domingo, 8 de enero de 2017

UN INESPERADO REGALO DE REYES




Los habitantes de la pequeña isla de Langeoog, en Alemania, se llevaron una inesperada sorpresa hace unos días, cuando una de las playas de la zona apareció repleta de los pequeños regalos que van en el interior de los huevos Kinder de chocolate.

Los niños se volvieron locos y muchos utilizaron hasta carretillas para llevarse a casa el mayor número posible de regalos. ¿Cómo había podido ocurrir aquello? ¿Era obra de los reyes magos?

La explicación, como señaló la BBC, hay que buscarla en Axel, una fuerte tormenta que el miércoles alcanzó la categoría de huracán y que provocó inundaciones en la costa del Báltico.

Según el diario alemán Bild, el mal tiempo hizo que el barco Maersk Mukebo perdiese cinco contenedores que iban repletos de Kinder Sorpresa. Así que la carga no pudo completar su recorrido, desde el puerto de Yangshan en China a Bremerhaven.

(Fuente: http://www.huffingtonpost.es/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario