jueves, 29 de marzo de 2018

SE CONFIRMA QUE LA RADIACIÓN DE LAS TORRES DE TELEFONÍA MÓVIL CAUSA CÁNCER EN ANIMALES



No es sorprendente que tanta gente tenga cáncer hoy en día. Los carcinógenos están en el agua que bebemos, los alimentos que comemos y el aire que respiramos. Podríamos ser capaces de controlar lo que elegimos comer y beber, pero los peligros invisibles a los que estás expuesto en tu vida diaria son otra historia completamente diferente. Si usted vive dentro del alcance de una torre de telefonía celular, las noticias son desalentadoras: Ahora se puede agregar otro estudio a la creciente pila de evidencia que relaciona la radiación de la torre de telefonía celular con el cáncer.

Investigadores del respetado Instituto Ramazzini han publicado los resultados de un amplio estudio de por vida que involucró exponer a los animales de laboratorio a los niveles ambientales de radiación de las torres celulares. Sus hallazgos no sólo apoyaron los del Programa Nacional de Toxicología de EE. UU. que relacionó la radiación con un cáncer cardiaco poco común en ratas macho conocido como Schwannoma del corazón, sino que también descubrieron una mayor incidencia de tumores cerebrales malignos en ratas hembra. Ratas de ambos sexos mostraron condiciones precancerosas como la hiperplasia de células de Schwann. Además, las ratas expuestas tenían un menor peso de la camada, lo que planteaba una preocupación especial para los niños y las mujeres embarazadas que viven cerca de estas torres.

El estudio compensa las deficiencias de los estudios anteriores

Lo que distingue a este estudio es el hecho de que las ratas fueron expuestas a niveles de radiación de radiofrecuencia que están por debajo de las cantidades permitidas por la FCC de los Estados Unidos. Esto significa que son similares a los niveles a los que la gente puede estar expuesta legalmente en los Estados Unidos. Aunque el Programa Nacional de Toxicología alcanzó resultados similares, había sido criticado por usar dosis más altas de radiación en su estudio.

En el estudio Ramazzini, cerca de 2.500 ratas fueron expuestas a la radiación de radiofrecuencia GSM de 1,8 GHz en exposiciones como las que emiten las antenas de las torres celulares durante 19 horas al día. Otro factor que hace que el estudio sea único es que se permitió que los animales vivieran hasta que murieran de forma natural, de modo que cualquier tumor de desarrollo tardío pudiera ser detectado. Esto es crucial porque el 80 por ciento de los cánceres humanos se consideran de desarrollo tardío, ya que ocurren en humanos después de cumplir los 60 años.

Los investigadores, dirigidos por la autora del estudio, la Dra. Fiorella Balpoggi, están haciendo un llamado a la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer para que reevalúe su postura sobre el potencial cancerígeno de este tipo de radiación en humanos.

Renovado vigor en las llamadas a la protección contra las radiaciones peligrosas

Otros expertos se han hecho eco de las preocupaciones de los investigadores. El Dr. José Domingo, Profesor de Toxicología y Editor en Jefe de Investigación Ambiental, declaró: “Este importante artículo de una de las instituciones más aclamadas de su tipo en el mundo proporciona una nueva e importante adición a la literatura técnica que indica fuertes razones para preocuparse por la radiación electromagnética proveniente de estaciones base o torres celulares”.

El Dr. David O. Carpenter, ex decano de la Facultad de salud pública de la Universidad de Albany, dijo que este estudio muestra que los que viven cerca de torres celulares deben estar preocupados. Pidió a los gobiernos que tomen medidas para reducir la exposición a las emisiones de las torres de telefonía móvil y que se aseguren de que no se coloquen cerca de hospitales, escuelas u hogares.

Además, le gustaría ver a las agencias de salud pública educar al público sobre las formas de reducir su exposición no sólo a la radiación de las torres celulares, sino a todas las fuentes de radiación de radiofrecuencia inalámbrica peligrosa, como Wi-Fi en las escuelas y los teléfonos celulares.

