domingo, 8 de abril de 2018

LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO COMO HERRAMIENTA DE PODER



Jorge Scala, profesor de bioética en la Universidad Libre Internacional de las Américas, es autor del libro La ideología de género, publicado en España por la editorial Sekotia con el subtítulo “el género como herramienta de poder”. En la siguiente entrevista explica el significado de su libro y las implicaciones de esta ideología en nuestra sociedad.

- Thácio Siqueira: ¿Porqué un libro sobre la ideología del género?

– Jorge Scala: La razón es sencilla: la ONU ha creado una Agencia de género. Esa agencia se dedica a controlar que todos los organismos y programas de la ONU incluyan el género. A su vez, la Unión Europea y el Banco Mundial condicionan los préstamos para el desarrollo de los países pobres a cláusulas de difusión del género. Finalmente, se ha incorporado el género en el sistema educativo de nuestros países. Ante todo esto, es preciso investigar qué cosa es el género.

¿Qué significa decir que la ideología del género es esto, una ideología y no una teoría o un descubrimiento científico?

– Jorge Scala: Una teoría es una hipótesis verificada experimentalmente. Una ideología es un cuerpo de ideas cerrado, que parte de un presupuesto básico falso –que por ello debe imponerse evitando todo análisis racional–, y luego va desplegando las consecuencias lógicas de ese principio falso. Las ideologías se imponen utilizando el sistema educativo formal (escuela y universidad) y no formal (medios de propaganda), tal como hicieron los nazis y los marxistas.

¿Qué es, por lo tanto, la ideología del género? ¿Cómo la definiría para nuestros lectores?

– Jorge Scala: Su presupuesto básico falso es este: el sexo sería el aspecto biológico del ser humano, y el género sería la construcción social o cultural del sexo. Es decir que cada quien sería absolutamente libre –sin condicionamiento alguno, ni siquiera el biológico–, para determinar su propio género, dándole el contenido que quiera y variando de género cuantas veces se le ocurra.

Ahora bien, si esto fuera verdad, no habría diferencias entre varón y mujer –salvo las biológicas-; cualquier tipo de unión entre los sexos sería buena social y moralmente, y todas serían matrimonio; cada tipo de matrimonio daría origen a un nuevo tipo de familia; el aborto sería un derecho humano irrenunciable de la mujer, ya que solo ella queda embarazada, etc. Todo esto es tan absurdo, que sólo se puede imponer con una suerte de “lavado de cerebro” global.

Usted, en su libro, la llama de Ideología totalitaria. ¿Hay relación con las ideologías totalitarias que la humanidad ha experimentado en la historia? ¿O es un paso para llegar a estas situaciones de políticas totalitarias?

– Jorge Scala: Hay que respetar a las personas –cualesquiera sean sus pensamientos-. En cambio, las opiniones no se respetan: se disciernen. Y luego de estudiarlas, se apoyan o se desechan. El género destruye la estructura antropológica íntima del ser humano, por lo tanto quien quede a merced de esa ideología lo hará acríticamente. No es más que una herramienta de poder global que, de imponerse, llevará a un régimen totalitario, aún cuando haya elecciones y partidos políticos como en la Alemania nazi.

La ideología de género y la política de cuotas cuando se com-
binan pueden resultar fatales
Parece una ideología que entra en los países por el aspecto legal y jurisdiccional. ¿No será la falta del reconocimiento de una ley natural, y la adopción de positivismo, los fundamentos de este totalitarismo?

– Jorge Scala: El problema parece más profundo y complejo. El "ethos" es aquello por lo que un pueblo estima lo que está bien o lo que está mal, desde lo más profundo de su corazón, al margen de lo que digan las leyes e incluso de lo que haga cada quien en su propia vida. El problema es que Occidente ha perdido su ethos común que, hasta hace 30 o 40 años, era el Cristianismo. El liberalismo hizo que mucha gente considere que la moral es una cuestión privada de cada persona. Entonces, para algunos es bueno mentir, robar o matar o fornicar –en determinadas circunstancias–; y como todas las opiniones valen lo mismo, la única manera de vivir en sociedad es que las leyes “impongan” un cierto ethos, que debe ser aceptado por todos, bajo ciertas penalidades. Por eso en nuestros parlamentos se fomenta todo tipo de leyes de género. Se busca con ellas que –junto con la educación-, formen el nuevo ethos de nuestros pueblos. Y si el género se convierte en ethos, el totalitarismo habrá triunfado.

