistema es una locura.

(Fuente: https://eladiofernandez.wordpress.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada