miércoles, 28 de febrero de 2018

LAS ONG´s FEMINISTAS, HERRAMIENTAS DE LA DICTADURA GLOBALISTA (1ª PARTE)



En las últimas décadas el negocio de las llamadas ONG’s (Organizaciones no gubernamentales -no se rían-) ha florecido de forma copiosa, curiosamente al calor del injerencismo militar y político de EEUU y la OTAN en todo el mundo. Y lo han hecho como novedosa arma “solidaria” de destrucción masiva ya que las llamadas empresas de caridad social no sólo actúan como agentes desmovilizadores ideológicos en zonas de aparente paz o de pobreza extrema sino que han resultado ser también un instrumento de propaganda muy hábil para reforzar las tesis bélicas de sus “sponsorizadores”. Se puede decir que el tradicional misionerismo católico ha ido dejando paso o coaligándose con los nuevos movimientos seculares de organizaciones sociales “no gubernamentales”, tenderetes manufacturados en su mayoría por intereses públicos y privados, imperialistas, de Occidente. Lo de “no gubernamentales” no es necesario decir que empieza a ser un chiste macabro.


Las ONG’s están funcionando como efectivas traficantes injerencistas de derechos humanos a gran escala, en coordinación con las élites políticas-oligárquicas de EEUU y la Europa de la OTAN, tanto si hay como no potenciales objetivos bélicos de Washington. Si los hay … la estrategia es denunciar primero la “represión” o vulneración de derechos humanos, exigiendo en algunos casos una “intervención militar humanitaria” y después, sobre el “terreno” se encargan de “inventariar” las violaciones de DDHH del “régimen” de turno, en una táctica previamente consensuada con sus amos imperiales. Esto es lo que ha sucedido, en los últimos tiempos, en países como Siria y Libia. Cabe señalar, por otro lado, que en naciones bajo control militar de EEUU, como es Afganistán, las ONGs sólo pueden operar bajo la autorización de la CIA y la OTAN.

La lista “Soros” del magnate norteamericano manejando a sus 226 marionetas en Europa ejemplifica el grado de corrupción de unas élites políticas que actúan no sólo bajo el manto protector del billonario progre de la CIA y de “revoluciones de color” nazis como el Euromaidan ucraniano, sino que utilizan como respaldo a una extensa red multinacional de ONGs, a su vez controladas por las agencias de inteligencia de Occidente a través de fachadas-fundaciones como la NED y numerosas corporaciones empresariales de multimillonarios financistas. Todo ello con el objetivo de mantener el “statu quo” capitalista imperante en el mundo bajo el engaño salvífico de los “derechos humanos”, la “justicia social”, la “diversidad sexual LGBTI” y el “feminismo postmoderno”.


Una de los frentes o caras del activismo ONG generosamente subvencionado por los Estados Occidentales para el control social del “divide et impera” capitalista es precisamente el de las organizaciones feministas agrupadas en torno a la progresía post-troskista, socialdemócrata o neoliberal postmoderna, quienes llevan pontificando durante los últimos años de forma enfermiza, en Occidente, una divinización de lo “feminista”, en particular, desde medios progres como Público o el de George Soros, ElDiario.es, donde colaboran especímenes como Barbijaputa, y también en el resto de medios con tendencias menos progres y más derechosas (ELPAIS, ELMUNDO, etc). Algo que hubiera revuelto las tripas a las iniciadoras de ese movimiento.

La mistificación de lo “feminista” se está haciendo en base a una colección de medias o completas verdades (las menos), anécdotas, mentiras, demagogia, datos en algunos casos falsos y un discurso donde aúnan sensacionalismo, falta a la verdad y menosprecio por el papel a desempeñar por el hombre en sus proyectos de radicalismo (sic) feminista. En el mundo del feminismo subvencionado el discurso debe estar en consonancia con las aportaciones dinerarias que el Estado y/o tus patronos billonarios te dan.

La invasión-invención de un nuevo lenguaje parasitario forma parte sustancial de los, las y “les” próceres del feminismo institucional y callejero. Uno de los alegatos teóricos más bobos y disparatados esgrimidos por el feminismo postmodernista consiste en que hay que despotenciar al hombre de la “masculinidad” puesto que es el resultado de un heteropatriarcado “opresor”. Es decir, la imposición consiste en que tú (como hombre) debes asumir tu rol histórico de “opresor” y luego, vía crucis feminista y despojado de tu masculinidad represiva, ya estarás en condiciones de ser el “hombre nuevo”, según los cánones exclusivistas de arianización feminista. Mientras tanto, eres y seguirás siendo culpable, al modo que la iglesia inoculó a sus súbditos durante largos siglos, de haber sido depositario del pecado original “machista” por ser hombre. Si te lo tomas en serio, esto no llega ni a la categoría de imbecilidad.

El otro pretexto utilizado es repetir de forma monótona e incesante algo que, en términos globales, es totalmente incierto por mucho que tiren de estadísticas (¡los que les pagan!): como es el hecho de que estemos, según las estridentes feministas bienpagás, inmersos en una cultura de la violencia machista (también de la violación, que esto ya es pura ficción), que existe un mar de desigualdad (cuando existen prácticas discriminatorias más o menos puntuales y en otro caso, se han legalizado abrumadoramente las “positivas” a su favor), que se está “cosificando” a la mujer por ser mujer (otro neologismo de chistera) y bobaditas para perder el tiempo tan risibles como que hay que destruir el concepto de “amor romántico”.

En definitiva, el argumento etnocentrista-feminista postmoderno consiste en que todo lo que le ocurra a una mujer proviene de la maldad masculina…porque cuestionar el sistema, la raíz de sus supuestos males, no lo hacen ni lo harán. Teatro de marionetas. Es más cómodo perder los estribos de la razón estando al servicio de una industria estatal de “género” que lanza alertas sobre cualquier actividad supuestamente “sexista” en cualquier foro o ámbito público-privado bajo la supervisión de las nuevas vigías de la moral sacerdotal-feminista. Por fantasear con nuevos patrones neolínguísticos que no quede. De ahí que hayan aparecido como setas términos como “micromachismos”, que consisten en microgilipolleces del tipo: pedí una cerveza y un mosto y el mosto se lo pusieron a ella (el que te equivoques está mal visto) o bien Pedrito le preguntó a Chema en vez de a Paquita, que tenía más conocimientos que nadie…


Otro pleonasmo feminista esperpéntico, fabricado en EEUU, es el llamado “mansplaining”, es decir, cuando un “hombre le explica a una mujer cosas que ya sabe con la clara intención de mostrar superioridad”. Y yo me pregunto ¿cómo coño se llega a la conclusión de que ese hombre quiere mostrar su superioridad aria? ¿No cabe la posibilidad de que le esté enseñando, siempre educadamente, algo que ella no sabe? Y, en cualquier caso ¿no cabe la opción de pensar que el hombre pudiera estar actuando de buena fe? Y si se ha equivocado de su “terrible” error…¿no se le puede “amonestar” diciendo ”gracias pero ya lo sabía”? ¿Y si fuera al revés cómo lo llamaríamos? Lo fácil es construir terminología despectiva y victimista … que satisfaga a la propaganda de género. Luego están por la neurosis obsesiva con la corrección censora del lenguaje de si “tenían que haber dicho…intersexual en vez de homo erectus” o si hay azafatas en vez de azafatos, de si esta canción es “machista” y hay que vetarla … o si es necesario implementar una “economía feminista” … Mejor dejarlo porque, como diría un castizo, esto es demasié.

Cualquier crítica, cualquier matiz u observación alejada del consenso implica que el nuevo Santo Oficio feminista te excomulgue “a divinis”. Ante todo este “revival” de despotismo tardofeminista uno piensa, ¿pero estas señoras (ellas llaman ahora “señoros” a los hombres, otra memez con “animus iocandi” de las subvencionadas) podrían haber durado un telediario en países como la ex Unión Soviética y otros socialistas del Este de Europa? Deberían saber estas marionetas progre-liberales que en esos países los avances igualitarios no se hicieron con cuotas y subvenciones o apoyos del capitalismo de Estado, ni tampoco de financistas billonarios, sino que se construyó, impulsó y consolidó unitariamente (hombres y mujeres) y sí, muchas veces (si no la mayoría) esos avances fueron inspirados por hombres (que eran personas, no géneros, ¿algún problema?). Y sin un solo “Ministerio de igualdad” y otros organismos de control mangantes que tanto abundan en Occidente para mantener la división por sexos y, al mismo tiempo, cohesionado al rebaño en torno al sistema. Eso sí, te reivindican a Alexandra Kollontai, Victoria Kent o Rosa Luxemburgo para dárselas de sumas sacerdotisas del feminismo.

Los neoprogres occidentales protestan porque allí, en los países socialistas, no se construyó la igualdad de “abajo” a “arriba”, en plan asambleario 15-m, anarcoliberal-perroflauta, George Soros mediante o bajo la OTAN. En definitiva, no hubo propuestas-imposiciones de cuatro iluminadas para decir cuál era el mejor proyecto para construir el socialismo. Quede claro que uno de los santos dogmas de las feministas de hoy “la revolución será feminista, o no será” no es revolucionario, sino segregacionista, reaccionario, exclusivista y, diría, que hasta fascista. Eso sí, el que diga lo contrario es un “neomachista” de izquierdas. Su nivel. Toda esta ponzoña del feminismo con denominación de origen postcapitalista, con sus ideólogos y politólogos progres de la internacional feminista podemita y asociados, trabajando como disidencia controlada, ha sido importada desde EEUU como arma de destrucción masiva.


Lo veremos detenidamente en próximas entregas

(Visto en https://berlinconfidencial.com/)

LO QUE NO TE DIRÁN LOS MEDIOS ...



martes, 27 de febrero de 2018

LA IMAGEN EXACTA DE UN PSICÓPATA


LA NASA ADMITE LA DIFUSIÓN DE ESTELAS QUÍMICAS VENENOSAS (CHEMTRAILS)



La agencia espacial de E.E.U.U. admitió en 2016 que los teóricos de la “conspiración” estaban en lo correcto al denunciar la pulverización de productos químicos sobre la población.

Douglas E. Rowland científico de la NASA, en un reportaje del canal Times, admitió que su agencia ha estado dispersando litio en la atmósfera a través de los escapes de los cohetes.

Rowland admite en el vídeo que acompaña estas líneas que la liberación de litio ha tenido lugar de forma intermitente desde la década de 1970.



Aunque Rowland declaró que el litio no hace daño al medio ambiente, el propio compuesto se utilizó como un medicamento psiquiátrico durante décadas. Funciona mediante la alteración de los niveles de serotonina y norepinefrina que son secretadas por el sistema endocrino humano. El litio modifica sustancialmente los patrones cerebrales, aunque en la grabación, Rowland afirmó que “no es peligroso”.

La realidad es que incluso los médicos que prescriben el medicamento regularmente por razones psiquiátricas no entienden cómo funciona, o cuales son los niveles de dosificación apropiados.

Entonces, ¿cómo pueden pulverizar grandes cantidades del compuesto en la atmósfera de manera indiscriminada?

La agencia espacial afirma en su página web que la NASA pulveriza litio para estudiar el movimiento del viento en la atmósfera superior y su finalidad es el análisis de datos sobre la carga de gas ionizado (plasma llamada), así como el gas neutro que que viaja a través de la atmósfera superior.

La agencia dice que las variaciones son importantes, ya que todos los GPS y los satélites de comunicaciones envían sus señales a través de la ionosfera, y “una ionosfera perturbada se traduce en señales perturbadas”, por lo que es necesario saber como actúa.

Además del litio que altera la mente, otros han fumigado poblaciones con vacunas en aerosol sin el conocimiento o permiso de la población.

En Rusia varios miles de personas han sido vacunadas con chemtrails ”durante muchos años” con “cepas vivas atenuadas contra muchas enfermedades.”

Además, se han realizado ensayos exhaustivos en América del Sur utilizando la vacuna del sarampión (atenuada, pero viva) informando que tuvieron éxito. Los buenos resultados también se presentaron mediante un aerosol para vacunar contra la gripe A.

“El modo de introducción de la vacuna de chemtrails, que mejor sigue la ruta natural de muchas infecciones, en primer lugar puede conducir al desarrollo de la inmunidad en la puerta de entrada y también puede inducir una defensa más generalizada”, afirmaron los investigadores.

El estudio señaló además que el método óptimo de la vacuna en aerosol es a través de la nariz, que se considera que es mejor para poblaciones pediátricas y geriátricas.”

Los autores del estudio concluyen que la inmunización en aerosol parece un método prometedor en la vacunación.

En cuanto al litio que fumigan con chemtrails por todo el ambiente, los médicos y los científicos realmente no saben qué niveles de dosis son eficaces; nos están usando como conejillos de indias.

Rowland, en su conversación grabada, se comprometió a responder a preguntas específicas si se las envían por correo electrónico. También dijo que la agencia espacial dio la bienvenida a este tipo de consultas al público en general, para informar a la gente de una de las misiones centrales de la NASA.

Si eso es cierto, entonces ¿por qué los otros empleados gubernamentales de los principales organismos, se manejan en virtud de las órdenes de mordaza con respecto a los debates de las estelas químicas?

Si todavía no está listo para creer que el gobierno de Estados Unidos es capaz de fumigar litio a través de las estelas químicas, este documento público – Código 840 RMMO de la cordillera de Wallops y la Oficina de Administración de las Misiones – debería disipar sus dudas.

Se establece específicamente en una declaración de la misión 2013, que el “fin” de la puesta en marcha es “poner a prueba los métodos de carga de bidones de litio” que van a ser fumigados en misiones posteriores. ¿Los resultados?” …

El gobierno de Estados Unidos ha tratado a los estadounidenses como conejillos de indias en el pasado; cualquiera que piense que ha puesto fin a estas prácticas es simplemente ingenuo.

(Visto en http://orbesargentina.com/)

EL MOVIMIENTO FEMINISTA UTILIZA LAS MISMAS TÉCNICAS DE PROPAGANDA QUE USABAN LOS NAZIS



Joseph Goebbels fué el “ministro de ilustración pública y propaganda” del régimen nacional-socialista alemán. Uno de los grandes magos negros de la comunicación política, resumió su doctrina en estos 11 puntos, que el feminismo parece seguir al pie de la letra.

1 – Principio de simplificación y del enemigo único.

Todo el culpa del “Heteropatriarcado”. No importa si un islamista asesina gays en una discoteca para sacrificarse ante lo que considera un fin moral superior o si los adornos del árbol de Navidad resultan ser tradicionalmente esféricos, todo, absolutamente TODO es culpa del enemigo único.

2 – Principio del método de contagio.

Este principio se basa en reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo.

El mantra del feminismo neomarxista transversal. La confabulación de alegatos de “Racismo”, “Sexismo”, “Homofobia”, “Islamofobia”, “Transfobia”, todo articulado hacia el odio y la incitación a la violencia contra el monstruo que personaliza a la cultura occidental: El hombre blanco heterosexual.

3 – Principio de la transposición.

Este principio trata de cargar sobre el adversario los propios errores o defectos.

“El Síndrome de Alienación Parental no tiene base científica” (Lo que no tiene base científica es la teoría feminista)

“En Varones Unidos inventan datos y hacen denuncias falsas” (Es el movimiento feminista el que incentiva la realización de denuncias falsas por violencia de género, e inventa datos ridículos como que “1 de cada 3 hombres son maltratadores” o “1 de cada 5 mujeres son violadas en la universidad”)

“Los masculinistas son homosexuales y resentidos” (¿Quienes se encuentran tan carcomidas por el resentimiento que promueven adoptar la homosexualidad como método de “lucha política”?)

“A las mujeres nos están matando” (Según las cifras oficiales mueren 3 hombres asesinados por cada mujer )

Ser educado también es machismo-heteropatriarcal-falocrático-
cisgénero-heteronormativo-y-seguro-que-me-olvido-de-algo
4 – Principio de la exageración y desfiguración.

Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

En Uruguay mueren 30 mujeres al año asesinadas por sus parejas, el feminismo lo plantea como un índice de violencia extrema. Pero esta cifra es solamente el doble de la que se ve en países europeos. Cada una de esas muertes es una tragedia, pero la cifra de homicidios es SIETE VECES más alta que la europea. Estas 300 personas que mueren asesinadas – en gran medida en relación al problema de la inseguridad – ¿No son una tragedia igual, o diez veces peor?.

La cifra de homicidios podríamos reducirla a un séptimo, la de femicidios quizás solo a la mitad si las llevamos a niveles europeos (Nota del blogger: este artículo adopta el punto de vista de la situación tal como se vive en Uruguay y Argentina). Teniendo en cuenta que por homicidios mueren 9 veces más personas (hombres y mujeres), que por femicidios. ¿Si todas las vidas valen lo mismo, por qué lógica deberíamos priorizar una causa de muerte 3 veces más difícil prevenir y que afecta a 9 veces menos personas? Lógica ninguna, pero la histeria generada entorno a los femicidios sirve para legitimar medidas hembristas y la existencia de una pléyade de organizaciones feministas que aspiran a lucrar o acumular poder mediante al otorgamiento de “convenios” y subvenciones estatales.

La exageración de la incidencia de los femicidios se basa en esta técnica goebbeliana de tomar casos puntuales (nótese cuánto se habló de la chica empalada en Buenos Aires) y repetir el tema hasta el hartazgo, generando la impresión equivocada de que estos crímenes son muchísimo más comunes de lo que realmente son.

5 – Principio de la vulgarización.

Este principio trata de que toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida.

De aquí el uso y abuso de eslóganes reduccionistas que no requieren ningún procesamiento intelectual para ser adoptados: “Ni una menos” “Machete al machote” “Vivas nos queremos” “Muerte al macho” “Ante la duda tu la viuda” “Polla violadora a la licuadora” Ninguno de estos eslóganes hablan de igualdad ni de justicia. De lo que hablan es de el repudio-a y el enfrentamiento-contra los hombres.

6 – Principio de orquestación.

La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente.

Por este motivo, cuando discutes con una feminista siempre te encontrarás con la misma decena de argumentos con que el aparato de propaganda les ha machacado el cerebro:

“Las mujeres ganamos menos que los hombres” (Falso)
“A las mujeres nos están matando” (A los hombres también y más)
“A los hombres no los matan sus parejas” (Falso: ejemplos 1, 2, 3)
“Son los hombres los que asesinan” (No. Son los asesinos los que asesinan)
“Nos matan por ser mujeres” (Si a los hombres nos matan 3 veces más, es a nosotros a quienes nos matan por ser varones)

7 – Principio de renovación.

Goebbels decía que hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público esté ya interesado en otra cosa.

Por esta razón, ni bien terminan de hacer una campaña contra el femicidio, inventan la heteronormatividad, luego hacen una campaña contra una telenovela, luego contra el “machismo” en el deporte, no dejan que ningún tema se asiente, para que el opinión pública no tenga oportunidad de analizar el tema y darse cuenta del pescado podrido que le están vendiendo.

8 – Principio de la verosimilitud.

Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sonda o de informaciones fragmentarias.

Te plantean que “Muere una mujer cada “##” horas!!”, no te dicen que en el mismo tiempo mueren 3 veces más hombres ni que se suicidan 9.

Te plantean que “Las calles no son seguras para las mujeres”, cuando es mucho más probable ser víctima de un atraco si uno es varón y es más probable que el desenlace del mismo sea letal.

9 – Principio de la silenciación.

Este principio se basa en acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

Acá vemos la importancia que tiene para el feminismo que se establezca un régimen de corrección política (censura) en que las personas no tengan derecho de expresar sus opiniones personales, los medios no tengan el derecho de publicar informaciones que contradigan al feminismo por más ciertas que sean, y los que se animen a decir la verdad de todas formas sean perseguidos y acosados.

Se puede ver también la utilización de este principio en la costumbre feminista de caer en andanadas a pretender humillar a base de descalificaciones e insultos a sus críticos, como Big Pumuki, Agustin Laje, o nosotros mismos, que constantemente recibimos insultos y amenazas por las redes sociales, sin que se establezca una discusión real sobre los argumentos que planteamos.

10 – Principio de la transfusión

Por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales.

El feminismo opera sobre la base de la desechabilidad masculina, el sexismo tradicional en contra de los hombres que las sociedades humanas desde tiempos inmemoriales han ejercido, aplicando un menor valor a la vida masculina que se utiliza y muchas veces sacrifica para proteger a la femenina. Todas las tradiciones de sacrificio del hombre por la mujer, son parte de este complejo del que el feminismo abusa para alcanzar sus fines políticos.

11 – Principio de la unanimidad.

Este principio se basa en la generación de una falsa impresión de que existe un consenso a favor del feminismo, algo que en la realidad no es así. La oposición al feminismo es muy fuerte pero no se la ve, no se la escucha, porque emitir una opinión crítica acerca del tema, implica ser atacado personalmente.

Sabemos que esta oposición existe, porque a pesar de la constante presión que sufren las mujeres, menos del 25% de las mujeres se consideran feministas (Huffpost/Yougov 2013), y estos son datos recavados por un medio neomarxista y feminista como el Huffington Post, cuya mesa editorial está compuesta en un 100% por mujeres.

Esta percepción falsa de que la mayoría de las mujeres es feminista, se impone a través del miedo. Del miedo a ser agredido, insultado, linchado mediáticamente o hasta a perder el trabajo si uno expresa una opinión divergente. Este miedo se genera en la gente a través de humillaciones públicas de personajes o instituciones reconocidas (Gustavo Cordera, el cantante de El Otro Yo, la revista Miss 15, el alcalde de Alcorcón) en todos estos casos el feminismo eligió personas o instituciones reconocidas, a las que tomó por sorpresa y obligó a través de verdaderos linchamientos mediáticos a pedir disculpas por acciones o dichos completamente inocentes, pero que contravenían los dogmas y prejuicios feministas.

¿Para bajarse o para molestar al resto de los usuarios del trans-
porte?
De esta forma, el grueso de la gente que vive como espectador estos episodios, es empujada a cuidarse en lo que dice, aprende que decir lo que le molesta a las feministas, por más que sea cierto, puede traerte malas consecuencias, y de esa manera se logra el silencio de la gente y con este silencio, la percepción falsa de unanimidad.

Así que cuando te digan que decir “Feminazi” es hacer una caracterización errónea del feminismo, mándales este artículo y déjales pensar.

Pablo Laurta
(Visto en: http://varonesunidos.com/)

lunes, 26 de febrero de 2018

PODEMOS PROPONE LA AUTODETERMINACIÓN SEXUAL DE LOS MENORES DE EDAD



El pasado viernes el partido Podemos registró en el Congreso una proposición de ley para permitir que los menores puedan elegir su sexo, como si éste no fuera algo asignado por una naturaleza que en otro tiempo era reputada de sabia, pero cuyo dictamen parece ser no solo objetable para cierta -dicen que- izquierda, sino rectificable por la vía de exigir que la administración del Estado acepte cualquier fantasía identitaria de quien quiera que, sin aval médico, psiquiátrico o parental (por supuesto, el consentimiento u oposición de los padres es considerado irrelevante, y reducido a la nada), quiera jugar a ser otra cosa que lo que le ha tocado en suerte ser.

El populismo de los progres del perpétuo carnaval llega con esta disparatada iniciativa a un (des)nivel que parecía difícil de establecer: la inmadurez -característica definitoria de la minoría de edad- convertida en legisladora suprema e inobjetable. Que el menor no esté aún capacitado para reconocer la realidad -aquello que existe objetivamente fuera de nuestra mente, aunque está no sea capaz de determinarla- y sobre la base de ese reconocimiento, gestionar sus deseos, no es problema: hay que reconocer al joven inmaduro el derecho pleno a rechazar la realidad e instalarse en un delirio que toda la sociedad debe respaldar sí o sí. Llevando este principio al paroxismo, ¿por qué no reconocerle el derecho a establecer su edad, o su raza, o su nivel económico? Puestos a negar lo científicamente indiscutible, que la naturaleza nos ha hecho varones o féminas -con la salvedad de esa marginal minoría de personas indefinidas a las que el destino ha gastado una pesada broma genética, y que, por supuesto, son merecedores de todo reconocimiento y apoyo-,  niéguese todo condicionamiento y siéntase Vd. marciano, vikingo, reina de Inglaterra u orco de Mordor, que el que no le trate como a tal es un facha al que hay que denunciar a la nueva Inquisición de género (degenerada, en realidad). Aunque haya voluntariosos transexuales que van ya por la tercera solicitud de cambio de sexo -ida, vuelta y de ida otra vez-, confirmación absoluta de que del mero capricho no puede surgir un rumbo vital serio.

¿Y qué requisitos propone la progredumbre exaltada para que un menor se transexualice? Aquí llega lo más surrealista del proyecto de Ley: la madurez suficiente para comprender lo que dicho cambio significa. ¿Comprender que frustrar químicamente el desarrollo sexual natural para violentarlo con  sobredosis de hormonas es una aberración? Sencillamente, quien comprenda esta obviedad solo puede rechazar la propuesta de estos demagogos desatados.

Al parecer el reconocimiento de la realidad, la aceptación de nuestros límites y la primacía de la ciencia son posturas retrógradas absolutamente rechazables. ¿Para qué madurar si se puede exigir a la sociedad que reconozca nuestros delirios como ley suprema? Esa es la máxima que el populismo de "Queremos, luego Podemos" pretende establecer. El mismo partido que denuncia la "brecha salarial" que, tramposamente, establece una media entre hombres y mujeres sin diferenciar cargos ni responsabilidades, lo que hace que en sus propias filas las mujeres acaben ganando una media de 829 € menos que los hombres.

Demagogia sobre demagogia, es el mismo partido cuyas máximas responsabilidades recaen sobre varones, pero que reserva a las mujeres -preferiblemente, novias o ex-novias del gallito supremo del corral (no me digan que no lo han identificado)- los puestos vistosos y secundarios -como el de "portavoza"-, confirmando que para algunos pro-feministas de boquilla las mujeres solo quedan bien como floreros.

"Yo voy a la huelga feminista ... a protestar contra lo que es práctica habitual
en mi propio partido". La paja en el ojo ajeno ...

Darían risa si no fuera porque lo que dan es arcadas, y, por mucho que denuncien ese machismo que no acaba de diluirse entre la obsolescencia y el ridículo, patri-arcadas. Con perdón del lector sensible, espero.

(posesodegerasa)

EL GOBIERNO PRETENDE VINCULAR FACEBOOK, INSTAGRAM Y OTRAS REDES AL D.N.I.



Todo lo que hemos visto en las películas de ciencia ficción y que nunca nos preocupó va a comenzar a suceder también en España, porque el Gobierno vinculará tu Instagram, Facebook y otras redes al DNI.

El proyecto mediante el cual esto se hará posible ha sido puesto en marcha mediante el Consejo de Ministros y su nombre es Passenger Name Report (PNR), y deberá ser aprobado antes del 25 de mayo de este año, que es su fecha límite.

El PNR tiene el objetivo de vincular tus cuentas de Facebook, Instagram y otras redes al DNI, según se nos dice, para luchar contra el terrorismo y los delitos graves.

Las redes sociales como Instagram o Facebook vinculadas al DNI son solo la primera parte del proyecto porque el PNR no solamente va a almacenar esa información, sino que también número de tarjeta de crédito, correos electrónicos y cualquier información disponible en Internet que el gobierno considere se debe conocer sobre ti.

Esta información será recolectada seas sospechoso o no de terrorismo, sin excepciones. Eso sí, no creas que esta es una invención del gobierno de Mariano Rajoy.

Para su funcionamiento, el proyecto convertirá al gobierno en el Gran Hermano de Orwell, a través de la instalación de gigantescos centros de datos que salieron a concurso en 2013 y que gestionará Indra por 1,39 millones de euros.

Las aerolíneas serán la principal fuente de datos para el gobierno, que los cruzará con otros formatos existentes de diferentes bases de datos y los analizará para entender tu comportamiento en la red. No se salva nada: Twitter, Facebook, Google Plus, Linkedin, Tumblr, Instagram y Flickr están entre las redes sociales a monitorizar, a lo que debes sumar las de vídeo como YouTube, Vimeo y LiveLeak y los buscadores como Google, Bing, Yahoo, entre otros.

Así, cuando realices un comentario a un vídeo en YouTube, el gobierno podrá cruzar esos datos aunque tu nombre de usuario sea falso, porque conoce tu IP, tu proveedor de Internet y hasta la tarjeta con la que lo pagas.

Algunos consideran que la recolección de estos datos podría ser inconstitucional, porque se opondría a la Ley de Protección de Datos en su artículo 7.4.

(Fuente: Luis Rego)

domingo, 25 de febrero de 2018

EX-MINISTRO CANADIENSE DE DEFENSA: LOS “ILLUMINATI” SON REALES Y DIRIGEN NUESTRO MUNDO



Paul Hellyer, ex ministro de Defensa canadiense, es el político de más alto rango que ha admitido públicamente creer en la popular teoría de la conspiración.



Una de las teorías conspirativas más arraigadas sostiene que los Illuminati son una élite mundial secreta que dirige a los gobiernos entre bastidores y está conduciendo secretamente a la humanidad a una forma de neo-feudalismo dirigido por las corporaciones multinacionales y consolidado sobre una moneda, una religión y un estado mundiales, lo que se ha venido en llamar el Nuevo Orden Mundial (NWO).

Se dice que Hollywood es el escaparate de las tendencias que quieren imponer a nivel mundial y algunos incluso acusan a sus líderes de ser lagartos reptilianos del espacio que han desarrollado la capacidad de adoptar la apariencia humana.

Las acusaciones varían desde la simple implementación del NWO como una meta por lo menos, hasta que los Illuminati son un culto altamente satánico que busca devolver al diablo a la tierra. 

Aparte de las repetidas afirmaciones de los teóricos de la conspiración, que se han multiplicado desde el crecimiento de Internet, los escepticos dicen que no hay ninguna prueba real de que los Illuminati (cuya fundación en 1776 está sobradamente documentada) existan hoy en absoluto en absoluto.

Sin embargo, en un podcast, el Sr. Hellyer, que estaba en funciones en la década de 1960, dijo que los Illuminati, al menos en su concepto más básico, son reales y poderosos.

Dijo que los líderes corruptos ocultos continúan librando guerras innecesarias y se concentran en los beneficios, en lugar de detener el cambio climático.

El Sr. Hellyer afirma que la tecnología para revertir el cambio climático ha sido desarrollada, pero es suprimida por los Illuminati, ya que la mayoría de sus miembros clave tienen mucho en juego en la industria de los combustibles fósiles, que desean continuar durante el mayor tiempo posible.

Él dijo:"Tienes una camarilla secreta que realmente está manejando el mundo y ellos han logrado mantener esta tecnología en secreto hasta que puedan cobrar los trillones de activos petroleros que tienen.

Hellyer cree también que varias especies de extraterrestres inteligentes viven en secreto en la Tierra, y que los líderes mundiales nos ocultan este secreto, informa Dailystar.co.uk.

De hecho, afirma que son los extraterrestres quienes han desarrollado una "fuente de energía limpia y gratuita" que puede revertir el cambio climático.

Añadió:"Aprendí hace tiempo que Estados Unidos, en cooperación con visitantes de otros planetas, había desarrollado una forma exótica de energía que nos permitiría pasar de los combustibles fósiles a la energía limpia y exótica en el plazo de 10 años que aún tenemos.

Pero no se está haciendo nada al respecto.

"Ciertamente son más avanzados en agricultura y medicina y en muchas otras áreas y si eso es verdad, ¿por qué no estamos cooperando con ellos para construir un mundo mejor?".

(Fuente: http://conspiraciones1040.blogspot.com/)

sábado, 24 de febrero de 2018

FEMINISMO: UNA IDEOLOGÍA DE ODIO



El feminismo es una ideología de odio. Ideología en cuanto sistema cerrado de ideas que se blinda a cualquier contrastación con la realidad; funciona, por tanto, mediante una dogmática y un argot propio, como corresponde a una secta.

De odio porque el feminismo se considera el legítimo administrador de una inmensa corriente de sufrimiento que viene desde el mismo inicio de la humanidad –desde Adán y Eva, se consideren realidad o mito- y llega hasta nuestros días. La mujer ha sido vejada, maltratada, violada, humillada, discriminada y asesinada; toda mujer; y ese caudal de dolor alimenta un inmenso odio.

El feminismo es una mutación del marxismo y en sí tiene poco que ver con la tradición que parte de las sufragistas. Es una ideología postmoderna y postmarxista. André Glucksman en su clarividente y profético libro La estupidez aventuró que, tras la caída de las ideologías cientificistas, y específicamente del marxismo, lo que se iba a adueñar del escenario era la estupidez, una inmensa y ubicua estupidez. El feminismo se mueve en esa línea: es un marxismo para estúpidas y puesto que algunos hombres también se definen como feministas, también para estúpidos.

Una burda copia de la dialéctica marxista

La dialéctica feminista es una burda copia de la marxiana, sustituyendo capitalismo por patriarcado y capitalistas por hombres. Las mujeres son el proletariado –oprimido- y los hombres son los capitalistas –opresores-. Y, como en el marxismo, siempre ha sido así, en todo momento: la historia ya no es la historia de la lucha de clases, sino la lucha de sexos, aunque el feminismo, con pulsión supremacista, no consigue articular una parusía, fin épico de triunfo al final de los tiempos, una sociedad sin clases o su remedo una sociedad sin sexos o sin heterosexualidad. En ese sentido, por su aversión a la maternidad –perpetúa el patriarcado- su utopía es la extinción. Eva nunca debió aparearse con Adán, nunca debió perpetuar el patriarcado. Es la primera traidora al género.

Esa mutación de marxismo de detritus explica que los comunistas –los restos del naufragio- hayan asumido con tanta facilidad y fervor el feminismo. Algunos incluso exageran la nota, como el comunista español Alberto Garzón, que culpó de la masacre de gays en una sala de fiestas de Orlando –perpetrada por un musulmán integrista, lleno de fanatismo contra la sodomía- al heteropatriarcado, lo cual es una redundancia en la estupidez, porque no puede haber, manifiestamente, otro patriarcado que el hetero; un gaypatriarcado es imposible; una sociedad LGTBI está siempre llamada a extinguirse. Ni las feministas ni el colectivo LGTBI -por defender lo obvio, que en estos tiempos es necesario, como decía George Orwell– hubieran visto la luz sin familias, sin padres y madres.

Por supuesto, el feminismo, como mutación marxistoide, tiene un alto componente totalitario en su brebaje. “No existe otra manera de desmantelar el patriarcado que no sea atacándolo todo, desde el lenguaje androcentrista hasta las leyes paternalistas. El trabajo del feminismo requiere cambios tanto estructurales como conductuales; nadie ni nada se salva. La transformación social y cultural que requiere el feminismo es absoluta”, con estas ínfulas revolucionarias se expresa Raquel Rosario Sánchez, una dominicana, activista feminista.

El patriarcado, por supuesto, es un imaginario, un constructo, un esencialismo, del que se hace participar a todos los varones (algunos tienden a referirse a este feminismo postmoderno como hembrismo, alternativo al machismo), de todos los tiempos y de todas las épocas. Aunque ese inmenso caudal de odio es unidireccional: sólo se dirige contra la sociedad occidental, contra las naciones libres y contra los hombres “blancos”. Y sólo es crítica con el cristianismo. Es decir, precisamente contra el medio ambiente donde han podido florecer. Es el patriarcado “occidental”, el que combaten, mientras las feministas se mantienen muy exquisitamente silenciosas ante las vejaciones que sufren las mujeres en otros ámbitos geográficos y religiosos, donde los malos tratos son canónicamente ordenados y donde la violada es flagelada.

Todo esto tiene mucho de farsa y de impostura; también mucho de negocio, pues las feministas –una minoría agresiva, que odia también al resto de las mujeres, a las que no considera puras y que siente una aversión neurótica hacia la palabra madre y su contenido de maternidad- han ido adquiriendo poder, aumentando el número de inútiles puestos laborales para feministas profesionales y, sobre todo, incrementando el desvío de fondos públicos hacia sus organizaciones.

No es cierto que antes de que el feminismo desarrollara su agresiva “ideología de género” y animara a la denuncia irrestricta de los malos tratos, hubiera más asesinatos de mujeres. Había sustancialmente menos. Entre otras cosas, porque entre 1950 y 1977 los homicidios no hicieron otra cosa que decrecer, en España y en todo Occidente. Pero para cualquier ideología la realidad es un estorbo.

Jane Austen, una escritora muy realista y detallista, y toda la literatura femenina del siglo XIX nunca hablan ni citan nada parecido a malos tratos, pero ese silencio debía ser imposición del patriarcado. Si todos los hombres hubieran sido –como pretenden estas marxistas de baratillo- violadores y asesinos, y no maridos amables y solícitos, devotos de sus madres y sus hijas, la especie humana no se hubiera perpetuado.

Los hombres, por ejemplo, han tenido el dudoso privilegio de entrar en guerra –y morir, claro- para defender a sus mujeres. En el orden tribal, en las guerras entre tribus enfrentadas, es habitual matar a todos los varones y raptar a las mujeres. Ambas suertes son nefastas, pero la del patriarcado de la tribu tampoco es envidiable. Hasta estas últimas décadas siempre se citaba como muestra de la explotación capitalista en la revolución industrial que estaban obligados a trabajar mujeres y niños. Del paisaje del Manchester industrial ahora se han borrado las mujeres. También fue un dudoso privilegio patriarcal desembarcar en la playa de Omaha bajo el fuego patriarcal enemigo, pero, ahora, de inmediato te salen que en el Ejército Rojo soviético había algunos batallones de mujeres.

El odio que destila el feminismo, y que está provocando mucho sufrimiento innecesario para mantener el negocio en expansión, no se circunscribe a los hombres, sino que se extiende a las mujeres reales, no a las del imaginario feminista. El feminismo odia a las mujeres que son madres, un título de inmensa dignidad, pues reproducen el patriarcado. Los hijos son aquí algo similar a la plusvalía capitalista. Las feministas sólo identifican maternidad con aborto, lo que en su argot sectario es interrupción voluntaria del embarazo. Como resume Lidia Falcón, líder del exiguo Partido Feminista, “parir es una catástrofe”. En ese sentido, el efecto más letal del feminismo –además, de convertir el hogar en una guerra de sexos- es su criminalización de la maternidad, su corrosiva contribución a la depresión demográfica de Occidente.

No hace mucho se reunían en Brasilia ecofeministas en un simposio titulado “La Tierra es mujer”. Siempre, como metáfora e incluso como divinización en ciertas culturas, se había dicho que la Tierra es “madre”, pero madre es para una feminista una palabra obscena, hacia la que siente una íntima e infinita repulsión. Por eso son un peligro tan grave para la civilización.

Enrique de Diego
(Visto en http://ramblalibre.com/)

"LIBERTAD DE IMPRESIÓN", DOCUMENTAL SOBRE LA CENSURA CONTRA EL HUMOR GRÁFICO EN ESPAÑA


"LIBERTAD de IMPRESIÓN" trata de sátira y censura, partiendo de la manifestación en contra de la revista humorística "Mongolia" en la puerta de un teatro en Cartagena. Los entrevistados (Wyoming, Gonzo, Leo Bassi, Darío Adanti, Eugenio Merino, JL, Monteys, Fontdevila, Guillermo, Boye, Alcázar, Bartual, Bernardo Vergara ...) hablan sobre el secuestro de la revista El Jueves en 2007, las dimisiones en 2014, la monarquía, la iglesia, el franquismo sociológico, etc. para cerrar con los últimos casos de condenas por twits.

viernes, 23 de febrero de 2018

REPORTAJE DE LA BBC DESTAPA LA FINANCIACIÓN BRITÁNICA AL ESTADO ISLÁMICO




La periodista Jane Corbin ha dado a conocer en "Yihadistas a los que subvencionas", un reportaje de investigación para el programa “Panorama” de la BBC, que millones de libras procedentes del gobierno británico han llegado a manos de los yihadistas de Siria a través de una consultora británica internacional que trabaja para el propio gobierno.

Con ello ha puesto al descubierto, demostándolo con impactantes documentos filtrados, toda una trama mediante la cual desde el año 2014 millones de libras suministradas por el gobierno británico y gestionadas por la consultora "Adam Smith International" (A.S.I.),oficialmente destinadas a financiar a “la policía de las fuerzas rebeldes”, eran derivadas de forma encubierta a la financiación de grupos terroristas como Al-Nusra, filial de ISIS/Al Qaeda.

En el reportaje Jane Corbin demuestra, con documentos y sobre el terreno de Siria, como inmensas cantidades de dinero público canalizados a través de A.S.I. eran destinados a policías inexistentes, personas ya fallecidas e incluso comisarías “fantasma” jamás construidas, destapando toda una trama de financiación oculta del Estado Islámico y sus grupos terroristas satélites con dinero público de los contribuyentes británicos.

El tremendo y demoledor reportaje fue emitido en el mes de diciembre pasado.

El dinero británico gestionado por "Adam Smith International" llegaba a Al-Nusra, filial del Estado Islámico, que era la encargada en algunas zonas de Siria, como Idlib, de elegir a las fuerzas de seguridad de “las zonas liberadas” que se encargaban de realizar salvajes ejecuciones, frecuentemente mediante la decapitación.

El gobierno británico, asustado por la repercusión de la investigación, suspendió los contratos con la consultora durante dos meses. En ese tiempo la propia "Adam Smith International" llevó a cabo una supuesta investigación de cara a la galería que concluyó que “sólo fue una parte mínima del dinero la que llegó a los terroristas y que el dinero público en realidad era dinero de inversores privados”.

Lo cierto es que dos meses después, el gobierno británico y "Adam Smith International" han reanudado las licitaciones de sus contratos, algo que debería escandalizar a toda la sociedad y debería haber acabado con la dimisión del gobierno en bloque.

Ante la incapacidad de la opinión pública para exigir responsabilidades, una trama delictiva con complicidades en las más altas esferas políticas del Reino Unido ha terminado en nada. La Élite Rothschild y sus gobiernos vasallos siguen haciendo y deshaciendo con el silencio cómplice de quienes, incomprensiblemente, no se sienten concernidos por el criminal saqueo de una nación antaño próspera y pacífica.

¿Hasta cuándo?


(Fuente: https://dondelaverdadnoslleva.blogspot.com.es/)

NOS FUMIGAN, NOS MIENTEN, NOS ENVENENAN: ¿QUÉ PODEMOS HACER?


jueves, 22 de febrero de 2018

NEOFEMINISMO: PODEROSA MOTIVACIÓN ES DOÑA SUBVENCIÓN



Vilipendiada, perseguida y amenazada, Erin Pizzey es una de las antiguas feministas enmarcada en el movimiento de la segunda ola de los años sesenta. Su vida dio un giro radical al describir públicamente al movimiento feminista "como un negocio, un entramado multimillonario que comienza en los años setenta en Inglaterra y que da como origen una gran industria del feminismo". 

Pizzey fue pionera en la creación de refugios privados para mujeres maltratadas que tuvieron un gran éxito en Gran Bretaña. La activista comenzó a recibir donaciones privadas y, tal y como ella misma cuenta, "en el momento en el que el dinero llegó a los refugios, se aproximaba el sonido de las botas feministas que venían a secuestrar las asociaciones de la violencia doméstica y a convertirla en una industria millonaria". Eso sí, estatal.

La mujer, "víctima" de los hombres

Tras el movimiento hippie y la lucha contra el apartheid, las nuevas feministas empezaron a inspirarse en el marxismo, presionando al Gobierno británico para recibir subvenciones y, poco a poco, lo consiguieron. Llegan las primeras partidas presupuestaria en 1974. Tal y como narró Pizzey a Sky News, "esta máquina de hacer feminismo tan eficiente sabía lo que debía hacer para consolidarse como una gran empresa estatal". Y lo hicieron. Expulsan a las feministas que no están de acuerdo con la victimización de la mujer y lanzan un mensaje que calará hasta nuestros días: el hombre es un ser malvado por naturaleza, una especie de asesino en potencia.

Los hombres fueron expulsados del movimiento. Nace la tercera ola, neofeministas que no están dispuestas a compartir las manzanas que les caen del paraíso del Estado. La culpa es de los varones (el malvado "heteropatriarcado"). Atrás quedarán los gritos de las sufragistas del siglo XIX, sus ideas ya "no venden" en nuestra era. La libertad de la mujer y su igualación de derechos con respecto al hombre, tan añoradas por las feministas de la primera y segunda ola, no tiene rédito político. La mujer como ser desvalido, sí. Arranca en palabras de Pizzey,"el gran negocio, las feministas se enganchan a la yugular del contribuyente".

Cómo operan "las empresarias" del feminismo

En nuestro país tenemos al menos a dos Erin Pizzey. Una de ella, es la doctora de economía María Blanco. La profesora acaba de publicar Afrodita desenmascarada: una defensa de feminismo liberal. La escritora nos atiende mientras cambia de clase y salen sus alumnos. Blanco aclara que "la tercera ola feminista de los setenta fue capturada por la izquierda, pero aún tenía buenas intenciones sobre los derechos de la mujer. Ahora, sin embargo, vamos hacia una cuarta ola feminista con objetivos espurios: que los hombres lleven tacones o que los niños carezcan de identidad sexual, por ejemplo".

La madrileña alerta sobre "el peligro que tiene esta cuarta ola sobre su influencia en la sociedad civil". Señala que este tipo de movimientos de nuevo cuño vive de "explotar la miseria ajena". A diferencia de Pizzey, esta investigadora no cree que sólo busquen dinero, "lo que desean es la perpetuación en el poder, y lo peligroso es que esta maquinaria es eficiente. Una vez que se otorga una subvención, es imposible eliminarla, sólo puede ir a más".

Nace el "feminismo disidente"

Contundente, declara que "son un auténtico lobby que ha degenerado en la más absoluta victimización de la mujer". Es aquí donde la cuarta ola feminista está entrando en conflicto. En este sentido, Blanco se muestra optimista sobre el futuro, ya que es conocedora de un nuevo "feminismo disidente". "Se está produciendo una ruptura, hay peleas entre las feministas, como si fuera una película de los Monty Python. Discuten quién defiende más a la mujer".

De hecho, en universidades como Valencia y Sevilla ya se están realizando charlas de feministas disidentes, pero Blanco cree que "todavía hay mucho por hacer. El control estatal y, por ende económico, quiénes dictan lo que es feminista o no, lo siguen teniendo estos colectivos".

"Si no piensas como ellas, no eres mujer" 

María Blanco no es la única española que investiga sobre las neofeministas. Desconocida para muchos, pero perseguida, insultada y amenazada en su entorno laboral tenemos a Alicia Rubio, profesora de un instituto de secundaria de la Comunidad de Madrid. Es la encargada de desenmascarar "el entramado económico y la mafia feminista en España" en su libro Cuando nos prohibieron ser mujeres y nos persiguieron por ser hombres.

Hablamos con ella y su voz denota nerviosismo. Notamos que lo está pasando mal. Nos cuenta que en su entorno laboral ha sufrido insultos y mobbing desde que expresara sus ideas en el entorno del centro educativo en el que trabaja. La escritora nos habla de su investigación sobre las partidas presupuestarias destinadas a los movimientos feministas españoles. Es entonces cuando se topa con el oscurantismo existente.

Según Rubio, el dinero destinado a organizaciones como el Instituto de la Mujer no se fiscaliza, es decir, no se dan explicaciones de lo que hacen con el presupuesto. "Estuve en una reunión en el Instituto de la Mujer donde se decidían qué coordinadoras se encargarían de repartir los 50 millones de euros procedentes de los Fondos Europeos. Discutían entre ellas y lo único que estas 200 personas reclamaban eran que querían pasar a ser funcionarias, y otras que ya les tocaba el contrato indefinido".

Aclara que las vías de financiación del movimiento feminista son múltiples y enrevesadas a conciencia para que nadie las cuestione, para que nadie se entere."Manejan muchísimo dinero [público], por eso son tan fuertes, un lobby real, y son las menos interesadas en que el machismo o violencia doméstica desaparezca, ya que esto implicaría desmontarles su chiringuito".

El neo-feminismo, siempre atento a los problemas
REALES de las mujeres 
Surgen los "comederos": delegaciones, asociaciones (Rubio contabilizó 2.000 sólo en Andalucia) y una maquinaria empresarial "sin beneficios reales para las mujeres". Lo llamativo es que las muertes al año a manos de sus parejas o exparejas siguen siendo más o menos las mismas a pesar de los cambios legislativos y el aumento de partidas presupuestarias destinado a tal fin. En 1999, murieron 54 mujeres por violencia de género, mientras que en 2017 fueron 52.

'Empresarias' del feminismo en España

Por el contrario, la organización Impacto de Género Ya, que aglutina a 40 asociaciones feministas, achaca estos tristes resultados a que "los Presupuestos Generales del Estado no destinan dinero suficiente". De los 31 millones que el PGE destinaba en 2011 a las plataformas feministas se ha pasado a una promesa del gobierno de inyectar a estas organizaciones 1.000 millones para los próximos cinco años, a un ritmo de unos 200 millones al año. La presión funciona.

Junto con las comunidades autónomas y ayuntamientos se ha sellado por unanimidad el Pacto de Estado contra la Violencia de Género. El acuerdo, alcanzado en el Congreso el pasado año, contempla una financiación de 1.000 millones de euros en cinco años y más de 200 iniciativas para su lucha. Así lo confirmaba la ministra de Igualdad, Dolors Montserrat, quien garantizó que destinará, para empezar, "200 millones de euros de esa partida al pacto contra la violencia de género en 2018" redistribuidos entre el gobierno central, las comunidades autónomas y las asociaciones feministas.

Alicia Rubio remata la entrevista con una frase muy contundente: "Me gustaría haceros llegar la última frase que escuché a una política: sin dinero público no habría feministas".

(Visto en http://m.libertaddigital.com/)

EL "MUNDO BERNAYS": BIENVENIDO A LA SOCIEDAD TELEDIRIGIDA



"La manipulación consciente e inteligente de los hábitos organizados y las opiniones de las masas es un elemento importante de la sociedad democrática. Aquellos que manipulan este mecanismo invisible de la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder gobernante de nuestro país ... "Estamos gobernados. Nuestras mentes son moldeadas, nuestros gustos formados, nuestras ideas sugeridas, en gran medida por los hombres que nunca hemos oído hablar”.

En 1928, un joven llamado Edward Bernays escribió estas palabras en un breve libro que sentó las bases de las relaciones públicas modernas. El libro se titula modestamente Propaganda (hoy lo tacharían de conspiranoico).

Edward Bernays
Las Relaciones Públicas (PR) son ampliamente entendidas como el flujo de información entre un administrador (ya sea un individuo u organización) y el público. Disfrazado por esta definición, la práctica puede parecer bastante benigna, hasta que empezamos a desempacar la gran cantidad de trucos que las empresas de relaciones públicas recurren habitualmente en sus constantes esfuerzos por manipular la opinión pública. Muchas de estas técnicas se concibieron por primera vez en la primera mitad del siglo XX por uno de los pioneros, Edward Bernays. El sobrino de Sigmund Freud, Bernays se sintió fascinado por las teorías de su tío sobre la naturaleza humana y los impulsos instintivos. Mientras que Freud había postulado que las fuerzas primitivas sin control dentro de los seres humanos podrían conducir al caos y la destrucción, Bernays tomó estas mismas teorías y las aplicó al mundo de la publicidad con el fin de profundizar en la comprensión del comportamiento del grupo. A través de su estudio y aplicación del psicoanálisis de Freud, desarrolló muchas de las técnicas de persuasión de masas que vivimos hoy en día.

Durante la Primera Guerra Mundial, Bernays trabajó como agente de prensa en los Estados Unidos, promocionando la guerra de Estados Unidos bajo el lema "hacer el mundo seguro para la democracia". La campaña tuvo un gran éxito en el cambio de la opinión pública estadounidense escéptico en el apoyo a la guerra, este éxito llevó a Bernays a reflexionar sobre el papel potencial que la propaganda puede desempeñar en tiempo de paz. Cuando terminó la guerra, creó su propio negocio: el Consejo de Relaciones Públicas, siendo la primera vez que se utilizó este concepto. Con la ayuda de las teorías de su famoso tío, planeaba ampliar tácticas ya desarrolladas por los gurús de PR George Parker y Ivy Lee. Bernays estaba particularmente interesado ​​en la gestión de la forma en que una multitud de personas sintian y actuaban. La idea de las fuerzas irracionales ocultas dentro de los seres humanos lo intrigaba, y vio una gran oportunidad para impulsar su carrera, tratando de manipular el inconsciente colectivo. Después de la lectura de Freud Introducción General al psicoanálisis , Bernays se formó una idea: quizá la mejor manera de vender productos fuera enfrentando emociones irracionales entre grupos. Si las teorías de Freud eran correctas, entonces se puede suponer que las inseguridades individuales podrían transformarse en consumismo, reemplazar los motivos según las necesidades prácticas por deseos irracionales.