¿Cómo razonar con quien escribe estas majaderías?
“Donde haya un hombre –mujer o varón-, su inteligencia buscará la verdad, su voluntad intentará amar y autodirigirse hacia el bien”, es lo que usted afirma en su libro. ¿Cuál sería el mejor modo de contrarrestar esta y otras ideologías parecidas que tienden a penetrar en las constituciones y leyes de los países, es la formación de varones y mujeres verdaderos? ¿Qué significa un varón o una mujer verdadera?

– Jorge Scala: Frente a todas las ideas absurdas o malsanas que campean en nuestro mundo actual, lo más importante no son otras ideas que las enfrenten; sino más bien testigos de la verdad. Mujeres y varones cabales, de carne y hueso. La mujer es la madre, o sea: el amor incondicional y que siempre está presente. El varón es el padre, o sea: la autoridad, el amor que pone límites y condiciones, para sacar lo mejor de sí a cada quien. Ambos amores son necesarios para llegar a la madurez humana. Conocer un varón y una mujer así, es la mejor “vacuna” contra la ideología de género.

(Visto en https://laverdadofende.blog/)

5 comentarios:

  1. Carnaval toda la vida.
    Se podría llamar genero a la construcción social, pero es social, no elección individual.
    Incluso en carnaval la comparsa hace invisible al individuo quisiera ser.

    ResponderEliminar
  2. La crítica al extremo es caricatura, como esta entrevista. En vez de desmontar tópicos hembristas que no tienen sentido (ni común ni particular), ¿por qué no denuncias discriminación hacia el sexo/género femenino? Ah, y en ciencias sociales, las teorías son constructos: explicaciones artificiales, si se validan se convierten en paradigmas, este es el método científico. Y aunque las opiniones se disientan, se respetan. En fin, un post lleno de falacias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tantas y tan obvias son las falacias de la entrevista, ¿por qué no refutas alguna?

      En cuanto a los tópicos hembristas, el primero lo tienes en el cartel propagandístico que ilustra el texto, solo que el topicazo no proviene del heteropatriarcado (sea eso lo que sea), sino del propagandismo feminista que ha convertido la universidad hispana en una caricatura de lo que debería ser (no falta ni la iletrada falta de ortografía, todo un síntoma).

      Respecto a las denuncias de la discriminación hacia el sexo femenino, supongo que no eres lectora habitual del blog, porque he publicado muchas, que van desde la denuncia del burka (https://astillasderealidad.blogspot.com.es/2016/05/el-bulto-negro-que-el-realizador-se.html) hasta las del ocultamiento de la pederastia (https://astillasderealidad.blogspot.com.es/2017/04/el-gobierno-minimiza-las-dimensiones-de.html), que afecta a numerosísimas niñas (https://astillasderealidad.blogspot.com.es/2015/12/asi-paga-espana-los-heroes.html), pasando por las discriminaciones que perpetra contra las mujeres ese feminazismo que considera que aquellas que no se someten a su dictados son discapacitadas morales por las que puede decidir (https://astillasderealidad.blogspot.com.es/2018/02/la-enesima-muestra-de-que-vivimos-bajo.html). Teclea “Alcàsser” en el buscador del blog y repíteme luego que no denuncio el daño contra niñas y mujeres.

      Y ya por último, eso de que “las opiniones se respetan” sí que es una falacia como un piano de cola. Solo las respetan los equidistantes, los mediocres o los dessustanciados. Si hay algo que respetar, es a las personas. Cuando frecuemente son las opiniones las que no respetan a las personas o se prioriza a éstas o se ha caído en el fascismo más absoluto, ese que los que “respetáis las opiniones” os debe fascinar tanto. ¿Te parecen acaso respetables el nazismo o la misoginia?

      Lo del párrafo anterior es refutar. No es tan complicado. Aunque siempre seguirá siendo más cómodo etiquetar sin más.

      Eliminar
  3. Feminismo histórico, feminismo subvencionado, feminismo feminazi y feminismo histérico, si preguntas a las mujeres que fueron el 8 de Marzo a la manifestación, estuve allí y sentí vergüenza ajena por algunas pancartas, que es el feminismo histórico, esa mujeres del pasado luchando por los derechos de las personas, hombre y mujer en la misma lucha, no tienen, algunas, ni idea de lo que le hablas, en el fondo este movimiento da pena, porque esta orquestado y manipulado para dividir en vez de unir, lo malo es que continúen en el empeño de autodestrucción de la sociedad a través de la familia, valores y buena fe y así nos irá.

    ResponderEliminar
  4. TODA ESTA MIERDA DE GENERO ES UN NEGOCIÓ REDONDO DÓNDE UNOS POCOS SE APROVECHAN, ECONOMICAMENTE

    ResponderEliminar