El asunto es aún más urgente, señaló el Dr. Carpenter, a medida que se avanza en los planes para colocar torres celulares de “células pequeñas” de 5G aproximadamente cada 300 metros en todo el país. Él dice que esto hará que evitar la exposición sea muy difícil, y aumentará el riesgo de cáncer y enfermedades como la electro-hipersensibilidad.

Isabelle Z.
(Fuente: Natural News, visto en Buscando la verdad)

5 comentarios:

  1. Según un documental que dieron hace poco en la 2, las compañías telefónicas ya saben desde hace años de los perjuicios de las ondas emitidas por las antenas de telefonía móvil, pero, obviamente, como es un sector que mueve cantidades indecentes en beneficios económicos, no se hará nada hasta que la gente empiece a caer como moscas, fulminados por cánceres varios y ya no puedan tapar más la evidencia.

    En ese mismo documental hablaban de que se quiere incrementar la potencia de las antenas debido a la cada vez mayor demanda; sólo hay que ver la cantidad cada vez mayor de zombies callejeros, hipnotizados por la pantallita del móvil, que no se fijan ni por dónde van o automovilistas criminales, que conducen mientras están más pendientes del último "guasap" o cotilleo tuitero que de la conducción.
    Hoy en día, el uso que la mayoría hace del móvil es lo más parecido a una adicción enfermiza.

    También recomendaban apagar los wifis y los móviles en horario nocturno, dejando estos últimos en modo avión si es que eran empleados como despertador, porque han comprobado que las radiaciofrecuencias alteran los patrones de sueño y la calidad del descanso nocturno.

    Igual con el tiempo a las telefónicas les acaba pasando como a las tabacaleras, que acabarán enfrentándose a batallas judiciales e indemnizando millonariamente a los perjudicados. Pero, antes de eso, mucha gente habrá de caer...

    ResponderEliminar
  2. Hace años que estamos con la mosca en la oreja a causa de las antenas. Un amigo teleco, directivo de Telefónica, me informo al respecto. Hay cierta confusión respecto a las antenas: las hay de telefonia movil y tambien de telefonia fija, estas últimas, que son utilizadas por empresas telefónicas que carecen de infraestructuras fijas (cables de cobre o fibra óptica) o no quieren alquilarlas, son las que causan daño, por la gran potencia que necesitan para operar a través de antenas. Las disfrazan de mil maneras en los edificios. El daño grave, no obstante, se produciría si alguien se interpusiera en sus ondas, cosa complicada, porque no volamos. (Creo recordar que me dijo que eran microondas). Seguro que algún teleco podrá ampliar. En cualquier caso, los tumores siempre han existido. Hoy algo más, porque ya no nos morimos por tonterias, ni tan jóvenes como moria la gente hace 50 años. Hay que denunciar, pero sabiendo que nosotros podríamos evitarlo: bastaría con renunciar a estas nuevas tecnologías. ¿Estamos dispuestos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerden que la distancia divide al cuadrado: doble de lejos=1/4 de radiación; triple= 1/9.

      Eliminar
  3. "SE CONFIRMA QUE LA RADIACIÓN DE LAS TORRES DE TELEFONÍA MÓVIL CAUSA CÁNCER EN ANIMALES". Y creo que no necesita confirmación que el ANIMAL más estúpido que existe es el ser humano moderno y que el BENEFICIO ECONÓMICO no puede regir aspectos fundamentales de la vida, pretendidamente humana, y cada vez más subhumana (ANIMAL), que queremos entender como el epítome y la apoteosis del PROGRESO, que no ha demostrado ser otra cosa que un descenso, quizás irreversible ya, hacia la animalidad más penosa y lamentable.

    ResponderEliminar
  4. Juank Hombre Libre3 de abril de 2018, 21:43

    este documental español de 2003 expone claramente la toxicidad por radiación de telefonia movil y demás... fue censurado en DOCUMENTOS TV DE LA 2, por la presión de las compañias telefónicas, se llama CONTRACORRIENTE.
    https://www.youtube.com/watch?v=_WQxShDKDAc&ab_channel=MundodelMisterioRadio

    ResponderEliminar