A Bernays le fue concedida la oportunidad de experimentar en la mente del público cuando American Tobacco Corporation lo contrató para romper el tabú social que rodea a las mujeres que fumaban cigarrillos. Bernays consultó al psicoanalista prominente Brill, quien le dijo que los cigarrillos eran símbolos de la potencia sexual masculina. Si Bernays pudiera encontrar una manera de conectar los cigarrillos con la idea de desafiar el poder masculino, entonces las mujeres fumarían. Con esto en mente, Bernays convenció a un grupo de debutantes ricas para ocultar los cigarrillos en la ropa durante el desfile anual de la Pascua de Nueva York, con la instrucción de que todas a la vez, encendieran los cigarrillos de forma espectacular. A continuación, informó a la prensa que un grupo de sufragistas se estaban preparando para protestar por la dominación masculina mediante la ignición de lo que llamó "antorchas de la libertad" durante el desfile. La prensa estaba desesperada para fotografiar el evento, que vinculaba la idea de la libertad con el acto desafiante de la mujer de fumar. El plan fue un éxito, y la historia rompió en todo el país, y la venta de cigarrillos a las mujeres comenzó a subir. A través de este experimento social, Bernays aprendió que podía infundir significado de gran alcance sobre los objetos irrelevantes. Las decisiones de los consumidores ya no se basan en un cuidadoso razonamiento, sino que se convertirían en las expresiones de la individualidad.

La década de 1920 fue una época de auge para las empresas estadounidenses: estaban echando fuera de las líneas de producción productos de todo tipo a un ritmo vertiginoso y la principal preocupación de la clase adinerada era la amenaza de exceso de producción. Vender en base a la necesidad ya no era una opción; era necesario que hubiesen consumidores y no ciudadanos y Bernays estubo íntimamente involucrado en este proceso. A principios de los 20 los bancos de Nueva York financiaron la creación por todo el país las cadenas de tiendas por departamentos para servir como puntos de venta de sus excedentes productivos recién descubiertos. Bernays trabajó para la revista de la mujer de William Hearst para promocionar sus productos. Perfeccionó varias técnicas de persuasión de consumo masivo que ahora son muy utilizados, la colocación de productos en películas, falsos "estudios independientes" que sugieren que los productos de una marca son los idoneos, los coches como símbolos de la sexualidad masculina, ropa como expresiones de la individualidad, y casi cualquier cosa que involucre el estimulo dedeseos íntimos de las personas y saciandolos con los bienes materiales. La onda resultante del gasto de los consumidores llevó a un auge del mercado de valores, y Bernays promovió la idea de que la gente común debe comprar acciones de los bancos que representaba, millones de estadounidenses siguieron su consejo. En 1928, Herbert Hoover es elegido presidente. Un ávido y seguidor de la carrera de Bernays, Hoover fue el primer presidente en articular la idea de que el consumismo se había convertido en la columna vertebral de la vida estadounidense y la clave para el progreso económico. Con Hoover llegó una nueva idea sobre cómo manejar la democracia de masas, en el corazón de lo que fue el consumidor. La democracia podría ser utilizada como un paliativo: una falsa elección en lugar de la agencia humana.

Sigmund Freud
La década de 1920 llegó a su fin, profundos cambios comenzaron a ocurrir. Freud, al reflexionar sobre las tensiones que barren Europa de la época, publicó un nuevo libro titulado La civilización y sus descontentos . Su tesis principal es que la libertad individual era imposible o peor aún, que era muy peligrosa. Para Freud, esto significaba que las masas siempre deben ser controlados, no fue el único en llegar a esta conclusión. En marzo de 1933 los nacionalsocialistas fueron elegidos en Alemania. Los nazis trataron de manipular los sentimientos irracionales de la opinión pública alemana de una manera que promueve la fuerza a través de la unidad nacional. El ingeniero jefe de este proceso fue el ministro nazi de Propaganda, Joseph Goebbels. Uno de sus principales fuentes de inspiración, como le dijo a un periodista estadounidense, fue la obra de Edward Bernays.

A pesar de sus mejores esfuerzos, la influencia de Bernays se desvaneció después de la caída de la bolsa de 1929, aunque su carrera estuvo lejos de terminar. La reacción del gobierno estadounidense a la Gran Depresión llegó con la introducción del New Deal de Roosevelt, en represalia a lo que ellos(elites empresariales) percibían como la interferencia estatal en sus asuntos privados, las corporaciones estadounidenses lanzaron un contraataque. Los ejecutivos corporativos y financieros se reunieron para discutir la necesidad de recuperar el poder en Estados Unidos, y bajo el paraguas de una organización llamada la Asociación Nacional de Fabricantes se lanzó una campaña para ganar la espalda pública al lado de las grandes empresas. Bernays fue contratado como asesor de General Motors. La tarea era la construcción de una visión de la sociedad utópica que el capitalismo de libre mercado podría crear, si no se obstáculizaba por la regulación gubernamental. Para llevar a cabo con éxito esta hazaña, Bernays normaliza la idea de que la verdadera democracia era sólo alcanzable a través del capitalismo, que las empresas privadas podrían responder a las necesidades de los consumidores de una manera que ningún otro sistema podía, que el éxito de la democracia estadounidense podría medirse por su gran gama de productos manufacturados, adaptados a la selección de moldes de estilos de vida que las corporaciones estadounidenses habían engañado al público haciéndoles creer que existían.

Uno de los últimos y más importantes puestos de trabajo de Bernays se llevó a cabo durante el apogeo de la Guerra Fría, a instancias de su cliente, la multinacional United Fruit Company (UFC). Las vastas plantaciones de bananas propiedad de la UFC en Centroamérica que ellos controlaban a través de regímenes títeres denominados "repúblicas bananeras". En 1950, el general Jacobo Árbenz fue elegido presidente de Guatemala, y en 1953 anunció los planes de su gobierno para nacionalizar la mayor parte de las parcelas de la UFC. Bernays fue el encargado de popularizar en EEUU los planes para derrocar a Arbenz que se estaba instigando entre la UFC y el Gobierno estadounidense. Bernays extingue la percepción de que Arbenz fue elegido por el pueblo, y en su lugar lo retrató como una amenaza comunista encaramado a las puertas de Estados Unidos. Él organizó un viaje a Guatemala para influyentes periodistas estadounidenses y organizó para que fueran entretenidos por escogidos políticos guatemaltecos que afirmaron que Árbenz estaba controlado por Moscú. Luego creó una agencia independiente de noticias falsas en los Estados Unidos llamada American Information Bureau Media, y bombardeó los medios de comunicación estadounidenses con los comunicados de prensa que indicaban que Moscú tenía planes para usar Guatemala por su valor estratégico militar. Después que Bernays convenciara a fondo el público estadounidense de que el comunismo se estaba desarrollando sin trabas en el sur, el presidente Eisenhower ordenó a la CIA para organizar un golpe de Estado. En 1954, Arbenz fue derrocado y reemplazado por una junta militar encabezada por el coronel Carlos Castillo. Gracias en parte a Bernays, las plantaciones de bananas se mantuvieron bajo control UFC.

La idea de que las masas pueden ser controladas como marionetas es irresistible para las elites que tienen mucho que ganar al obligar a la clase obrera a aceptar una vida mediocre, falazmente reanimada por la ilusión de la innovación. Nuevas tendencias, nuevos gadgets, nuevos pensamientos únicos, todo desechable, ya que son inalcanzables, acompañado por la siempre presente narración de los medios convencionales, tamborileando en el fondo como un reloj de la muerte.

Cualquiera que sea la actitud que uno elija hacia esta condición, sigue siendo un hecho que en casi todos los actos de nuestra vida cotidiana, ya sea en la esfera de la política o los negocios, en nuestra conducta social o nuestro pensamiento ético, estamos dominados por un número relativamente pequeño de personas, que entienden los procesos mentales y el patrón social de las masas. Son ellos los que mueven los hilos que controlan la opinión pública, que aprovechan las fuerzas sociales e idean nuevas formas de enlazar y dirigir el mundo. (Propaganda, Bernays)

Antonio Fernández
(Visto en http://www.conjugandoadjetivos.com/)